• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ejecutivo desprestigia al CNE para desmovilizar al votante opositor

Oficialismo utiliza a Lucena para desmotivar | Archivo

Oficialismo utiliza a Lucena para desmotivar | Archivo

A pesar de que el oficialismo intentó cohesionar a su base dura con el nacionalismo, sigue en desventaja electoral, afirman expertos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El chavismo está en desventaja electoral y para ganar las elecciones parlamentarias aplica una estrategia de dos pasos: cohesionar y movilizar a su base dura de apoyo, que es un poco menor de 30%, de acuerdo con Delphos, y desmovilizar el voto opositor, que ronda 50%.

Para intentar lo primero, el presidente Nicolás Maduro se apoyó en una campaña nacionalista de recolección de firmas en rechazo a la orden ejecutiva de la Casa Blanca contra funcionarios venezolanos. Para lo segundo, que es desmovilizar a la oposición, el propio gobierno desprestigiará al Consejo Nacional Electoral, indicó el director de la encuestadora, Félix Seijas.

“Primero se aplicó el nacionalismo, pero difícilmente el chavismo recuperará a quienes le han quitado el apoyo. Se dio la conexión entre ambas estrategias cuando la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, recibió las firmas contra la orden ejecutiva y en tiempo récord aseveró que eran legítimas. El gobierno sabe lo difícil que es subir en su preferencia electoral, especialmente por la crisis económica, por lo que aplicará mecanismos de desmovilización del voto opositor. Van a promover la desconfianza en el árbitro. Lo de Lucena es una muestra de lo que viene: unas elecciones mucho más dispares, con condiciones más desfavorables para la oposición”, afirmó Seijas.

Fuentes políticas aseguran que Lucena aceptó continuar en el CNE solo para las parlamentarias, precisamente para desmotivar a la oposición.

Seijas aclaró que la estrategia del chavismo no es nueva y advirtió que desde hace tiempo opera la desactivación de la movilización social, con los patriotas cooperantes, círculos bolivarianos y colectivos. “La única válvula de escape de la gente, ante el alto costo de la vida, la escasez o la inseguridad, es la esperanza de que viene una elección que brinde un cambio. Desactivar esa esperanza es la prioridad del gobierno”, expresó.

El diputado Julio Borges, de Primero Justicia, coincide con la apreciación de Seijas: “Mientras más venezolanos decidan cambiar votando por la unidad en las parlamentarias, más mostrarán un CNE parcializado. Miedo al cambio”, escribió en Twitter.

El coordinador del Plan de Acción de la MUD, Aníbal Sánchez, considera que al validar las supuestas 10,4 millones de firmas, el CNE busca crear una falsa matriz de opinión de que el chavismo tiene esa cantidad de votos de respaldo.

“Con eso quieren inhibir la participación del voto de desilusionados con el régimen, que supera 80% del país”, señaló.

Entre esas maniobras del Poder Electoral también está sembrar el temor de participar en las primarias de la oposición. Sánchez cree que el CNE pretende conservar los datos del Sistema de Autenticación Integral (captahuellas) de quienes voten en las internas, y así amenazar con otra lista Tascón. “Hay mecanismos técnicos para borrar los datos de los electores”, dijo.

Seijas indicó que la amenaza del CNE parcializado ya no es tan efectiva, pues se asemeja a la de “ahí viene el lobo” que nunca llega. “Siempre se dice que el gobierno sabrá por quién votaste, y no pasa nada. Con la motivación correcta, no veo a un gobierno con posibilidades de ganar”, agregó.


El Dato

En la MUD han exigido al CNE que informe de una vez el cronograma electoral. Técnicos de la alianza lamentan que hasta el momento no se hayan hecho protocolos de auditorías ni de software.

Fuentes confirmaron que el CNE procesa algunos movimientos en el Registro Electoral, entre los que se destaca el aumento de los electores a 19.260.775, de los cuales 217.000 son extranjeros. Con respecto al de diciembre de 2014, se incluyó a 170.406 nuevos votantes.

Llama la atención que hay 17 centros de votación en casas comunales, y 25 centros con menos de 14 electores.