• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Dirigente de Voluntad Popular desconoce paradero de su esposo

"Temo por su vida. Yo hago responsable al gobierno de cualquier cosa que le pase a Gilberto Sojo, los responsabilizo de la vida él porque hasta ahora no sé dónde está", dijo Carolina González

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La dirigente social de Voluntad Popular, Carolina González, denunció la detención por parte de funcionarios del Sebin de su esposo Gilberto Sojo, quien está recluído desde el miércoles 26 de noviembre en El Helicoide.

Hasta el momento, sus abogados desconocen el motivo de su privación de libertad y aseguraron que no han podido comunicarse con él.  
 
“Vengo aquí a la Fiscalía a denunciar al Sebin que el día miércoles hicieron un atropello contra mi hija menor de 3 años, mi esposo y mi persona, que nos llevaron presos y no sabemos aún por qué. Tuvimos 30 horas con mi hija en el Sebin detenidos. Nos acusan de subversivos y ser amigos de Leopoldo López", dijo González.

La dirigente aseguró que acudió al Sebin y no le permitieron visitar a su esposo: "Temo por su vida. Yo hago responsable al gobierno de cualquier cosa que le pase a Gilberto Sojo, los responsabilizo de la vida él porque hasta ahora no sé dónde está".

González relató que el martes Sojo recibió una llamada de la operadora Movilnet, indicándole que había ganado un teléfono. Acudieron a una oficina de la operadora en la Candelaria, cuando fueron interceptados por funcionarios vestidos de civiles.

"Nos preguntaron que si conocíamos a Leopoldo López y si militábamos en Voluntad Popular y Gilberto le dijo que sí, dijo que había sido electo municipal en unas elecciones internas. Él les dijo que todos tenemos derecho a formar parte de una organización política, que no éramos ningunos delincuentes, qué porque no se metían en los barrios  a buscar a los malandros. Se limitaron a responder que era una orden de su jefe y que debían  llevarlos al Sebin para hacernos un interrogatorio", expresó. 

González denunció la falta de presencia de un Fiscal para la garantía y protección de los niños, puesto que su hija menor de 3 años estuvo aproximadamente 30 horas, sin comer, sin sus medicamentos y sin dormir, en la sede del Sebin.

Manifestó que tras su liberación, los funcionarios que la escoltaron a su casa practicaron un allanamiento ilegal: "Allanaron mi casa, con presencia de mi hija menor de 3 años y mis nietos. Se llevaron de mi casa tres camisas de Voluntad Popular, tres gorras y planillas de la última elección presidencial que yo era coordinadora de la MUD en esa parroquia, dijeron que eran pruebas".