• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Descartan ruptura total de relaciones con Estados Unidos

Nicolás Maduro antes de ingresar en la AN / AVN

Nicolás Maduro antes de ingresar en la AN / AVN

Dijeron que sólo el asilo a Snowden podría empeorar la situación. Calixto Ortega guarda silencio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La internacionalista Elsa Cardozo, el diputado Leomagno Flores (AD) y el varias veces presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Saúl Ortega (PSUV) coinciden en que no será Estados Unidos el que atice el conflicto diplomático con Venezuela.

A juicio de Cardozo, cualquier desenlace estaría atado al asilo ofrecido al ex agente de inteligencia Edward Snowden.

“La exacerbación sólo ocurriría si Venezuela lo trae definitivamente porque estaríamos hablando de información de inteligencia en manos de una fuente protegida por Caracas. Miraflores tendría la posibilidad de sacarle provecho o usar esa información como una amenaza latente contra Estados Unidos u otros países”, indicó.

Flores indicó que tanto Caracas como Washington deberán mover sus piezas con la sutileza del ajedrecista. “En este momento a la Casa Blanca no le conviene romper relaciones con ningún gobierno de América. Snowden podría ser usado por Venezuela para obtener el reconocimiento de Estados Unidos al gobierno de Maduro, pero este último está atado a los radicales de su partido que lo llevan a tomar posiciones extremas”, dijo.

Saúl Ortega opina que el nombramiento de Samantha Power como embajadora de Estados Unidos en la ONU, pese al reclamo de Venezuela, evidencia que Barack Obama no quiere normalizar las relaciones bilaterales. Sin embargo, ello no llevaría a Venezuela a la ruptura total.

“Hoy por hoy, Estados Unidos no está en condiciones de dejar de comprarnos petróleo porque sus reservas se agotan a diario. Venezuela, en cambio, tiene una amplia cartera de clientes. Sin embargo, no está planteado suspender la relación económica con Estados Unidos”, señaló Ortega.
 
De campaña. El sábado, cuando el presidente Maduro ratificó la decisión de suspender el acercamiento con la Casa Blanca, lo hizo flanqueado por el presidente del Poder Legislativo, Diosdado Cabello y la ministra de la Defensa, Carmen Meléndez, ambos vestidos con uniformes de campaña. Cardozo ve la puesta en escena como un intento de revivir la tesis de la guerra popular permanente.

“Es una señal dura de la militarización del régimen hacia fuera y hacia adentro. Una señal que no le abre margen de maniobra a Maduro, sino que lo pone a la defensiva. Hace recordar la estrategia de Corea del Norte: construcción del muro exterior, amenaza militar hacia fuera y represión hacia adentro”.
Ortega prefirió no opinar al respecto: “La política es concreta. Lo dijo Maduro, es lo que existe. Lo demás se lo dejo a la imaginación de periodistas o pitonisos”.

 
Mutis. Mientras tanto el encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en Washington, Calixto Ortega, guarda silencio. En las horas transcurridas desde el viernes hasta el cierre de esta edición, la Cancillería no ha informado si Ortega será llamado a Caracas.

El funcionario, designado por Maduro el 23 de abril con la misión de recomponer el diálogo, no ha fijado posición. El último mensaje enviado a través de su cuenta Twitter @CalixtoOrtega es del 14 de julio. Esta semana retuitió varios mensajes de Maduro, pero ninguno de ellos relacionado con terminar las conversaciones bilaterales. Ni siquiera dio difusión al comunicado de la Cancillería emitido el 19 de julio en el que se anunció la decisión.
El Nacional intentó infructuosamente contactarlo vía telefónica.