• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Denuncian irregularidades en caso de deportados

Saleh fue detenido en Colombia el jueves pasado | Foto Alexandra Blanco / Archivo

Saleh fue detenido en Colombia el jueves pasado | Foto Alexandra Blanco / Archivo

Yamile Saleh Rojas esperó ayer en el Palacio de Justicia por la presentación de su hijo ante un tribunal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que Lorent Saleh fue deportado el viernes pasado de Colombia, el Foro Penal Venezolano solo registra irregularidades en el procedimiento: el Departamento de Migración de Colombia lo entregó a una brigada del Sebin en el puesto fronterizo de Táchira, pero no a Migración de Venezuela.

El joven no fue recluido, posteriormente, en el Sebin-San Cristóbal, sino en el comando de la Guardia Nacional (Core 1) y, de allí, fue trasladado a la sede nacional del Sebin, en el Helicoide, en Caracas.

“Durante todo este tiempo, no estuvieron representantes de la Defensoría del Pueblo ni de la Fiscalía General que verificaran cuál fue el estado de salud de Saleh, una vez que fue entregado por las autoridades colombianas y que comenzara su periplo en el país”, indicó la representante de FPV-Táchira, Raquel Sánchez.


Incomunicado. El coordinador del Foro Penal, Alfredo Romero, calificó de “peculiar” los casos de Saleh y de los otros dos estudiantes que también fueron deportados de Colombia, Gabriel Valles y Alfonso Caro, porque se trata de actos migratorios, en los cuales se registran violaciones de la ley y de los derechos humanos.

“La madre de Saleh, Yamile Saleh Rojas, llamó al Foro Penal porque el viernes no sabía nada de su hijo. Luego nos enteramos, extraoficialmente, de que estaba en el Helicoide. Transcurridas las 24 horas, debía ser presentado en un tribunal, ayer a las 9:00 pm, con lo cual se comprobaría que estaba detenido oficialmente en Venezuela. La madre estaría allá, junto con un abogado del Foro que le asiste, porque ellos son personas de bajos recursos”, dijo Romero.

En la audiencia de presentación, el juez determina si hay elementos para juzgarlo y decide si lo hará en libertad condicional o lo recluye en una cárcel. Hasta la fecha, el Foro Penal Venezolano totaliza 20 venezolanos detenidos en los calabozos del Sebin por razones políticas, entre ellos 10 estudiantes que protestaron desde el 12 de febrero de 2014.

El abogado afirmó que el Sebin no ofrece información de los detenidos: “Saleh está incomunicado; no se le permite el acceso a la madre ni a los defensores. El Foro asistirá en el caso y determinará cuáles son los elementos de la detención. La única información que tenemos es que la Cancillería colombiana dijo que se trataba de la aplicación del Decreto 4.000 que prohíbe actos proselitistas a extranjeros en su territorio, y que lo entregaba porque tenía una orden de captura por parte del Estado venezolano. Saleh, como sabemos, es un activista en el país, pero nuestra organización no se mete en cuestiones políticas. Foro Penal tiene como norte la defensa de los derechos humanos y sigue en esa línea”.

En sectores del gobierno sí respaldaron las medidas migratorias contra los jóvenes y hasta el hecho de que no se les informara a familiares el paradero. El gobernador de Aragua, Tareck el Aissami, escribió en la cuenta @TareckPSUV: “Está bien... pero bien preso por fascista!!”; y “Lorent Saleh es otro fascista que también encontró ‘la salida’... pero de Colombia #BastaDeImpunidad”.


“Secuestro y desaparición”
La organización Operación Libertad responsabilizó a los presidentes de Colombia y de Venezuela, Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, respectivamente, por las vidas de los tres dirigentes detenidos y enviados a Caracas.

“Lo que le suceda a @_alfonsocaro a partir de este momento es responsabilidad de los gobiernos que no lo protegieron y violaron sus derechos”, advirtieron en la cuenta de Twitter @Olibertad.

Luisa Gómez Grisales, vocera de prensa de la ONG, denunció que el estudiante Caro es el tercer joven deportado ayer por Colombia y entregado al Sebin, al igual que Lorent Saleh y Gabriel Valles, sobre quienes no tenía noticias de su paradero.

“Él (Alfonso Caro) es parte de la ONG Operación Libertad, es el último venezolano que quedaba de mi equipo. Ya no queda nadie. Ya no queda nadie de mi equipo. Solo yo. Estaba en Cúcuta y lo entregaron al gobierno de Venezuela, ya son tres estudiantes detenidos y desaparecidos”, señaló.

En la cuenta @Olibertad comenzaron una campaña por la liberación de los muchachos, con la etiqueta #LiberenlosYa: “Pensar diferente a un régimen es un crimen en Latinoamérica, se paga con secuestro y desaparición. Tener una inclinación política diferente a la del gobierno actual es motivo de secuestro y desaparición en Venezuela. Que el mundo lo sepa”.