• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Denuncian agresiones en detención y desalojos de OLP en la frontera

Habitantes de la zona limítrofe denuncian que las casas de los colombianos las marcaban con una “D” o con una “R” | Foto El Nacional

Habitantes de la zona limítrofe denuncian que las casas de los colombianos las marcaban con una “D” o con una “R” | Foto El Nacional

Los afectados son venezolanos y esperan justicia del gobierno nacional. Uno de los casos es el de un joven discapacitado que no se sabe dónde está

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Familiares de Richard García Quiñonez, de 24 años de edad, con retraso  motriz y de lenguaje, denuncian que la última vez que lo vieron fue por televisión cuando militares de la Operación Liberación del Pueblo mostraron una fila de detenidos en el sector La Invasión, en San Antonio del Táchira, a quienes se les sindica de paramilitarismo. El hombre, que estaba esposado y con la cara cubierta, fue reconocido por la vestimenta.

“Mi hermano se asomó a la puerta cuando llegó un grupo de inteligencia. Estaban vestidos todos de negro. El chofer lo vio y lo jaloneó y a mi papá lo empujaron. Lo tiraron al carro y lo golpearon. A Otros chamitos los tenían ahí todos tapados. No sabemos dónde está. Lo vimos por televisión que lo están haciendo pasar por paramilitar”, contó Jessy García.

El hecho ocurrió en el barrio Curazao, aproximadamente a 200 metros del sector La Invasión.

Benigna Hernández vive en La Invasión y el domingo en la mañana  uniformados de la OLP llegaron a la casa donde vivía con su hija y tres nietos.

“Como a la hora llegó un tractor manejado por un militar y tumbó todos los ranchos sin dar explicación. Le preguntamos el porqué y lo único que contestaron es que era una orden superior. Mi hija está retenida en el barrio y no la han dejado salir. Yo, como pude, salí con los tres niños”, dijo Hernández.

Añadió que su hija permanece a la intemperie porque no han permitido que entre un vehículo para sacarla con sus pocas pertenencias.

En ambos casos las personas son venezolanas y manifestaron que esperan justicia.

Discrecionalidad. Desde el cierre de la frontera se habilitó el paso humanitario, en colaboración con miembros de la Cruz Roja Internacional, para personas que deben cruzarlo con el fin de recibir tratamiento médico.

A ambos lados personas con maletas aguardan para llegar a sus países. Algunas han soportado la espera hasta que les permiten cruzar la línea de militares hacia un extremo con barras de hierro y alambre de púas.

La norma no está clara en los puentes internacionales, pues algunos viajeros venezolanos han podido ingresar al país a discreción de funcionarios.

Alfredo Chacón, tachirense que viajó desde Miami hasta el aeropuerto de Cúcuta, debió esperar horas al llegar al puente Simón Bolívar. Mostró la cédula en reiteradas oportunidades y por fin logró ingresar.

No ocurrió así con Antonio Mogollón, a quien después de un viaje similar le negaron el ingreso por el mismo paso internacional. Optó entonces por tomar un autobús a Puerto Santander y entrar por Boca de Grita para tomar otro transporte que lo llevara a La Fría y otro más a San Cristóbal.

OEA pide diálogo directo]
El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, pidió que Colombia y Venezuela establezcan “un diálogo directo” como instrumento fundamental para tratar la situación de los deportados de los últimos días y buscar salidas al pueblo.

Almagro, que se reunió ayer con el presidente del país vecino, Juan Manuel Santos, informó que este le manifestó “su preocupación y la necesidad de implementar soluciones que garanticen los procedimientos y los derechos de los colombianos en Venezuela”.

Las autoridades colombianas manejan la cifra de más de 700 deportados desde finales de la semana pasada, entre ellos aproximadamente 139 son menores de edad.

El diplomático, que realiza una visita de cuatro  días a Colombia, también se refirió al proceso de paz.

“Colombia es un Estado de Derecho, un país apegado a sus compromisos internacionales. Las soluciones van a estar determinadas por un marco legal, consistente y coherente, y eso nos va a dar tranquilidad. Nadie va a tener que oponerse a lo que se resuelva aquí, porque incluirá los elementos necesarios de verdad y justicia”, indicó.