• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Denuncian ante Corte IDH desacato de Venezuela por caso de familia Barrios

Diez integrantes de esta familia aragüeña han fallecido en hechos de violencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), el Comité de Familiares de las Víctimas de los Sucesos de Febrero y Marzo de 1989 (Cofavic) y la Comisión de Derechos Humanos de Justicia y Paz del Estado Aragua (Comisión de Justicia y Paz de Aragua), denunciaron ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lo que calificaron como "desacato absoluto del Estado venezolano" ante el caso de la familia Barrios, de la cual diez miembros han sido ejecutados extrajudicialmente en su mayoría por agentes de la policía del estado de Aragua, Venezuela.

 “El caso Barrios es un caso emblemático en Venezuela porque ilustra una práctica sistemática de ejecuciones extrajudiciales cometidas por grupos policiales venezolanos en el cual las víctimas son hombres jóvenes pertenecientes a estratos sociales bajo cuyos asesinatos permanecen impunes”, dijo Liliana Ortega Directora Ejecutiva de Cofavic. “El Estado tiene la oportunidad para demostrar que los que han asesinado, amenazado y hostigado a tantos miembros de la familia Barrios serán juzgados y que los familiares serán protegidos para asegurar que semejante crimen no vuelva a ocurrir”, afirmó.

Entre 1998 y 2013 diez miembros de la familia Barrios fueron asesinados. Benito Antonio (1998), Narciso (2003) y Rigoberto Barrios (2005), de tan solo 16 años de edad, fueron ejecutados por agentes de la policía del Estado de Aragua. En los siguientes años, Luis Alberto (2004), Oscar (2009), Wilmer (2010) y Juan José Barrios (2011), Jorge Antonio Barrios (2012) Víctor Tomás Navarro Barrios (2012) y Roni David Barrios Alzul (2013) también fueron asesinados en circunstancias similares.

El 14 de noviembre de 2011, la Corte IDH condenó a Venezuela por la muerte de cinco miembros de la familia Barrios, así como por la ausencia de investigación. A su vez, la Corte IDH emitió ocho resoluciones entre noviembre de 2004 y febrero de 2013 exigiendo la protección de la familia Barrios, convirtiéndose en el caso con el mayor número de solicitudes hechas por el Tribunal a un Estado para garantizar la protección y seguridad de los miembros de una misma familia.

Aun así, ocho de las ejecuciones ocurrieron dentro del marco de las medidas de protección otorgadas por el Sistema Interamericano y tres luego de ser emitida la sentencia de la Corte.

Hasta la fecha, siete investigaciones criminales por estos hechos permanecen en total parálisis procesal, sin que se hayan realizado diligencias judiciales o identificado a los presuntos responsables. 

Durante la última década, varios miembros de la familia Barrios han sido sujetos a amenazas y hostigamientos que los obligaron a  desplazarse de sus viviendas, algunos de ellos incluyen eventos ocurridos en septiembre del 2014 que permanecen en la impunidad.

“El Comité contra la Tortura y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas han expresado su preocupación por el número de ejecuciones extrajudiciales que afectó a la familia Barrios pese a contar con medidas de protección y a la obligación aún pendiente de investigar, juzgar y sancionar a los responsables”, dijo Francisco Quintana, Director del Programa para la Región Andina, Norteamérica y el Caribe de CEJIL.

“Queda claro que hay una preocupación por parte de la comunidad internacional ante este caso y que se realizará un monitoreo de la respuesta del Estado. En este sentido, solicitamos a la Corte que emita una resolución en el corto plazo”, añadió.

El Estado alegó que la familia Barrios había diferido en su responsabilidad de cooperar con las autoridades designadas a su protección, que era imposible asignar una guardia a 21 miembros de una familia y que el tiempo pretendido por los representantes para cumplir la sentencia no era congruente con la realidad social y jurídica que se vivía en el país.