• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Denuncian que Harington seguirá persecución en MRI

“La exfiscal no cambiará su comportamiento porque sigue guión del poder”, teme el abogado Alfonso Granadillo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al frente de la seguridad e investigación penal estarán dos funcionarios, incluidos en la lista de Estados Unidos, por supuesta violación de derechos y por tener cuentas en bancos norteamericanos: el ministro de Interior, Gustavo González López y la nueva viceministra del Sistema Integrado de Investigación Penal, Katherine Harington.

La fiscal se convirtió en polémica porque llevaba —hasta su nombramiento— los expedientes contra opositores al gobierno, como Antonio Ledezma, María Corina Machado, Henrique Salas Römer, el piloto Rodolfo González (muerto en Sebin-el Helicoide), Diego Arria, Ricardo Koesling, Gustavo Tarre Briceño, Pedro Mario Burelli Briceño, Robert Alonso y Gaby Arrellano.

Entre sus sentencias están la detención de la doctora Abreu de San Miguel, quien laboró en Miraflores en momentos en que Hugo Chávez se enfermó, y la acusó de filtrar información; y de Yendri Sánchez, un zuliano que en 2013 interrumpió el discurso de Nicolás Maduro cuando se juramentó presidente.

La decisión de Maduro de colocar a Harington, “mujer digna de la patria”, como la bautizó, al lado del general González López, es visto por Alfonso Granadillo, abogado de Lorent Saleh y de 45 casos más, como “un premio ante el hecho público de ser sancionada por Obama, por sus actuaciones impropias como funcionaria” y vendría a sumarse a nuevas acciones contra la oposición.

“El gobierno norteamericano tomó decisiones, como hizo Venezuela cuando expulsó a Human Rigths Watch o anunció que impediría a Felipe González ejercer la defensa de unos presos políticos, que son válidos porque está en su deber de actuar. Por ello, no creo que Harrington cambie el ‘manual contra la oposición’. Ella continuará con el mismo comportamiento que tuvo en el Ministerio Público de perseguir a la oposición, no porque sea algo personal, sino porque obedece a un guión establecido en otras instancias. No cambiará en absoluto su conducta y forma de pensar, que respetamos, pero la historia juzgará, para bien o mal, a quienes violaron derechos humanos”, afirmó Granadillo.

El abogado reconoce que Harington no muestra en las audiencias ensañamiento contra los acusados. “En el caso de Saleh no estaba exaltada; solo cumplía el libreto y la orden, quizás preestablecidas en otros lugares del poder. De allí que se pretenda enjuiciar a Ledezma y a otros 20 presos políticos, a pesar de que no existan pruebas o que se demuestre que sean cómplices en alguna situación. Ledezma es un demócrata convencido, pero la conducta de los fiscales y jueces es ejecutar el manual, so pena de ser presos o destituidos,  como María Afiuni. Solo les recuerdo: quienes violen derechos responderán ante los tribunales internacionales”.