• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Delsa Solórzano: tengo una deuda con la comunidad LGBTI

La criminóloga y diputada al parlatino propondrá al menos 5 leyes de ser electa como diputada. Opinó que Ricardo Sáchez y William Ojeda nunca pertenecieron a la alternativa demócrata

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vicepresidenta del partido Un Nuevo Tiempo, y diputada al Parlamento Latinoamericano, Delsa Solórzano, aspira repetir la victoria en el circuito uno del estado Miranda, donde los candidatos oficialistas no son del todo favoritos. En este proceso Erika Ortega Sanoja, militante del Psuv, es la candidata que aspira el curul donde la criminóloga figura como favorita.

¿Por qué quieres ganar el circuito uno del estado Miranda, que significa eso para la oposición?

No tengo dudas de que ganaré y no porque ese circuito sea favorito para la alternativa democrática. Está conformado por tres municipios profundamente diferentes en sus realidades. En Los Salias, Carrizal y Guaicaipuro, hemos visto cómo en algunos procesos salimos favorecidos pero en otros no tanto.

Uno de los aspectos que más diferencia a esos tres municipios es el tema de la seguridad que se puede ver en Carrizal y Los Salias, donde los números son muy diferentes a los de Guaicaipuro, y debo mencionar específicamente la parroquia San Pedro,  donde constantemente se registran secuestros.

El municipio más grande de los Altos Mirandinos actualmente se encuentra abandonado, hay pésima calidad de vida, y esto va más allá de los problemas que aquejan a todos los venezolanos.

En Guaicaipuro no hay un alcalde que represente las fuerzas democráticas y con ello un programa de gobierno común que demuestre eficiencia en la gestión.

¿Cómo es la recepción de los tequeños, carrizaleños y sanantoñeros?

Es evidente que hay descontento en la gente. Ya el venezolano no está feliz, se siente desmotivado y decepcionado. He hablado con muchas mujeres que se consideran chavistas más no maduristas, veo como se inscriben en nuestro comando para ser parte del equipo de forma voluntaria. Solo en San Pedro inscribimos a 200 mujeres, algo que no se había visto jamás.

Cuando estuvimos por el mercado municipal de El Paso, escuchamos a las personas expresar decepcionados cómo deben hacer colas para comprar comida. Los transportistas también se lamentan. Cuando caminamos por el terminal de San Pedro ocurrió lo mismo, no hay uno que no se queje de la inseguridad.

¿Cómo hace Delsa para salir en la prensa si los periódicos regionales están parcializados hacia el Gobierno?

No se trata de salir en prensa. Entiendo que en el país los medios de comunicación son perseguidos, pero mi campaña está en la calle. Quien no me lea en el periódico o no me vea en los canales de televisión me encontrará en la calle tocando puertas y visitando casas.

¿Qué ofrece Delsa de ser elegida como diputada?

Hay varios compromisos. En el partido tenemos una Ley de Amnistía que constantemente es revisada y modificada porque estudia de manera concreta a los procesados, exiliados y los 82 presos políticos.

Personas como Iván Simonovis, Leopoldo López o Daniel Ceballos no deben estar presos. En el caso particular de Leopoldo, el juicio lo único que ha demostrado es su inocencia, nunca debió estar tras las rejas.

Yo fui hija de un preso político. Mi papá estuvo 14 años en la cárcel de San Carlos y jamás me impidieron verlo cuando eran días de visitas.

Propongo una ley contra el bullying, contra el femicidio, contra todo tipo de discriminación por sexo. Tengo el compromiso con la comunidad LGBTI de dar el primer paso de reconocimiento de hechos, que se reconozcan los derechos legales.

¿Qué piensas de los candidatos que han saltado la talanquera?

Nunca pertenecieron a las filas democráticas, siempre fueron unos infiltrados Ricardo Sánchez y William Ojeda más todo el grupo que los acompaña. Gracias a Dios ellos ya no están con nosotros. Uno puede cambiar de opinión porque errar es de humanos, pero saltar de demócrata a autoritario y viceversa es imposible, siempre fuiste uno de los dos.