• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Defensora culpó a manifestantes de mayoría de los muertos

La Defensora del Pueblo expuso ayer en balance oficial de la situación de violencia de las últimas semanas | Foto: Henry Delgado

La Defensora del Pueblo expuso ayer en balance oficial de la situación de violencia de las últimas semanas | Foto: Henry Delgado

La funcionaria dio una polémica declaración sobre la diferencia entre tortura y uso desproporcionado de la fuerza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una rueda de prensa durante la presentación de un informe de la Defensoría del Pueblo llamado “Febrero: Un golpe a la Paz”, Gabriela Ramírez expresó: “Tenemos 44 denuncias sobre el derecho a la integridad física. Las estamos impulsando y tenemos, bueno, en tortura… yo he sido clara, hasta ayer hemos recibido este material del Foro Penal, yo voy a consignar esto en la Comisión de la Tortura para que podamos hacer un análisis porque, por ejemplo, si se aprenden 11 jóvenes o 15 jóvenes o 20 jóvenes en un sitio de estos, y una persona es golpeada o es tratada o se intenta… fíjense, la tortura tiene un sentido, por eso nosotros tenemos que ser muy rigurosos con el uso de los términos, la tortura se emplea para obtener… se le inflige sufrimiento físico a una persona para obtener una confesión, y tenemos que diferenciarlo de lo que es un trato excesivo o un uso desproporcionado de la fuerza, y, sobre la base de si es tortura o si es trato cruel, inhumano o degradante, se establece la entidad de la pena y la proporcionalidad del castigo”.

Esta declaración sobre la definición de tortura fue publicada por algunas páginas webs y su interpretación –en la que se decía que justificaba la tortura a los jóvenes detenidos- generó polémica entre los ciudadanos y las redes sociales. En su cuenta de tuiter la funcionaria aclaró su postura y señaló: “Para quienes creen todo lo que leen: ¡La tortura es el acto más abominable en el que puede incurrir un uniformado” y “Venezuela castiga a los torturadores con penas de 25 a 30 años. Es vital distinguir tortura de tratos crueles para imponer penas justas”.

21 fallecidos. Responsabilizó a los manifestantes de oposición de la mayoría de los muertos que se han producido en el país desde que empezaron las manifestaciones. La funcionaria hizo tales aseveraciones a pesar de que hasta ahora todas las causas abiertas en tribunales por estos casos están en fase de investigación y no ha sido dictada ninguna sentencia.

“Hasta el día de hoy, 8 de marzo de 2014, la Defensoría contabiliza 21 personas fallecidas: cuatro de estos casos están siendo investigados por la presunta participación o actuación irregular de uniformados del Estado, 10 han sido víctimas fatales de guarimbas, ya sea por causas accidentales o por violencia deliberada de estos grupos; y cinco casos por violencia de grupos o focos adyacentes a las guarimbas. Directamente por la guarimba suman 10 o creo que 11 casos. Estamos actualizando porque entendemos que ayer (el viernes) hubo otro deceso a propósito de aceite regado en el pavimento que hizo derrapar una moto y ha fallecido otra persona”, dijo.

“Mirando las cifras que nos están dando estos hechos violentos estamos viendo que la trampa más letal han resultado ser las guarimbas en todo el país. Pudiéramos denominar a las guarimbas como trampas para seres humanos porque allí a través de las trampas de alambre, de la violencia, de distintas circunstancias, cuando alguien se acerca a retirar los escombros, han muerto la mayor cantidad de personas”, agregó.

 Piden renuncia

Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia, exigió la renuncia de la Defensora del Pueblo por sus declaraciones sobre la tortura. “Lo más criticable de la defensora y por lo que pedimos que renuncie es porque no condena la tortura. La minimiza. ¿Por qué la minimiza? Porque a nivel internacional un solo caso de tortura es mucho más perseguible legalmente y más condenable que una denuncia de genocidio. Ella sabe que si lo condena se abriría una demanda internacional”. El diputado dijo que esto se suma a los pedidos de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello de enviar a grupos a promover la violencia. En la rueda de prensa, Gabriela Ramírez dijo que “rechazaban cualquier uso de la fuerza física. Ninguna persona que atente contra la vida va a ser protegida por este gobierno”.