• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Debate “constituyente” aflora lo bueno y lo malo del Gobierno

El mandatario nacional Hugo Chávez

El mandatario nacional Hugo Chávez

Desde el 14 hasta el 30 de noviembre, en la plaza Diego Ibarra se discute el Segundo Plan Socialista de la Nación para el próximo sexenio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Estamos reunidos aquí para materializar el socialismo del siglo XXI mediante acciones para solucionar los problemas, desde el colapso de las cloacas hasta la corrupción”, anunció Ricardo Monsalve, miembro del comando político del PSUV en la parroquia Altagracia e integrante del consejo comunal José Martí.
De manera espontánea, Monsalve asumió la moderación de uno de los grupos de discusión que desde el 14 de noviembre ocupan la plaza Diego Ibarra como parte de la jornada que el oficialismo ha denominado “Proceso Constituyente para la Elaboración del Segundo Plan Socialista de Desarrollo de la Nación 2013-2019”.
Como quiera que todos están convocados a discutir “absolutamente todo” –sin exclusión por motivos ideológicos– fue difícil el trabajo de Sulay Arteaga, quien se encargó de registrar los señalamientos de todos los que intervinieron (de un total de 25 presentes), entre ellos Francisco Pérez, que se identificó como un ciudadano alejado de los partidos políticos; Cristian Ríos, un argentino admirador del proceso que lidera Chávez, y un periodista de El Nacional.
En unas cinco páginas manuscritas, Arteaga resumió intervenciones sobre temas como la burocracia en el Inces, el auge delictivo, la ineficiencia de las empresas básicas de Guayana y las deficiencias del sistema educativo. La minuta fue consignada ante los coordinadores del PSUV porque hasta el jueves al mediodía no habían colocado en la plaza Diego Ibarra los dos buzones de Ipostel donde cualquier interesado puede depositar sus propuestas.
El partido de gobierno diseñó una metodología para las asambleas a partir de tres preguntas: 1) ¿qué obra de envergadura permite mejorar las condiciones de vida y el desarrollo del país?, 2) ¿cuál es la importancia de incorporar propuestas de los ciudadanos al Segundo Plan Socialista?, y 3) ¿cuáles serían sus aportes para garantizar la eficacia y eficiencia de la acción de gobierno?
Para ordenar el debate en términos temáticos se han convocado por separado colectivos oficialistas organizados de acuerdo con intereses particulares. Por ejemplo, las mujeres, convocadas por La Araña Feminista, fueron las primeras que emprendieron el ensayo de participación que sus promotores califican como un ejercicio de democracia directa sin precedentes en el país. El encuentro duró 45 minutos. Muy poco para lograr acuerdos definitivos, por ejemplo, sobre un plan para la prevención del embarazo precoz, dijo Luisa Rodríguez, integrante del Consejo Patriótico de Mujeres de Caracas.
Durante los tres primeros días de la jornada a la plaza Diego Ibarra se acercaron decenas de interesados con opiniones diversas sobre la trascendencia del debate.
Cuando inauguró la denominada Ciudad Debate, el diputado Darío Vivas ofreció algunas explicaciones sobre el calificativo constituyente: “Sencillamente, porque las propuestas emanan del pueblo. Después de que sean compiladas y sistematizadas –por equipos de la Dirección de Formación del PSUV que dirige Xiomara Lucena, se supo extraoficialmente– se incorporarán al plan que el presidente Chávez presentará ante la Asamblea Nacional y que será debatido, conforme a los procedimientos establecidos en la Constitución y en Reglamento Interior y de Debates, para transformarse en ley”.
Vivas leyó varios artículos de la Constitución, entre ellos el quinto que indica que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo. No le agradó que le preguntaran sobre la posibilidad de que Chávez presente el plan como un mandato del pueblo soberano, emanado del poder constituyente originario y, por lo tanto, con el mismo rango jurídico que la Constitución. De esa forma, no sería necesario reformar la Constitución, pero el Gobierno podría invocar la legitimación del plan por el poder constituyente originario y utilizarlo como su principal guía.
“Eso es una gafedad y yo no voy a decir lo que tu quieres que diga”, respondió el diputado oficialista. Antes había dicho a los presentes en la plaza: “Los únicos que han desconocido y violado la Constitución son los sectores de la derecha apátrida, como los golpistas del 11 de abril”.
Al margen de las diferentes opiniones de los voceros del oficialismo sobre las implicaciones de la consulta, Ángel Blanco, un sexagenario militante del frente Francisco de Miranda, acudió a la plaza Diego Ibarra con buena fe, pero atento: “Yo propondría que las policías municipales nos ayuden a movilizar las instituciones encargadas de resolver los problemas que tenemos en nuestros barrios. Si nosotros participamos en la elaboración de este plan después podremos reclamar su incumplimiento. Ojalá no se repita lo que pasó en el caso de la reforma constitucional: las comunidades discutimos, hicimos propuestas y después vino la Asamblea Nacional y le metió 31 nuevos artículos al proyecto”.

El Dato
En cada estado del país se habilitó un espacio público denominado “Ciudad Debate” para recopilar propuestas de los ciudadanos