• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Crisis del sector eléctrico debilita la gobernabilidad de Nicolás Maduro

Los analistas creen que el gobierno no puede ocultar la incapacidad eléctrica | Foto: Raúl Romero

Los analistas creen que el gobierno no puede ocultar la incapacidad eléctrica | Foto: Raúl Romero

Luis Salamanca dijo que la revolución mezcló el control con la ineficiencia y la corrupción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La situación del sistema eléctrico del país evidencia la crisis de gobernabilidad, considera el politólogo Luis Salamanca. Señaló que el manejo de la electricidad fue convertido por el comandante Hugo Chávez en un elemento de control político de la sociedad, al que se ha sumado la ineficiencia, la ausencia de planificación y la corrupción.

“En Venezuela, la situación eléctrica siempre se manejó con criterio político-ideológico de lealtades, por tratarse de un elemento estratégico, y no con criterio técnico. Tanto Chávez como Nicolás Maduro no han puesto a expertos, sino a militantes. El único ministro que era ingeniero eléctrico duró 10 días. Con esta incapacidad para resolver los problemas, la crisis de gobernabilidad llega a niveles máximos. Dentro del síndrome de ilegitimidad de Maduro, el presidente sigue perdiendo peso y su base de argumentación político-electoral. El gobierno maneja todo y no resuelve”, indicó Salamanca.

Añadió el analista que los cambios en el racionamiento eléctrico, que el ministro Luis Motta Domínguez anunció el jueves pasado para la Gran Caracas, obedecen al hecho de que el termómetro social en este momento es elevado.  Cuestionó la improvisación del gobierno, que, pareciera, se acaba de enterar de que la capital es el asiento de los Poderes Públicos.

“Los equilibrios sociales son muy precarios y pueden romperse. Además, los caraqueños son indóciles. Los caraqueños, históricamente, no tienen lealtades electorales”, explicó Luis Salamanca.

Afirmó que aunque los anuncios los haya hecho el ministro Motta Domínguez, el jefe del Estado no está exculpado de la crisis eléctrica.

Alto costo. El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, señaló que la decisión de no racionar en Caracas se debe a una lógica clásica sobre el elevado costo político y a la mayor sensibilidad social en la capital del país. Sostuvo que la medida tendría un impacto negativo sobre la percepción del gobierno por tratarse de la vitrina del país.

Al igual que Salamanca, León se refirió al comportamiento electoral del caraqueño a quien consideró tradicionalmente de “castigador e irreverente, no tiene fidelidades”.

Freddy Rincón, politólogo, sostuvo que el gobierno no tiene dinero para ocultar su torpeza en el manejo eléctrico. Destacó que se cometió un grave error al creer que las industrias básicas, Pdvsa y la electricidad funcionarían con maniobras políticas. Los resultados, aseguró, se reflejan en 90% de rechazo que tiene la gestión de Maduro.

“Tanto sufrimiento en el país y no hay quien mitigue las calamidades. Se pone de manifiesto que no hay capacidad de maniobra”, indicó.

Rincón señaló que en una ciudad tan compleja como Caracas resulta difícil aplicar el racionamiento eléctrico. Sin embargo, dijo que la crisis se le vendrá encima al gobierno “pese a que cree que tiene el control político de esta situación”.

Impacto nacional

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó que un racionamiento de electricidad en Caracas tendría un impacto nacional importante con respecto a la magnitud del desastre. Agregó que los efectos de la medida serían más difíciles de controlar que en ciudades pequeñas o pueblos del interior.

Dijo que a la incapacidad gubernamental se sumaron los fenómenos climatológicos.

El politólogo Luis Salamanca acotó que también hay un problema de justicia y de igualdad porque en las regiones sí hay racionamiento. “La gente podría pensar: o sufrimos todos o no sufre ninguno”, dijo.

Añadió que el gobierno no supo planificar ni trabajar en la capacidad instalada del sector eléctrico.