• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Créditos adicionales y persecución a políticos será prioridad para la AN

De las 30 leyes previstas en agenda, el Parlamento solo aprobó 16 instrumentos | Foto José Pacheco / Archivo

De las 30 leyes previstas en agenda, el Parlamento solo aprobó 16 instrumentos | Foto José Pacheco / Archivo

La reelección de Diosdado Cabello en la presidencia luce como un obstáculo para el diálogo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con su potestad legislativa cooptada parcialmente por el Poder Ejecutivo, habilitado para aprobar decretos con rango de ley hasta noviembre de 2014, la Asamblea Nacional centrará su trabajo este año en investigar a la oposición y a la disidencia, autorizar créditos adicionales al Ejecutivo, aprobar el nombramiento de funcionarios y suscribir acuerdos políticos planteados por el PSUV. Esto, a juzgar por los resultados y las decisiones adoptadas por el partido de gobierno en 2013.

En el año que culminó, la prioridad del Parlamento no fueron las leyes, pues de los 30 instrumentos pautados en la agenda, solo se aprobaron 16, junto a otros 4 enviadas por el Ejecutivo. Además, 11 de esas 20 normas sancionadas no han sido promulgadas por el presidente Nicolás Maduro, y la junta directiva no ha subsanado la omisión como lo indica la Constitución.

La Asamblea tampoco fue un foro para el debate plural ni para la representación de las regiones: de 31 debates planteados por la Mesa de la Unidad, ninguno fue admitido. La oposición fue golpeada física y jurídicamente: 8 diputados lesionados en una trifulca, el bloque completo silenciado por 3 semanas, 2 parlamentarios despojados de su inmunidad y 3 bajo amenaza, otros 2 vetados por 30 días y 4 separados de la presidencia de las comisiones permanentes.

La otra atribución legislativa, el control político, se concentró en dirigentes de oposición y disidentes del PSUV: se aprobaron cuatro informes de responsabilidad política, pero ninguno contra algún funcionario del gobierno ni del partido de gobierno. No hubo interpelaciones, sino invitaciones a ministros y viceministros. Además, se aprobó una inédita condena contra un partido político (Primero Justicia) acompañada de una denuncia en Fiscalía.

Y de los 262 créditos adicionales que solicitó el Ejecutivo, ninguno fue cuestionado, lo que produjo prácticamente un presupuesto paralelo aprobado por esa vía, casi igual al presupuesto ordinario.

Las perspectivas para el año que comienza no lucen alentadoras ni en la producción legislativa, ni en el respeto a las ideas y propuestas plurales ni en el cese de la persecución a la disidencia.

 

Poder cedido. La duración y la amplitud de la Ley Habilitante que da al Ejecutivo potestad para legislar en una amplia gamma de temas le restan responsabilidades al Parlamento. La última vez que estuvo vigente una ley de este tipo, entre diciembre de 2010 y junio de 2012, la productividad legislativa fue ínfima: 9 leyes aprobadas en 2011 y 16 al año siguiente. 2014 va por ese mismo camino.

El Parlamento dejó en el tintero por lo menos 14 proyectos de ley que se propuso elaborar y aprobar. Algunos de ellos, junto a otros que surgieron a lo largo de 2013, serán cedidos al Ejecutivo. Así ocurrió con la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios, que Maduro modificó por decreto hace algunas semanas. Igual destino podrían tener la reforma de la Ley de Mercado de Capitales, la reforma de la Ley Anticorrupción y la Ley que Regula el Arrendamiento de Locales Comerciales, por estar relacionadas con los objetivos de la Ley Habilitante.

En cambio la AN dio entrada, luz verde y aprobación en tiempo récord a todo cuanto solicitó el Ejecutivo este año: 262 créditos adicionales; 4 leyes ordinarias y reformas (Precios de los Hidrocarburos, Endeudamiento Complementario 2013, Administración del Sector Público y Habilitante); 44 leyes aprobatorias de convenios de cooperación con varios países; el plan de desarrollo de la nación; y el nombramiento de 45 embajadores, todo fue aprobado.


Sin diálogo. Tampoco una restitución de la concordia, el consenso y el diálogo lucen posibles en la AN. Mientras el primer mandatario nacional inició un proceso de acercamiento político con la oposición representada en la Mesa de la Unidad, el presidente del Poder Legislativo, Diosdado Cabello, rehusó el acercamiento. En un documento divulgado el 23 de diciembre, Cabello, quien es firme candidato a repetir en el cargo, es enfático en señalar que no hay diálogo posible con la MUD, a la que tildó de “festín de hienas”, para luego afirmar que todos estos años los opositores han recibido del gobierno “el tratamiento que se merecen”.

El año que culmina quedaron instaladas cuatro comisiones especiales dedicadas a investigar a diputados, dirigentes y partidos de oposición. Los parlamentarios de la MUD William Dávila, Leomagno Flores, Eliézer Sirit, Juan García, José González, Gregorio Graterol, Américo De Grazzia, Ángel Medina y Maria Corina Machado están bajo la lupa del PSUV. La comisión que investiga la supuesta vinculación de Henrique Capriles con muertes ocurridas el 15-A se instaló, pero no ha presentado conclusiones. El equipo que investigaría el presunto financiamiento de Estados Unidos a partidos de oposición tampoco ha informado sus hallazgos.

Adicionalmente, la bancada del PSUV solicitó a la Fiscalía allanar inmunidad por presunta corrupción a Miguel Cocchiola, que ahora es alcalde de Valencia. Mientras, el ministro Héctor Rodríguez presentó una querella personal contra el diputado Ismael García por difamación. La directiva también quedó a la espera de la solicitud de allanamiento a la inmunidad contra el diputado Juan Carlos Caldera (PJ).


El más autocrático del mundo

El abogado constitucionalista, experto en derecho parlamentario y profesor de la Universidad Monteávila Juan Miguel Matheus afirma que no es posible dibujar un panorama de lo que será 2014 en la Asamblea Nacional, sin revisar lo que ocurrió en 2013.

“Diosdado Cabello convirtió a la AN en el Parlamento más autocrático del mundo, al gobernarla totalmente alejado de la Constitución y del Reglamento Interior y de Debates”, aseguró.

Sostuvo que el uso de la AN para perseguir a dirigentes de oposición y allanar la inmunidad a diputados de la MUD, la permisividad frente a los hechos de violencia física, la protección del monopolio comunicacional del Estado dentro de la AN y la mora en el nombramiento de los titulares de otros poderes públicos caracterizaron la ejecutoria de Cabello en 2013.

“Maduro anunció que Cabello seguirá siendo presidente de la AN en 2014. Con toda seguridad se elegirá nuevamente una directiva sin representación de las fuerzas de la MUD, lo que significará más dominación totalitaria, más persecución de la oposición y más arrodillamiento del Poder Legislativo ante el Poder Ejecutivo”.

Matheus considera que la acción parlamentaria en 2013 se vio coronada por “la manera servil” como se sancionó la Ley Habilitante. A su juicio, es de esperar que el Parlamento no legisle este año, mientras el primer mandatario se ocupa de esa función. En cambio el Parlamento “quedará limitado a la aprobación de créditos adicionales”.

Afirma que en caso de que la Asamblea finalice la moratoria en el nombramiento de magistrados, rectores electorales y el contralor, estos “serán funcionarios comprometidos con la revolución y serviles al proyecto de dominación que es la revolución bolivariana; todo lo cual conllevará a menos división de poderes y mayores violaciones de la Constitución”.


A punta de créditos adicionales

El presupuesto aprobado para 2014 (552,6 millardos) es inferior al monto ejecutado en 2013, incluyendo los créditos adicionales aceptados por la bancada oficialista.

Para el año que culminó la Asamblea le aprobó al Ejecutivo gastos por 396,4 millardos de bolívares, pero a lo largo de los últimos 12 meses también dio luz verde a todos y cada uno de los 262 créditos adicionales que solicitó el gobierno.

Por la vía de créditos adicionales, el Legislativo autorizó al Ejecutivo una suma de 279,9 millardos de bolívares. En total, en 2013 el gobierno gastó 676,3 millones de bolívares. La cifra es 123,7 millardos de bolívares menor al presupuesto ordinario total proyectado para el próximo año.

A menos que el Ejecutivo implemente una fuerte política de reducción del gasto público y el índice inflacionario baje de manera importante, el año comienza podría implicar la aprobación de desembolsos adicionales desde la Asamblea Nacional por un monto superior a los 120 millardos de bolívares.