• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Rafael Huizi Clavier: “La corrupción ha tenido eco en la Fuerza Armada Nacional”

Rafael Huizi Clavier | Ernesto Morgado

Rafael Huizi Clavier | Ernesto Morgado

El militar retirado destacó que el Gobierno no tiene voluntad política para atender la seguridad fronteriza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

. Presidente del Frente Institucional Militar

. Ex embajador en Grecia

. Ex inspector general de la Fuerza Armada

. Vicealmirante retirado

La atención del Gobierno a la Gran Misión Negro Primero tiene dos objetivos: ganarse a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y estabilizar su mandato.  Con la mirada atenta sobre los cuarteles, el vicealmirante retirado Rafael Huizi Clavier señaló que tales razones justifican la orden dada a la ministra de la Defensa de centrarse en el gobierno de calle militar.

“Hay cuatro razones de descontento: la primera es la soberanía nacional relacionada con la presencia masiva de cubanos que toman decisiones importantes. Hace poco el presidente Nicolás Maduro dijo que muchas decisiones se estaban tomando en Cuba.  El objetivo es convertir a la FANB en una institución revolucionaria; llevarla a un partido político. El segundo aspecto es la corrupción, que es una de las banderas de Maduro porque sabe que eso ha destruido el país. Esa corrupción ha tenido eco en la Fuerza Armada, donde los casos de corrupción y de riqueza súbita son evidentes. Eso lo conocen todos los militares y hay muchos casos públicos de militares acusados por este delito”, aseveró.

—¿Qué otros aspectos generan malestar en los cuarteles?

—El tercer tema es el apresto militar. Tiene que haber una política conjunta de apresto operacional ante los escenarios de conflicto. Hay tres fragatas arrumadas en Dianca desde hace siete años. El cuarto tema es la seguridad social. Los hospitales militares ahora también atienden al resto de la población, cuando en todas partes del mundo los militares tienen una seguridad social propia. Para bajar el descontento se toman paliativos.

—¿Se concretó el aumento salarial anunciado por Maduro?

—El aumento no se ha concretado supuestamente porque no hay recursos. Del 50% anunciado, se entregó un monto que no llega ni al 16% a los activos primero y a los retirados este mes. El aumento que recibimos los retirados fue de 411 bolívares que, al dólar oficial, fueron 65 dólares. Hay incertidumbre, nadie sabe realmente de cuánto será el incremento.

—¿Cómo percibe el cambio generacional en la FANB?

—A Maduro le tocó deslastrarse de los militares del 4F y dejar ese tejido limpio. Muchos estaban señalados de estar incursos en el narcotráfico, con antecedentes de corrupción. Los militares que emergieron, en su mayoría, vienen haciendo su carrera con méritos. Lamentablemente la duda por la ministra Carmen Meléndez duró poco porque se ha comportado como su antecesor al decir que es hija de Chávez. Ya no podemos contar con ella, se sigue viendo un sesgo importante en la ideologización de la Fuerza Armada. Lo vimos el 24 de junio, el 24 de julio y el 4 de agosto, los actos institucionales del Ejército, la Armada y la Guardia Nacional se convirtieron en actos del PSUV con consignas políticas, por la actitud de los militares de utilizar terminología política, por la cantidad de loas y culto a Chávez, quien ya murió y no es un Bolívar II.

—La Guardia Nacional ha sido cuestionada por su actuación en el Plan Patria Segura y por la presunta tortura y muerte de un soldado.

—La Fuerza Armada es una institución evaluada permanente por la sociedad civil. Lo más triste es que quien amparó lo que sucedió con el soldado Guinand fue el propio comandante de la unidad, porque no existe la visión del jefe militar que tiene que evitar los excesos. Ni siquiera tuvo el valor de dar la cara, admitir su responsabilidad y ponerse a la orden de la justicia. Fue la vida de un joven que prestaba servicio militar. En instituciones como la nuestra, que son cerradas, donde pueden ocurrir hechos de indisciplina, hay sanciones que prevén los reglamentos. Estos hechos hacen un llamado de atención para que los militares se ausculten para ver qué está pasando con la indisciplina. Nadie ha dicho con consistencia que investigarán eso. Hace falta que el comandante de la Guardia y la ministra de la Defensa como autoridad máxima den el ejemplo a la institución de cómo se penalizan estos casos.

—¿Estaba la GN preparada para ser incorporada al Plan Patria Segura?

—La Guardia es parte de ese programa, pero se quiere parar un problema de salud pública como la inseguridad con la presencia de militares en la calle y ya hemos visto las consecuencias de eso, ha habido varios muertos en Falcón, Táchira y en otro estado. El problema de la inseguridad es complejo, no es colocar un soldado en cada esquina con un fusil, que por cierto no es el arma apropiada para ello, porque es un arma de guerra. Forma parte de la militarización del país. Lo más grave es que con la presencia militar los delitos han ido en aumento. No estoy de acuerdo con las cifras que da el ministro Miguel Rodríguez Torres porque son maquilladas.

—¿Con el Estado Mayor Cívico Militar Fronterizo se atenderán la zona limítrofe, la lucha contra el contrabando de combustible y otros delitos?

—Yo asumo la creación del Estado Mayor como un anuncio. No obedece a la voluntad política del Gobierno de frenar delitos fronterizos y la actividad de la guerrilla en la frontera. Esto obedece a una respuesta del presidente Maduro al presidente Juan Manuel Santos. Días antes había ocurrido un incidente en la zona del Arauca en la que murieron militares, y algunas autoridades colombianas dijeron que la columna de las FARC que participó en esto provenía de Venezuela y regresó al territorio venezolano. Aquí todo se hace de manera reactiva y a la hora de la verdad son una especie de trapo rojo para divertir a la oposición.

—¿En qué han fallado los planes fronterizos?

—Existe un manual de operaciones binacional. Lo primero es la presencia militar, activar las bases de protección fronteriza en ambos territorios. El segundo aspecto es que se debía establecer una red de inteligencia binacional para mantener contacto permanente y suministrarse mutuamente información porque es la única manera de prever un ataque guerrillero o un delito. El tercer aspecto es la red de comunicación entre ambos países. Esto nunca se llevó a efecto porque nos siguieron matando los guerrilleros y ahora, como hay una ofensiva contraguerrillera del lado de Colombia, ese país nos pide a nosotros que actuemos porque está demostrado que en Venezuela se alojan importantes columnas de las FARC, que fueron denunciadas con coordenadas por el presidente Álvaro Uribe.

—¿Está de acuerdo con la convocatoria a una asamblea nacional constituyente?

—La constituyente no es una solución. Yo creo que la constituyente quizás va a remediar el problema de las instituciones que no funcionan porque están confiscadas. El problema es que quien convoca la constituyente es quien tiene el poder, el Gobierno, entonces puede hacer cualquier cosa como lo hace con las elecciones para ganar la mayoría y allí sí colocarán la Constitución comunista, la que no pudieron imponer en 2007. Es un arma de doble filo. Quizás sirva para mover la calle y recoger firmas. Hay otras elecciones más, las elecciones municipales, pero al final se impondrá el sistema de comunas. Chávez mantuvo su eje de gravitación en la Fuerza Armada, en las comunas, la Milicia y la organización territorial, eso son los cuatro pivotes de la revolución.