• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Control de violencia en frontera es promesa de la campaña en Táchira

Estación de servicio

Hay un descontento entre los tachirense por las restricciones en la venta de combustible

Mientras Chávez pide a su militancia garantizar 400.000 votos en la entidad, Capriles promete expulsar a los grupos irregulares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A tres semanas de las elecciones presidenciales, los sectores de la sociedad tachirense que apoyan la opción de Henrique Capriles Radonski confían en su triunfo, fundamentados en los resultados obtenidos por la oposición en los últimos procesos electorales.

"En la elección de 2006 el presidente Chávez tuvo una leve mayoría sobre Manuel Rosales: 51,13% contra 48,6%, en un momento en el que el desánimo de los factores democráticos era muy elevado y Chávez y su gobierno estaban en su mejor momento. Ese cuadro ha ido cambiando y en 2007 el Táchira votó en contra de la propuesta de reforma de la Constitución. En 2008 se logró ganar la gobernación y se puso de manifiesto la mayoría democrática en la entidad. En 2010, en las elecciones parlamentarias, otra vez el Táchira votó mayoritariamente por la alternativa democrática y la ventaja sobrepasó los 70.000 votos", explicó el gobernador César Pérez Vivas.

La violencia que se vive en el estado Táchira, especialmente en los municipios fronterizos, es uno de los principales problemas que afectan a los habitantes de la entidad y que podría incidir en su decisión al momento de votar.

En la entidad operan bandas criminales con origen en el paramilitarismo colombiano como Los Rastrojos, Los Urabeños y Gaitanistas. Estos grupos les disputan a las autoridades el control del territorio y dirigen las operaciones de contrabando, desde gasolina hasta harina precocida, gas doméstico y drogas. También están las células de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y del Ejército de Liberación Nacional.

Las bandas criminales, conocidas como "bacrim", tienen como centros de operación los municipios Ayacucho, Junín, Bolívar; Pedro María Ureña, García de Hevia y Rafael Urdaneta. Allí, por medio de panfletos y grafitis en casas, obligan a los pobladores a cumplir toques de queda cuando advierten enfrentamientos o venganza por la muerte de alguno de sus miembros.

En su cuarta visita de campaña al Táchira, el candidato Henrique Capriles prometió que Venezuela no sería asiento de ninguna organización irregular alzada en armas.

Cuota de 400.000 votos. Aunque recientemente, el gobierno del presidente Hugo Chávez activó el Plan Centinela II para luchar contra los grupos irregulares, el mandatario y candidato a la Presidencia no se refirió a este problema en su única visita al Táchira durante la campaña electoral, el 11 de agosto.

En esa ocasión, en cambio, Chávez reconoció que su proyecto no se ha consolidado en la entidad. "Aquí en Táchira no hemos sido políticamente eficaces. Tenemos que reconocerlo y tomar los correctivos que haya que tomar", dijo. También reconoció que las divisiones internas en el PSUV y las aspiraciones personalistas acabaron con el triunfo de la revolución, situación que calificó de traición al proceso y su figura. "Tenemos que recuperar la unidad para el 7 de octubre. No podemos sacar menos de 400.000 votos", advirtió.

Manuel Peñaloza, coordinador de Estrategia Política del Comando Carabobo en Táchira, aseguró que en medio de tantas adversidades para generar el proceso de organización cuentan con 241.767 personas que pueden contactar de manera efectiva. "No puedo decir, y lo hago con responsabilidad, que vamos a lograr los 400.000 votos. Pero estamos muy seguros de que estamos en la meta que nos ha impuesto el ministro de Interior, Tareck el Aissami, (vicepresidente del PSUV para la región andina) de llegar a 350.000 votos".

Sin trabajo. La Central Obrera del Táchira afirma que el desempleo es uno de los principales problemas en el estado.

La tasa de personas sin trabajo es de 47%. José Prieto es de La Grita y fue a San Cristóbal a continuar con sus estudios universitarios en la Universidad del Táchira. Con sacrificio logra pagar la residencia en la que vive y le falta poco para culminar su carrera. Dice que "la cosa está difícil" y cuenta que su hermano, quien llegó a la capital tachirense un par de años antes que él, debió abandonar los estudios e ir a Colombia a buscar un futuro seguro.

"Él está trabajando y no gana gran cosa, pero al menos es en pesos que, llevados a bolívares, sirven mucho. Ayudaba a mi mamá y me echará una mano si al graduarme no consigo nada acá. Yo tengo esperanza en que esto mejore, por eso no me he ido", dice Prieto, quien indicó que en varias oportunidades se ha planteado abandonar sus estudios de Ingeniería.

Otro de los problemas que padecen en la entidad es la restricción en la venta de combustible, que se manifiesta a través del descontento de los tachirenses con el Gobierno.

Irregularidades

Súmate-Táchira afirma que empleados de la administración pública han recibido advertencias de sus jefes de que perderán sus empleos si no votan por la opción política de la revolución. Los afectados han optado por no hacer las denuncias formales por temor a represalias. Incluso existe un caso, denunciado ante la Junta Regional Electoral, que ocurrió en la localidad de Umuquenas, municipio San Judas Tadeo, durante el simulacro, cuando directivos de ese ayuntamiento llevaron a los empleados y presenciaron el voto de ensayo de cada uno.

Súmate-Táchira espera verificar si tras la depuración del registro aparecen los votantes que en los comicios pasados sufragaron con cédulas de identidad venezolana y extranjera, documentos que tenían a la misma personas con iguales datos, excepto el tipo cédula.

También se tiene conocimiento de la exhortación a beneficiarios de misiones que han registrado irregularidades en los cobros, para que acudan a actividades políticas de campaña.