• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Compras de armas a Rusia carecen de cifras gubernamentales

Las balas de cobre son una opción válida para frenar el envenenamiento de aves carroñeras

Foto referencial: Balas

En 2012 Venezuela volvió a figurar dentro de los clientes importantes. Transparencia Internacional advirtió que las negociaciones son inauditables

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno inició el convenio de cooperación técnico militar con Rusia en 2005 con la compra de 100 fusiles AK 103 Kalasnikov. Ocho años después la mayoría de los equipos adquiridos por la FAN provienen de ese país, sin que se haya divulgado el monto exacto de las negociaciones.

Ayer la empresa estatal Rosoboronexport informó que el suministro de armas el año pasado alcanzó 12.900 millones de dólares, 18% de las exportaciones se destinaron a Latinoamérica y de forma particular a Venezuela, considerado “uno de los mayores importadores de armas rusas”.

Dentro de los sistemas comprados adquiridos están los aviones de caza Sukhoi 30, varios helicópteros de la serie MI, lanzamisiles S-300, tanques T-72-81, vehículos blindados BMP-3, los camiones Steyr, lanchas de guardacostas y los fusiles Dragunov. En junio de 2012, el presidente Hugo Chávez confirmó la gestión ante Rusia de un crédito por 4 millardos de dólares para comprar más armamento.

“Las decisiones de compra de Venezuela están fuertemente influenciadas por la política de las naciones vendedoras. Las compras reales son selectivamente anunciadas al público. El nivel de competencia en las contrataciones es incierto y las juntas de licitaciones parecen no estar sujetas a códigos de conducta, reglamentos o auditorías”, señaló Transparencia Internacional en un informe el 30 de enero de este año.

 

Ideología. El vicealmirante (r) Rafael Huizi Clavier dijo que el fundamento de las negociaciones militares con Rusia es ideológico y la intimidación a los enemigos internos: “El argumento del Gobierno ha sido la amenaza del imperio estadounidense, el cual no se ocupa de Venezuela. Estas compras a Rusia se realizan sin ningun tipo de estudio del Estado Mayor de la Fuerza Armada, ni controles de la Asamblea Nacional. Con estas operaciones se establece una especie de coloniaje”.

Sostuvo que se desconoce la operatividad de los equipos adquiridos y que no se tienen resultados de las investigaciones sobre aviones rusos siniestrados.

Lamentó que el Gobierno se asuma como “un Estado forajido” luego de la sanción que el Departamento de Estado colocó a la Compañía Venezolana de Industrias Militar por sus vínculos con Irán y que estará vigente hasta 2015. La primera medida de este tipo se produjo en 2008.

“Venezuela está adquiriendo y vendiendo tecnología de aviones no tripulados o drones sin saber el uso que se le dará, y en nexos con un país que tiene prohibiciones en el concierto internacional por su participación en la construcción de armas de destrucción masiva. Se está exponiendo al país”, señaló.

El teniente coronel retirado Héctor Herrera Jiménez, coordinador del Frente Cívico Militar, aseguró que la industria militar la desarrolla la FAN: “Seguiremos teniendo socios confiables que nos transfieran tecnología y no nos esclavicen como los Estados Unidos”.

Considera que la sanción a Cavim forma parte de la campaña iniciada en 2005 con el veto de Washington a terceros países para que vendieran tecnología militar al Gobierno: “¿Quienes son ellos para pretender imponernos con quién no tener relaciones diplomáticas y comerciales? ¿Podríamos sancionarlos por aportarle los insumos necesarios a Israel para fabricar las bombas nucleares?


Operaciones civiles y castrenses

En cadena nacional el 13 de junio de 2012 Chávez mostró el primer avión no tripulado para uso militar y civil fabricado en el país con apoyo de Irán, Rusia y China: Arpía-001. Esta aeronave posee una autonomía de vuelo de 90 minutos, motor de dos tiempos y longitud de 2.5 metros. Además, está dotada de cámaras de videos y fotografía de alta resolución.

El presidente de Cavim, general Julio Morales Prieto, señaló ese día que el programa constituye la primera incursión en aeronaves para la defensa, labores de reconocimiento, vigilancia de tuberías, bosques y carreteras. No se supo más de estos proyectos investigados por la Fiscalía de Nueva York, junto al presunto suministro de material radiactivo.

Edmundo González, de la Comisión de Enlace Internacional de la MUD, señaló: “De los relaciones con Irán no puede salir nada bueno”. Dijo que la sanción no puede desligarse de la investigación sobre entidades financieras oficiales que habrían colaborado con Irán para evadir el control de transacciones.