• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Comisión de la verdad no investigó nada en seis meses

Ni siquiera el diputado Francisco Martínez, cuyo hermano fue asesinado durante las protestas en febrero, fue entrevistado 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Llámese como se llame, tenga el apellido que tenga van a pagar por los destrozos, por la violencia, por las muertes, por la desestabilización que ha ocurrido en este país”, dijo en marzo de este año el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello (PSUV).

El miércoles 7 de mayo Cabello anunció con gran expectativa la instalación formal de la comisión parlamentaria que él mismo presidiría y que se encargaría de esa investigación. El 12 de mayo el coordinador de la instancia, Elvis Amoroso (PSUV), precisó que presentarían su primer informe al cumplir seis meses de instalados.

El plazo se cumplió ayer, pero no hubo informe, ni rueda de prensa ni explicaciones a la opinión pública.

¿La razón? “Eso se paralizó… Las guarimbas, la muerte de Robert Serra. No hubo más actuaciones, solo las dos o tres que hicimos cuando la instalación”, admitió Amoroso al ser consultado sobre el asunto.

El coordinador de la bancada de la oposición, Stalin González (UNT), destacó que los seis meses de la comisión coincidieron con el examen de la Comisión de Tortura de la ONU a Venezuela. “Todo lo que han preguntado a Venezuela allá en Ginebra, sobre los asesinatos, las torturas, las detenciones arbitrarias, es parte de lo que le tocaba investigar a esa comisión, pero no hizo nada”.

Aseguró que la instancia no fue más que una mampara para el gobierno: “El uso político que se le dio a ese tema de la comisión, porque la designó cuando tuvo la presión de Unasur y la gente en la calle. Hicieron el dialogo, crearon esta comisión, convocaron la renovación de los poderes. Todo con un uso político”.

Solo tres actuaciones. Además de Cabello y Amoroso, la comisión quedó integrada por los pesuvistas Tania Díaz, Robert Serra y Earle Herrera, junto con Andrés Avelino Álvarez, disidente de la oposición.

Las únicas actuaciones se hicieron en mayo: la creación de un correo electrónico para recibir denuncias, la formación de una subcomisión para elaborar el reglamento (que nunca se aprobó) y la autorización de dos visitas (Lara y Portuguesa) para investigar ataques contra universidades.

“Yo viajé a Lara y Portuguesa. Me reuní con autoridades de la Universidad Fermín Toro y la Unefa porque les quemaron una sede y una unidad de transporte, respectivamente. Por el correo electrónico recibimos poco más de 80 denuncias, pero no se hizo nada. Eso esta paralizado. Hasta la fecha no nos han convocado a ninguna otra reunión”, relató Álvarez.

Ni una entrevista. Familiares de las víctimas mortales de la represión policial y los desórdenes callejeros confirmaron que no fueron contactados por la comisión.

“Nunca me han llamado. Eso es un chiste chavista. Yo creo que eso ni siquiera se formó”, relató por teléfono Dereck Redman, padre de Robert Redman, asesinado de un tiro el 12 de febrero en Chacao.

“El Cicpc y los organismos públicos han actuado. El asesino de mi hermano está detenido y el juicio, aunque se han suspendido tres audiencias, está en desarrollo. En la Asamblea los diputados, incluso los de la oposición, han estado pendientes y me preguntan cómo va la investigación. Pero la comisión de la verdad no me ha citado o entrevistado oficialmente”, señaló el diputado del PSUV-Lara Francisco Martínez, cuyo hermano, Alexis Martínez, fue asesinado el 20 de febrero cuando quitaba una barricada.

En el limbo. El Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, en el artículo 42, ordena que las comisiones especiales tendrán carácter temporal, que se reunirán por lo menos una vez a la semana. “Cumplida la misión encomendada, al resultar aprobado el informe respectivo o por decisión de la AN, la comisión cesará su funcionamiento”.

De acuerdo con esos parámetros, la comisión parece estar en el limbo: no se reúne, no ha presentado informe, no ha adelantado actuaciones y la AN no ha ordenado el cese de sus funciones.