• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Clausura en la ciudad difícil

Las rutas y los líderes

Las rutas y los líderes

Caracas fue el lugar del país donde el candidato de la MUD tuvo más contratiempos para desarrollar su estrategia de cara a cara en zonas populares. Henrique Capriles buscará llenar hoy la avenida Bolívar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Capriles hará hoy uno de los cierres de su campaña presidencial en la avenida Bolívar de Caracas. El lugar tiene un alto valor simbólico para cualquier político: plenarla con seguidores siempre se ha tomado como una demostración inequívoca de fuerza. La clausura en la capital de la República no es un hecho menor y no sólo porque es la primera ciudad del país con mayor cantidad de votantes. El municipio Libertador representó además un desafío para el candidato desde el mismo momento en que comenzó a desarrollar su estrategia de contacto directo después de haber sido elegido en las primarias del 12 de febrero.

Su estreno en Caracas fue difícil y parecía el comienzo de una campaña que sería enturbiada por la violencia. Un recorrido "puerta a puerta" en Cotiza el 4 de marzo se vio frustrado por disparos y bombas lacrimógenas que lanzaron hombres con franelas del PSUV. El opositor desde entonces sorteó los contratiempos e hizo ajustes en la táctica para aplicar la misma fórmula que en el resto del país: llevar su presencia física a puntos estratégicos en los que el elector recibió el mensaje directo.

Las dificultades para tocar las puertas en algunas zonas populares capitalinas no le impidieron a Capriles realizar caminatas seguidas de concentraciones, asambleas y caravanas en la que miles de caraqueños pudieron tocarlo, una de las claves que explotó como mayor ventaja en su carrera a Miraflores. Hizo por lo menos 13 actividades desde que fue electo en febrero y 10 en los 3 meses de campaña que comenzaron el primer día de julio.

El efecto Cotiza obligó a Capriles a hacer un primer cambio. Sus adversarios intentaron vincular los desplazamientos del opositor con hechos negativos. El ex gobernador mirandino decidió desplegarse con fuerza en el interior del país ­completó más de 50 casa a casa casi sin incidentes en la precampaña­ y en la capital se limitó a organizar 3 asambleas en zonas de clase media en mayo: en El Paraíso, La Florida y San Pedro. Dejó tranquilizar las aguas en los barrios y después pasó, casi sin escalas, a organizar uno de los mayores actos de su candidatura en Venezuela y el más grande visto hasta ahora en la capital.

Ocurrió el 10 de junio, cuando formalizó la inscripción como candidato presidencial en el Consejo Nacional Electoral. Una multitud desbordó la ciudad y también el punto final de concentración, la Plaza Caracas, y las calles de acceso.

Partidarios salieron desde ocho puntos del área metropolitana y lograron una meta que prácticamente no habían cumplido después de los sucesos de abril de 2002: llegar en una movilización política de gran escala hasta el centro capitalino.

Fue como una catarsis para los opositores caraqueños que para ese día ya habían visto el despliegue físico hecho por el candidato en el interior.

Capriles lo volvió a intentar el 7 de julio. Casi un mes después de la gran marcha y concentración para la inscripción, volvió a Caracas para un recorrido en otra zona popular: La Vega. Funcionarios de la Policía Nacional junto con partidarios del chavismo obstaculizaron el paso del candidato y sus seguidores. "A dónde ellos van, va la violencia", dijo el presidente Hugo Chávez, quien defendió la actuación de los funcionarios. Capriles replicó en su momento con una fórmula que no usó siempre: la de nombrar al mandatario por su apellido: "Chávez, hagas los que hagas, compadre, tu tiempo se venció.

Aquí hay una Venezuela que está despertando y perdiste tu oportunidad".

Desde entonces fue haciendo más intensas sus giras en la ciudad. Pudo recorrer a pie la avenida Lecuna, en el centro, como un calentamiento que después lo llevó a caminar El Junquito, Caricuao, Santa Rosalía y Catia. En este último lugar hubo amenazas y conatos de violencia, pero la actividad se completó. La Pastora y Antímano, sin embargo, pasaron a formar parte de la misma lista de Cotiza y La Vega: allí suspendió recorridos ante la amenaza de un saboteo el 9 de septiembre. La última actividad, antes del cierre de hoy, fue una semana después: una en la que recorrió las avenidas del municipio Libertador, así como de Baruta, Chacao y Sucre. Ahora, con su acto de cierre, Capriles buscará terminar el trabajo de arrebatarle Caracas, que ha sido un bastión chavista, al presidente con 13 años en el poder.