• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Chúo" Torrealba: Las 4 millones de firmas las vamos a recolectar en tiempo récord

Torrealba dijo que el Decreto de Emergencia Económica pretendía endosar a la MUD la culpa de la crisis / Henry Delgado - Archivo

Jesús "Chúo" TorrealbaT | Foto: Henry Delgado - Archivo

“También lo vamos a hacer en tiempo récord, porque el país quiere salir de este gobierno”, agregó Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 La oposición venezolana presentará el martes las firmas para activar un referendo revocatorio del mandato del presidente socialista Nicolás Maduro, quien enfrenta una creciente descontento popular por la profundización de la crisis económica.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Parlamento, asegura haber recolectado 2,5 millones de rúbricas en todo el país, casi 13 veces más que las 195.721 (1% del padrón electoral) que exige el Consejo Nacional Electoral (CNE), para entonces pedir que se inicie el proceso.

“Nos habían dado 30 días -a partir del martes 26 de abril- para recolectarlas, lo hicimos en “tiempo récord”, declaró en la noche del domingo el vocero de la oposición, Jesús Torrealba, al anunciar que “el próximo martes” las presentarán al CNE, al que acusan de aliado del gobierno.

El CNE deberá constatar en un plazo de cinco días el número, y luego llamar a los firmantes a ratificar su apoyo con la huella en otros cinco días continuos. Será solamente después de que las valide, que autorizaría la recolección de cuatro millones (20% del padrón) para convocar al referendo.

“También lo vamos a hacer en tiempo récord, porque el país quiere salir de este gobierno”, agregó Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD.

Pero un nuevo foco de conflicto se avecina. Tania D’amelio, rectora del CNE, afirmó en Twitter que para comenzar la constatación de firmas “se debe cumplir el lapso de 30 días fijado para la recolección del 1%” del padrón, es decir a partir del 26 de mayo.

La oposición, que según sus cuentas el referendo podría realizarse a finales de este año, asegura que la constatación debe iniciar apenas sean entregadas el martes, un criterio que comparte otro rector del CNE, Luis Emilio Rondón. La divergencia deberá aclararse en breve.

El constitucionalista José Ignacio Hernández opinó que según la ley “el lapso de 30 días no debe dejarse transcurrir íntegramente”.

Creciente malestar 

En el poder desde 2013 tras el fallecimiento de su mentor, Hugo Chávez (1999-2013), Maduro anunció que para defenderse de esa ofensiva nombró una comisión que revisará las firmas, la cual se reunirá el lunes y acudirá al CNE.

“El referendo es una opción, no una obligación. Aquí lo único que es obligación son las elecciones presidenciales y serán en 2018, diciembre de 2018. Es la única obligación que tenemos”, manifestó el domingo frente al Palacio de Miraflores, en un acto masivo por el Día del Trabajador.

Pero frente a la hipótesis de que tenga que dejar el poder por una vía constitucional o un golpe de Estado, llamó a sus seguidores a declararse en “rebelión” y declarar una huelga general indefinida.

Votos del sí

Para revocar a Maduro, el “sí” debería sacar más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido tras la muerte de Chávez en 2013 para completar el período de seis años. La oposición está segura de lograrlo.

Una encuesta de la firma Venebarómetro indica que casi siete de cada diez venezolanos -68%- está a favor de que Maduro deje el poder y haya elecciones, en tanto que un 84,1% considera negativa la situación del país.

El país con las mayores reservas de petróleo del planeta enfrenta una recesión desde 2013, en 2015 la contracción fue de 5,7%, la inflación de 180,9%, la más alta del mundo, y una severa escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos.

Las angustias aumentaron este año con un plan de ahorro de electricidad que aplica el gobierno debido a la fuerte sequía causada por el fenómeno El Niño que mantiene a niveles críticos los embalses.

Cortes de luz de más de cuatro horas en casi todo el país -excepto Caracas- provocó la semana pasada algunas protesta en ciudades como Maracaibo (noroeste).

Como parte de las medidas ordenas por Maduro, los venezolanos adelantaron 30 minutos sus relojes el domingo (pasó a -4H00 GMT), para aprovechar la luz natural.

Además, el presidente dispuso la reducción de la jornada laboral en el sector público a sólo dos días por semana y que las escuelas no impartan clases los viernes y ordenó a los centros comerciales y hoteles generar buena parte de la energía que utilizan.