• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Chavistas tampoco pudieron llegar al Consejo Nacional Electoral

 La mayoría de los presentes eran empleados públicos sin uniforme

La mayoría de los presentes eran empleados públicos sin uniforme

Los trabajadores de Corpoelec aprovecharon y portaron pancartas para exigir la renovación del contrato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Viva Chávez!, ¡qué viva Maduro!, repitieron en infinidad de oportunidades los dirigentes sindicales afectos al gobierno, en medio de la indiferencia de los trabajadores públicos que se despojaron de sus uniformes para dar la impresión, ante las cámaras de televisión, de que la concentración estaba abarrotada de pueblo oficialista en la plaza Diego Ibarra, cerca del Consejo Nacional Electoral, donde se encontraban para expresar su apoyo ante los supuestos ataques de la oposición.

"¿Dónde está la alegría? No se siente la emoción, camaradas", dijo otra de las personas que intentó, sin éxito, animar a los asistentes. En la plaza Francisco de Miranda y la esquina de Carmelitas otro grupo se apostó para esperar la marcha de la Mesa de la Unidad Democrática que se dirigía al CNE con el fin de exigir la fecha del inicio de la recolección del 20% de las firmas.

A las 11:18 am ordenaron a los presentes movilizarse hasta la sede del organismo comicial, pero tampoco pudieron llegar. Una unidad móvil de la Guardia Nacional Bolivariana, resguardada por funcionarios de ese cuerpo castrense, no accedió a las exigencias de los manifestantes. Dijeron que eran chavistas e iban a apoyar a la presidente del CNE, Tibisay Lucena, de los "ataques de la derecha", pero igual recibieron como repuesta: "Ustedes no pueden pasar".

El presidente del Concejo Municipal de Caracas, Nahúm Fernández, indicó que estaban concentrados para contrarrestar la movilización opositora. "Estamos aquí dándole una repuesta contundente a la derecha. Ellos dijeron que venían y aquí los estamos esperando", expresó.

Los trabajadores de Corpoelec aprovecharon y portaron pancartas para exigir la renovación del contrato.

Miembros de presuntos colectivos intentaron evitar la cobertura periodística. Sin embargo, los organizadores actuaron y resguardaron a los comunicadores sociales.