• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Chávez espera que no haya guerra entre Turquía y Siria

El presidente Hugo Chávez, ofrece una rueda de prensa a la prensa internacional / AVN

El presidente Hugo Chávez, ofrece una rueda de prensa a la prensa internacional / AVN

El presidente reelecto afirmó que los actores que están detrás de una posible guerra turca-siria, deben "ponerse la mano en el corazón" para evitar la confrontación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente Hugo Chávez, reelegido este domingo para un tercer mandato, reiteró este martes su apoyo al Gobierno de Siria y manifestó su esperanza de que la tensión entre ese país y Turquía no desemboque en una guerra.

"Es muy lamentable, ahora estamos viendo el tema este de Turquía y unos bombardeos, y la posibilidad, ojalá que no ocurra, de una guerra Turquía-Siria", indicó Chavez en una conferencia de prensa al ser preguntado por la crisis en ese país.

"¡Ojalá que quienes han planificado esto y lo están apoyando se pusieran la mano en el corazón!", exclamó posteriormente en alusión a las potencias occidentales, a las que Chávez responsabiliza del conflicto en Siria.

Reiteró la postura de apoyo al presidente sirio, Bachar Al Asad, porque, subrayó, el suyo es el "Gobierno legítimo y único" de Siria y afirmó que la nación árabe "es un país soberano, como lo es Libia, como lo es Venezuela, como lo es Estados Unidos".

"No entiendo cómo algunos Gobiernos que se dicen serios en Europa reciben y se reúnen con los terroristas y desconocen al Gobierno legitimo de un país", agregó.

Chávez expresó su deseo de poder hacer algo para ayudar a solucionar el conflicto.

"¡Ojalá pudiéramos hacer!, pero ¿qué puede hacer un país como Venezuela?", se preguntó.

Luego reiteró que el presidente Al Asad "ha hecho un gigantesco esfuerzo para hacer concesiones, cambios constitucionales, llamaron a elecciones, pero nada de eso vale para los que quieren derrocarlo".

El conflicto que se vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado ya unos 25.000 muertos, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos, según Naciones Unidas.