• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Chávez y Capriles: dos actitudes ante la corrupción

Hugo Chávez y Henrique Capriles

Hugo Chávez y Henrique Capriles

Uno ratificó a Ramírez por la comida dañada, el otro expulsó a Caldera por un controversial video. El caso Pdval fue un gran escándalo para el Gobierno. El dinero que recibió un diputado de Primero Justicia, aumenta los enfrentamientos en la campaña para las presidenciales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde antes de llegar a Miraflores y durante los 13 años que tiene en el poder, el presidente Hugo Chávez ha hecho alarde de que una de sus tareas a cargo del Ejecutivo Nacional es desmontar los vicios de la cuarta República, entre ellos la corrupción. No ha dudado en asegurar que llama a fiscales para que investiguen, aunque al mismo tiempo se descarga de responsabilidades culpando a opositores y los norteamirianos de sabotear su gestión. En ocasiones, el mandatario termina incluso justificando a los integrantes de sus filas. "La oligarquía exagera nuestros errores", dijo sobre el caso Pdval.

Henrique Capriles Radonski, candidato a la Presidencia por el bloque democrático, también pregona, que no dejará pasar ningún hecho de corrupción. Cada vez que, durante su carrera política, ha llegado a una instancia por votación popular ha pedido investigaciones cuando encuentra inconsistencias en las cuentas. Fue así en durante su gestión como parlamentario y al llegar a la gobernación de Miranda.

Sobre el caso del video donde su compañero y amigo, Juan Carlos Caldera, recibía dinero de un empresario señaló: "Les decimos a todos los organismos que se abra una investigación para determinar si hay algo que esté al margen de la ley".

Hugo Chávez Frías

Pdval: espaldarazo al ministro Ramírez

A mediados de 2010 fue hallado en diversos puertos del país un aproximado de 130.000 toneladas de alimentos descompuestos que permanecían en contenedores traídos del exterior por Pdval.

"Que si se consiguieron unos contenedores llenos de comida y que una buena parte de esa comida se dañóŠ Bueno, ahí están saliendo los responsables", dijo entonces el presidente Chávez.

Por el caso fueron llevados a tribunales tres directivos de Pdval, que no han sido sentenciados, Ronald Flores, gerente general; Vilyeska Betancourt, directora ejecutiva, y Luis Enrique Pulido, presidente. Todos están actualmente en libertad.

Rafael Ramírez, presidente de Petróleos de Venezuela, empresa bajo cuya tutela funcionaba entonces Pdval, no fue objeto de investigación y recibió el respaldo del primer mandatario.

"Estas toneladas son bastantes. No quiero minimizar su gravedad, pero no representan ni 1% del inmenso caudal de alimentos que ahora sí llega al pueblo gracias a Pdval", dijo Chávez.

El maletín: "un plan del imperio"

En agosto de 2007 un empresario venezolano, Guido Antonini Wilson, llegó a Argentina procedente de Caracas en un vuelo privado en el que iban empleados de Pdvsa y el hijo del vicepresidente de la petrolera, y en el que el empresario llevaba un maletín con 800.000 dólares que pretendía ingresar al ese país sin declarar.

En principio se dijo que Antonini se había identificado como un integrante de la avanzada de la comitiva del presidente Chávez. Luego se aseguró que el dinero había sido enviado para financiar la campaña de Cristina Fernández. "Esto es un plan del imperio norteamericano", aseveró el jefe del Estado.

Argentina inició un proceso judicial, Venezuela nombró a dos fiscales para investigar el caso, pero ninguno de los dos países presentó resultados concretos de la investigación. Las autoridades de Estados Unidos sí llegaron más allá.

Antonini salió ilegalmente de Argentina y en Miami acordó colaborar con el FBI para evitar ser arrestado y procesado. El empresario se prestó para grabar conversaciones con supuestos enviados del gobierno de Chávez que habían viajado para encubrir el escándalo, algunos de los cuales fueron condenados por actuar en Estados Unidos como agentes del Gobierno venezolano, sin notificarlo a las autoridades.

Justificó desvío de 2,3 billones del FIEM

La supuesta malversación que ocurrió en 2002 de 2,3 billones de bolívares que debían ir al Fondo de Inversión para la Estabilización Macroeconómica ­en el que debían ser depositados los recursos del excedente petrolero­ fue un hecho que el gobierno de Chávez intentó justificar.

Cuando en su momento el ex ministro de Finanzas Nelson Merentes explicó ante la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional que había optado por pagar los sueldos y aguinaldos a los empleados públicos en lugar de depositar los recursos que correspondían al FIEM, Chávez lo respaldó.

La entonces procuradora, Marisol Plaza, dijo que "las normas no son de un cumplimiento tan rígido que vayan a pasar por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos" y el Tribunal Supremo de Justicia negó la posibilidad de hacer un antejuicio de mérito al primer mandatario por el caso.

"Teníamos dos opciones: depositar ese dinero al FIEM para ahorrarlo o pagar los compromisos con los trabajadores. Están inventando que yo me robé esos billones, y ya me están comparando con el bandido de Carlos Andrés Pérez para sacarme de la Presidencia", expresó el mandatario. Aseguró que todo formaba parte de un plan de la oposición para crear desestabilización y sacarlo del poder.

Henrique Capriles Radonsky

Investigó reparaciones en el Congreso

Cuando Henrique Capriles Radonski ocupó la presidencia de la Cámara de Diputados entre 1999 y 2000 halló irregularidades administrativas por 160 millones de bolívares.

Solicitó a los medios de comunicación información sobre la publicidad contratada por el Congreso en ese período (se presumía que el dinero había sido empleado para hacer campaña electoral) y pidió al Banco Industrial de Venezuela copia de todos los cheques cancelados a cuenta del Parlamento durante gestiones anteriores.

Presentó 19 denuncias de presuntas irregularidades en el manejo de fondos públicos ante el Tribunal 17° de Primera Instancia en lo Penal y de Salvaguarda. Dos meses después, ante el retardo, solicitó al fiscal general de entonces, Rafael Pérez Perdomo, que agilizara las labores del ente a su cargo. "Queremos que el fiscal actúe de una vez y que se le asigne a un representante del Ministerio Público", dijo.

Debido a las denuncias de Carriles, funcionarios de la Contraloría y de la extinta Policía Técnica Judicial se instalaron en el Congreso para averiguar.

Denunció a Diosdado Cabello

Capriles Radonski fue electo para dirigir el estado Miranda en el período comprendido entre 2008 y 2012. Al llegar a la gobernación, que había estado en manos de Diosdado Cabello, encontró que el daño patrimonial causado en el estado en los 4 años anteriores a su gestión por la manera en se administraron los fondos públicos ascendió a 300 millones de dólares.

Denunció las irregularidades que la Procuraduría del estado Miranda que halló mediante investigación y acudió al Ministerio Público. Se presentaron en Fiscalía 11 denuncias.

"Frente a esto que pasó aquí no nos íbamos a quedar callados. Donde metas la nariz en esta gobernación vas a encontrar corrupción. Hace poco estuve en el Instituto de Vivienda y Hábitat del Estado Miranda y allí se gastaron 400.000 bolívares en remodelar unos baños que no sirven. En los últimos 5 días de la gestión anterior se movilizaron en la gobernación más de 500 millones de bolívares", denunció Capriles."El estatus de estas denuncias es ninguno. En Venezuela hay intocables", afirmó un año más tarde.

Se deslindó del compañero de partido

A 24 días de las elecciones presidenciales en la que compite Capriles, el abanderado de la oposición se deslindó de su compañero de partido e integrante de proyecto, el parlamentario Juan Carlos Caldera, después de que diputados del PSUV mostraron un video en el que se veía a Caldera recibiendo un dinero, al tiempo que prometía que haría las gestiones necesarias para poner en contacto al jefe de quien le entregaba las pacas de billetes con el candidato del bloque democrático.

No había transcurrido una hora desde que los oficialistas presentaron el material audiovisual cuando Capriles respondió en rueda de prensa. "Los que se acercan a este proyecto para buscar beneficios personales se van a encontrar con una pared. Caldera queda excluido de la campaña, de este proyecto y del Comando Venezuela como representante nuestro ante el CNE", dijo.

En esa misma alocución Capriles exhortó a las autoridades a investigar el caso. "Hagan lo que hagan, nunca me acercaré a ese pantano de corrupción, de compra de maletines", afirmó.

Horas después Caldera se dirigió al país y aseveró que el dinero se lo entregó el empresario Wilmer Ruperti y aseguró que era para su campaña a la Alcaldía del Municipio Sucre, no para la de Capriles.