• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Capriles: El 14A vivimos las elecciones más violentas en 15 años

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

El diario El País publica este jueves una larga entrevista con el líder de la oposición venezolana, en la que pide la mediación de la Iglesia Católica para resolver la crisis venezolana y asegura que el gobierno de Maduro "se parece a la oposición de 2002: no tiene foco, ni agenda, ni liderazgo"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diario El País de España publica en su edición de este jueves una larga entrevista al líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, firmada desde Caracas por los periodistas Ewald Sharfenberg y Alfredo Meza. En la conversación reitera que su cruzada por descubrir la verdad de lo que ocurrió el 14 de abril no cesará en las instancias nacionales, y pide la mediación de la Iglesia Católica para resolver la crisis política que vive el país.

A continuación algunos extractos de las respuestas más destacadas del gobernador de Miranda:

La clave está en los cuadernos:
"
Nicolás Maduro está tratando de vincular el proceso electoral a la máquina de votación. Yo lo quiero sacar de la máquina porque el problema es el cuaderno de votación. Ese es el único instrumento que personaliza el voto, lo único que deja realmente constancia de que ustedes y yo votamos. No es posible determinar el fraude si solo se revisa el funcionamiento del sistema. En un contexto donde se intimidó a nuestros testigos es muy posible que el partido de gobierno pusiera a alguno de sus militantes a pulsar la máquina repetidas veces para que ésta cuente votos a favor del candidato oficial. ¿Y cómo lo sabremos? Contrastando esa cantidad de votos contra el cuaderno de votación. En la auditoría yo podré comprobar en cuántas de las mesas en las cuales hubo irregularidades de acuerdo a nuestro criterio, la votación se corresponde con la verdad. El gobierno quiere hacernos creer que muchos electores votaron cuando en realidad no lo hicieron.

La pelota, en el tejado del TSJ:
Si hay alguna reflexión que debemos hacer en la oposición es que no le hemos recordado a los venezolanos, ni al mundo, la precariedad institucional del país. Un español que se entera por la televisión de que he introducido un contencioso en el TSJ pensará que estamos haciendo las cosas de forma correcta. En el TSJ no hay ni un solo magistrado que no sea miembro del PSUV. Ellos ahora están pensado qué van a hacer: o desechan de una vez nuestra acción legal, o dilatan la respuesta. Es una situación difícil porque el reclamo seguirá vigente, por más que lo quieran enfriar. Tú no sabes si esa será la carta que los magistrados se jueguen ante una crisis política como la que yo avizoro. Guardando las distancias, yo pienso que todos los gobiernos que parten con una sombra de ilegitimidad están condenado"

Un camino largo:
"
Esta no es una lucha de hoy para mañana. Hay que decirle a los millones de venezolanos que nos apoyaron que debemos agotar la instancia interna para luego ir al exterior con nuestro reclamo. ¿Eso va a generarnos un nuevo proceso electoral dentro de tres meses? No lo sabemos. Yo no he cerrado este capítulo. Por lo pronto, la oficina del Comando Simón Bolívar acompañará las luchas de los venezolanos. El gobierno cada día se arrincona más porque no da respuestas a los venezolanos. No sé cuál será el final de esta historia. ¿Qué pienso yo que va a pasar? Aquí vendrá una nueva elección, bien sea a través de la acción del TSJ, de la presión de las instancias internacionales o puede ser que el gobernante claudique. ¿Quién ha dicho que un tipo como Maduro no puede claudicar? Fujimori renunció desde Japón. ¿Cuántos escándalos no vienen en el camino? Además, este gobierno no parece ser un modelo de austeridad u honestidad.

Sin foco, ni agenda, ni liderazgo:
"Después del 14 de abril, y aprovechando que no reconocí los resultados, ellos nos provocaron para que yo condujera al país por el camino de la violencia. No mordimos ese anzuelo. Hoy el gobierno de Maduro se parece mucho a la oposición de 2002: sin foco, ni agenda, ni liderazgo. No hay unidad. El gobierno necesita de un evento violento que le permita ver cómo se cambia la agenda. Ya la oposición demostró, y el país lo debe tener claro, que nosotros somos demócratas, que nuestra vía es la electoral, que estamos trabajando por construir una mayoría, que hemos participado en las peores condiciones y enfrentado a todos los vicios. Me inscribo en la agenda de presionar sobre la base de acciones pacíficas. Creo que hay una confianza en la manera como hemos conducido este proceso. Porque además yo creo que el venezolano es pacífico y detesta la violencia. Nadie, fuera del gobierno, ha aplaudido la agresión ocurrida en el Parlamento el 30 de abril pasado".

La muerte de Chávez cerró un ciclo:
"Como buen cristiano, yo prefiero que (a Chávez) se le dé cristiana sepultura. He sido absolutamente respetuoso de su memoria y del dolor de sus seguidores. Luego veremos si estamos o no en lo correcto. A veces hay que esperar un tiempo para que las verdades se conozcan. Habrá alguna revelación de alguna enfermera, de algún doctor. Pero yo creo que ese ciclo ya se cerró. La muerte de Chávez cerró un ciclo en el país. Tenemos el reto de mostrar que el país puede estar muchísimo mejor. La fortaleza de Chávez fue la comunicación con nuestro pueblo más humilde. Él le hizo creer a la gente que tenía poder para tomar decisiones. Y todo el debate futuro tiene que girar en torno a la pobreza y a lo social. Eso lo he reconocido desde siempre. El Presidente se equivocó en no cambiar la realidad del país a pesar de la inmensa bonanza petrolera que disfrutamos. Este país debería no solo haber reducido la pobreza, sino haber logrado lo que logró Brasil, que sacó de la pobreza a más de 30 millones de brasileños. ¿Cuántos venezolanos han salido de la pobreza? No se trata de responder cuántos venezolanos tienen dinero para comer o hacer mercado. La pregunta es cuántos venezolanos, sin depender del Estado, por sus propios medios, cuentan con un empleo digno que les permita decir que salieron de la pobreza".

La mediación de la Iglesia Católica:
"
Yo agradezco cualquier llamado a diálogo pero no veo la intermediación de otro gobierno. Preferiría que la Iglesia mediara debido a las profundas convicciones católicas del pueblo venezolano. La gente podría preguntarse, por ejemplo, por qué España y no México. Busquemos entonces una institución con la cual todos podamos tener cercanía. Esa institución es la Iglesia Católica, a la cual se podrían sumar los otros cultos. La reacción del gobierno frente a esas ofertas de mediación siembra aún más la duda sobre el resultado. Solamente reacciona así el temeroso".

Prefiero retirarme que arrodillarme:
"Si cedo frente a la mentira mañana tendré que ceder frente a un gobierno que fabrica mentiras para juzgarte. Mi lucha no es violenta. Tengo el gran reto de derrotar la mentira con la verdad, pero imponer la verdad de forma pacífica. Lo voy a lograr en este mundo moderno, globalizado. Me atrevo a apostar que será así. Si yo claudico en el ejercicio legítimo de un derecho, mañana ustedes no podrán venirme a entrevistar. Esto es una lucha de principios. Yo ahí me la juego completa. Prefiero retirarme de la política antes que ponerme de rodillas. Tenemos que aprovechar esto que hemos construido para convertirnos en una nueva fuerza en América Latina. A través de nosotros este continente no seguirá la ruta de cambiar la Constitución para reelegirse en el poder, seguida por Bolivia o Ecuador, el club de amigos de Venezuela. Yo tengo la posibilidad de ser un nuevo referente en el continente para que no se llene de gobiernos reeleccionistas".