• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

¿Capriles presidente?, por Ibsen Martínez

Henrique Capriles se dirige a sus seguidores desde la avenida Bolívar / EFE

Henrique Capriles se dirige a sus seguidores desde la avenida Bolívar / EFE

Capriles Radonski ha logrado lo que pareció imposible: poner a Hugo Chávez a la defensiva

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es difícil exagerar la importancia que para la oposición democrática venezolana significa llegar al final de una campaña electoral con muy reales posibilidades de ganar las presidenciales del domingo que viene. La impresionante manifestación de apoyo al candidato opositor que este domingo estremeció a una soleada Caracas subraya el logro mayor de la coalición opositora: haber sabido aislar el extremismo abstencionista que, hace ya siete años, entregó a Chávez el control absoluto de la Asamblea Nacional, allanando así el camino hacia la autocracia que acogota al país caribeño.

Para quien observe de lejos el proceso político venezolano puede resultar desconcertante constatar que el candidato que Chávez insiste en describir como “de la derecha” sea apoyado por todos los partidos venezolanos afiliados a la Internacional Socialista. Lo cierto es que Capriles Radonski no sólo se define a sí mismo como “de centro-izquierda”, sino que su hoja de servicio parece confirmarlo. Los programas sociales que Capriles ha echado a andar en el populoso Estado de Miranda del que es gobernador desde 2008, replican, y en muchos casos refinan, haciéndolas más exitosas e incluyentes, las muy publicitadas “misiones” (programas sociales) del Gobierno chavista.

Hace pocos meses señalábamos en este mismo diario que la candidatura Capriles recoge, para desconcierto del chavismo, la mayoritaria propensión venezolana al centro-izquierda, algo que la discordia y la polarización política, azuzadas por Chávez, parecieron haber sofocado para siempre. Ello se refleja hoy en las encuestas más fiables: a sólo siete días de la elección, Capriles figura ya en “empate técnico” con Chávez. Algunas de ellas ya otorgan al Flaco una ventaja algo más que discreta sobre Chávez.

Sin duda, Capriles Radonski ha resultado un extraordinario candidato que, sorpresivamente, ha logrado romperle el servicio a Chávez, logrando lo que durante casi tres lustros pareció imposible: poner al teniente coronel a la defensiva.

Ciertamente, su juventud, unida a una fulgurante carrera política en la que ha sido exitoso como congresista, alcalde y gobernador estatal, hacen de Capriles un contendiente de cuidado. Pero sería injusto otorgarle todo el crédito de una exitosa campaña a las cualidades personales del joven gobernador estatal. Conviene recordar que Capriles logró hacerse con la candidatura unitaria de oposición luego de ganar en febrero pasado unas elecciones primarias, abiertas a todo el electorado. Lograr poner de acuerdo para ello a varias decenas de partidos y organizaciones de electores que ocupan todo el espectro político, ha sido la obra maestra de una clase dirigente que, luego de ser literalmente borrada del mapa por el vendaval de votos que llevó Chávez a la presidencia hace catorce años, logró deslastrarse de sus elementos más desacreditados y emprendió hace ya varios años una larga y tortuosa marcha hacia la concertación y la candidatura única.

Ello hizo posible el varapalo que en, en las elecciones regionales de 2008, recibió Chávez al perder las gobernaciones más populosas e importantes del país. Fue gracias a la concertación política que, en 2010, y pese a la artera maquinación con que el chavismo modificó los distritos electorales, la oposición obtuvo el 52% de la votación.

Es desde esa plataforma, mayoritariamente democrática y plural, desde donde partió Capriles Radonski hace apenas noventa días en los que ha recorrido más de 230 pueblos venezolanos en una febril campaña basada en el contacto personal que ha logrado neutralizar el desaforado ventajismo del gran televangelista bolivariano hasta el punto de que, a siete días de los comicios, no es disparatado imaginarlo como el nuevo presidente de Venezuela.