• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Capriles: “No les tengo miedo a funcionarios envalentonados”

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

El mandatario regional opinó que las acusaciones contra sus compañeros de PJ son una excusa para ir por él y para acabar con las ayudas económicas en las campañas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Capriles Radonski aseguró que las acusaciones de supuesta corrupción de Diosdado Cabello no pretenden afectar a integrantes de Primero Justicia: “Empezaron también a montar ollas contra personas de mi equipo. Que aquí nadie se confunda, esto no es ni contra Richard Mardo ni contra Tomás Guanipa ni contra Gustavo Marcano: aquí lo que quieren es venir por mí. Aquí nadie nos va a poner de rodillas. El único que nos saca de aquí es el pueblo. Yo no les tengo miedo ni a tribunales ni a funcionarios envalentonados”, expresó.
En la presentación de la memoria y cuenta de la Gobernación de Miranda aseguró que si él o algunos de sus compañeros deben enfrentar la cárcel, lo harán, pero aclaró que ninguno cometió algún delito. “No le tengo miedo a la candela, donde me busquen me van a encontrar. No soy el que se esconde en los momentos difíciles ni se viste de mujer ni se monta en ambulancias”, expresó.
Sobre el caso de Mardo, Capriles recordó que en 2008 y 2009 –fecha de los cheques que mostró Cabello– el diputado aún no ocupaba un cargo público. “¿Cuál es el delito en que alguien le dé un cheque para ir a una comunidad a ayudar a la gente? El ridículo hicieron ayer”, señaló.
Opinó que la verdadera intención de Cabello es evitar que alguien ayude a la oposición en alguna campaña. Recordó que el Gobierno no entrega recursos a los partidos y, en la oposición, no cuentan con los recursos del Estado para hacer campaña “como hace el Gobierno con el dinero de Pdvsa”.
El gobernador de Miranda propuso que los funcionarios de alto rango, incluido él, hagan públicas sus declaraciones del impuesto sobre la renta. Se preguntó cómo algunos funcionarios, con un sueldo de 6.000 bolívares, conducen camionetas de hasta 1 millón, y usan “relojazos” y trajes costosos.

“Yo vivo en el mismo sitio desde hace años. Uso la misma ropa, hecha en Miranda. Mientras unos en esta gobernación tenían 27 carros, yo ando en el mismo desde que llegué. A la política llegan con dos intenciones: a servir o a robar. Si usted quiere hablar de honestidad, debe ser honesto”, expresó.

Capriles aseguró que este Gobierno es el más corrupto de la historia del país. Mencionó que cuando llegó a la gobernación se encontró con unos baños que costaron 400 millones de bolívares.

El gobernador mostró una gorra tricolor y exigió al Gobierno que le quiten el símbolo del golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, porque no es una fecha patria.  Dijo que quien no cree en una Venezuela para todos no puede usar una gorra tricolor. “Aunque, en Carnaval, uno se disfraza de quien quiera”, dijo en tono de broma.

Hasta los interiores

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, le respondió al ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, sobre las críticas que hizo respecto de su viaje a Colombia. Rechazó que afirmara que desatendió el estado y le aclaró que sólo tiene que pedir permiso para salir del país si lo hace por más de cinco días.

Reiteró que se reunió con el ex presiente del Gobierno español, Felipe González, que –aclaró– no tiene nada que ver con la derecha (es del Partido Socialista Obrero Español) ni con paramilitares. Dijo que es una persona “que conoce muy bien la realidad de América Latina” y que incluso se ha reunido con el presidente Hugo Chávez. “Fui a reunirme con un ex presidente, a intercambiar impresiones. Es útil para mí y para mi equipo. Seguiré llevando nuestra voz a toda América”, expresó.

Dijo que militares le contaron la forma en que el ministro Reverol ha ascendido tan rápido: “Eso pasa con los que son muy brillantes o con los que…” e hizo un gesto de halar algo con ambas manos. Le exigió que se dedique a resolver el problema de la inseguridad y deje la politiquería.

El gobernador indicó que, a su regreso, en el aeropuerto de Maiquetía vio cómo personas, que cree eran del Gobierno, pasaban con montones de maletas sin problema y que a él, que sólo llevaba un maletín pequeño, le pidieron que pasara a un cuarto para revisarlo. “Me revisaron hasta la pasta de dientes. Hasta los interiores (hizo seña de que los sacudieron) los agarraron”, dijo.