• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Capriles: El apagón es síntoma de cuánto el Gobierno ha enfermado al país

Henrique Capriles Radonski / AFP

Henrique Capriles Radonski / AFP

“La opinión pública sabe muy bien cuántos hicieron fortuna vendiendo plantas eléctricas con sobreprecios, por ejemplo, y hoy se están dando la gran vida lejos del desastre”, denunció el líder opositor. Igualmente, agregó que el "desgobierno de Nicolás será recordado así: fracaso tras fracaso y guiso tras guiso"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Capriles Radonski, líder de la oposición, indicó en su página web en su columna semanal que  “el apagón no es sino uno más de los síntomas que dejan claro cuánto han enfermado al país”.

Resaltó que “la opinión pública sabe muy bien cuántos hicieron fortuna vendiendo plantas eléctricas con sobreprecios, por ejemplo, y hoy se están dando la gran vida lejos del desastre”.

Manifestó que el apagón nacional del pasado martes  demostró “una vez más: no están preparados para gobernar, están incapacitados para los cargos que ocupan”, acotó.

Lea la columna completa

En Miraflores están tan acostumbrados a evadir sus responsabilidades y a hacerse los locos con los problemas del pueblo que el pasado martes, apenas unos minutos después del apagón que dejó sin servicio eléctrico a las familias de catorce estados de nuestro país, ya Nicolás estaba buscando a quién echarle la culpa en lugar de ponerse a trabajar en las soluciones.

Lo demostraron una vez más: no están preparados para gobernar, están incapacitados para los cargos que ocupan y muchos de los que se mantienen allí enchufados están más pendientes de tapar las sinvergüenzuras de sus compinches en lugar de trabajar por Venezuela.

Desde hace rato el país se les fue de las manos. Y aunque lo primero que hacen es correr para ver con cuál cuento nuevo tapan las embarradas que van dejando a su paso, a la gente no se le olvida la crisis en la que nos metieron esta manada de ineficaces, con su politiquería y su desgobierno.

El apagón no es sino uno más de los síntomas que dejan claro cuánto han enfermado al país.

La opinión pública sabe muy bien cuántos hicieron fortuna vendiendo plantas eléctricas con sobreprecios, por ejemplo, y hoy se están dando la gran vida lejos del desastre y con la complicidad de los políticos del partido de gobierno. También es bien sabido que son varias las demandas y averiguaciones que están en tribunales internacionales, relacionadas con el despilfarro del dinero público y la cantidad de trabajos de mantenimiento y construcción que no se llevaron a cabo porque un grupito se robó esa plata.

El desgobierno de Nicolás será recordado así: fracaso tras fracaso y guiso tras guiso.

Lamentablemente, todo nuestro pueblo sufre las consecuencias de la incapacidad gubernamental de esta gente. Sin importar a cuál partido pertenece alguien ni por quién votó en unas elecciones, cuando las desgracias empiezan a incidir en la vida de los venezolanos no hay salvación debajo de ninguna franela roja. Porque un gobierno de bandidos siempre es eso: una desgracia.

Y ahí es donde entran los perros de la politiquería a aprovecharse y a intentar desmoralizar. ¡Pero que busquen en las filas de su partido! Que se desmoralicen los culpables del desastre, porque quienes queremos progresar con el país estamos, más bien, estimulados por el deseo de que estas cosas no vuelvan a suceder jamás.

Como líder nacional de un equipo de trabajo comprometido con el país, debo decir que nosotros sabemos que eso es posible. Tanto los apagones como la inseguridad, el desempleo, el deterioro del sistema público de salud, la crisis en la educación, la inflación y el alto costo de la vida sí tienen solución.

Pero ya Nicolás y su combo han demostrado que ellos lo único que saben hacer es equivocarse.

Es evidente que desangraron a Corpoelec, así como también desangraron a nuestras empresas básicas y a cuanto proyecto les ha caído en las manos. Y durante más de catorce años hemos visto cómo se desaparece el dinero que podría darnos a los venezolanos el país que merecemos, sin apagones y con las inversiones en mantenimiento que son necesarias para resolver la crisis.

Por primera vez en muchos años el problema económico superó al de la inseguridad, que sigue teniendo cifras alarmantes. No es que la inseguridad se resolvió, sino que lo que han hecho con la economía es tan grave que ha dejado atrás a la cantidad de muertos que tenemos que enterrar en el país por culpa de la violencia descontrolada.

Un gobierno hambreador e incapaz de defender nuestra vida, que además ha puesto a la familia venezolana a pasar más trabajo que nunca, no merece seguir llenándose la boca con la palabra Pueblo. ¿Cómo se atreven a pedirle a sus militantes que den la vida por un proceso que es incapaz de defenderlos a ellos?

Nuestro país merece cambiar y ese cambio depende de todos. Pero hay muchos venezolanos chantajeados políticamente, secuestrados por los poderosos y el miedo. Porque a este gobierno sus militantes ya no lo respetan: o están resignados o le tienen miedo.

Nosotros estamos empeñados en devolverle a los venezolanos la esperanza convertida en una verdad y yo sí pongo la vida en esa tarea. Sin excusas y para todos por igual. Ninguna de las personas que tiene la camisa roja está obligada a resignarse ni a conformarse. ¡Vamos a despertarlos!

Yo les aseguro que se va a terminar la tristeza de ver a madres y padres mortificados por la economía y por la inseguridad, muchachos que creen que aquí sus sueños no se pueden cumplir, vecinos resignados y con miedo. ¡En Venezuela ya nadie tiene que resignarse ni tener miedo, sino empezar a levantarnos y a hacer lo que mejor sabemos hacer!

Y quien no lo esté haciendo todavía, debe empezar ya. Mientras leemos esto, vamos a ir pensando quién es el vecino que está desanimado para ir a ayudarlo a levantarse, quién es el familiar con la franela roja al que vamos a invitar a sumarse a nuestra lucha para que logre las cosas que quiere,

Ha llegado la hora de cambiar y de devolverle la esperanza al que la haya perdido, al que se la hayan robado, al que se la tengan secuestrada. Pero eso no podemos hacerlo sólo los líderes: esto no es una campaña política y electorera: les estoy hablando del futuro de Venezuela y eso nos incluye a todos.

¡Sigamos adelante sin miedo! Que Dios bendiga a Venezuela.