• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Capriles: Siéntanse orgullosos, aquí se abrió un camino y está allí

Henrique Capriles ofrece una rueda de prensa, luego del primer boletín / Comando Venezuela

Henrique Capriles ofrece una rueda de prensa, luego del primer boletín / Comando Venezuela

El candidato de la MUD dijo: "Soy un demócrata a carta cabal, que todo lo ha logrado con los votos. Nunca voy a jugar con la esperanza del pueblo"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con una campaña admirable a cuestas, aplomado y evidentemente cansado, Henrique Capriles Radonski fue directo a los 6.150.544 venezolanos que votaron ayer por él: "No se sientan derrotados, siéntanse orgullosos. El caminó se construyó. Hemos sembrado muchas semillas por toda nuestra Venezuela. Y de esas semillas van a nacer muchos árboles, que darán buenos frutos".

Ante un auditorio pleno de los miembros del Comando Venezuela y personalidades que lo apoyaron, "el flaco" ofreció un discurso en el que aceptó la victoria del presidente Hugo Chávez y en el que, a la vez, insistió en su visión política para el país: la noción de un futuro mejor y de que él no fue el protagonista del día, sino sus seguidores.

Reiteró que para saber ganar hay que saber perder, y que siempre considerará sagrado lo que el pueblo decida. "Hoy no obtuvimos la Presidencia de la República, pero sí el compromiso y el amor de más de 6 millones de venezolanos. No los voy a dejar solos, ni a los que hoy me apoyaron ni a los que apoyaron la otra opción", dijo, abrigado con una chaqueta tricolor. Agregó: "Este país no se iba acabar el día de hoy".

El público aplaudió sus palabras y muchos de los presentes lloraron durante su discurso. Su mensaje apuntó a agradecer y elevar la moral de quienes durante la jornada estuvieron seguros de un triunfo basado en exit polls que daban un final cerrado.

Aludiendo a la posibilidad de no aceptar la derrota, aseguró que revisó los números y jamás pensó en tomar una actitud irresponsable. "Soy un demócrata a carta cabal, que todo lo ha logrado con los votos. Nunca voy a jugar con la esperanza del pueblo. Lo que el pueblo diga, para mí es sagrado. Dejé el alma y me siento orgulloso de lo que construí y voy a seguir trabajando por Venezuela", dijo.

Agradeció a todos los testigos del Comando Venezuela que trabajaron en las elecciones en cada rincón del país y a los funcionarios del Plan República. Aprovechó también para dirigirse al campo vencedor y a su líder. "Le quiero decir que ojalá lea con grandeza la expresión del pueblo.

Hay un país con dos visiones.

Ser un buen Presidente significa trabajar por la unión de los venezolanos". Agregó que espera que el proyecto que lleva 14 años de gobierno "asuma y entienda que casi la mitad del país no está de acuerdo con su opción".

Al hablar sobre su futuro político inmediato, afirmó que seguirá sirviendo a los venezolanos "no importa donde esté". "Tengo 40 años de edad y formo parte de un nuevo liderazgo". Aunque no aclaró si se mantendrá como el principal líder de la oposición, Capriles dijo que a pesar de que no le gusta decretar cosas tiene la certeza de que se ganó la confianza de millones de venezolanos. "El tiempo de Dios es perfecto", expresó.

Dijo que mientras exista vida, se mantendrá la esperanza. "Que nuestro pueblo no se sienta perdedor. Esos 6 millones no están solos", agregó.

En menos de 15 minutos, Capriles cerró una página en la historia electoral venezolana.

Respondió varias preguntas a los medios, aunque al principio dijo que lo haría en otra oportunidad. Cuando finalizó, sus padres subieron a la tarima y lo abrazaron, luego lo hicieron decenas de dirigentes políticos, entre aplausos. Le tomó casi lo mismo que duró su discurso abandonar el auditorio.

Todos querían abrazarlo. Antes de salir, levantó la mano para despedirse. Tenía los ojos rojos.