• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Capriles y Chávez, dos modelos de economía para un país con grandes retos

Candidatos de la presidencia de Venezuela / BBC

Candidatos de la presidencia de Venezuela / BBC

Los venezolanos han visto en los últimos años un incremento de los ingresos de las clases más bajas y desfavorecidas con un amplio abanico de subsidios a personas en situación de vulnerabilidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente venezolano, Hugo Chávez, y el candidato de la alianza opositora, Henrique Capriles, presentan dos modelos económicos distintos para afrontar las asignaturas pendientes de un país que crece al 5 %, pero arrastra problemas de productividad y una dependencia completa del petróleo.

Los venezolanos han visto en los últimos años un incremento de los ingresos de las clases más bajas y desfavorecidas con un amplio abanico de subsidios a personas en situación de vulnerabilidad, al tiempo que se disparaban los precios en los anaqueles de los supermercados en porcentajes que hoy se sitúan alrededor del 20 % anual y que no evitan la escasez de productos.

El modelo económico impulsado por el gobierno de Chávez, en el poder desde 1999, ha estado marcado por la bonanza petrolera que ha financiado sus programas sociales, y también por las expropiaciones, las nacionalizaciones, la regulación de precios y el control de cambios que ha que ha convertido su relación con el sector privado en una polémica continua.

El Gobierno se ha servido de los fuertes ingresos por el petróleo -que pasó de 16 dólares por barril en 1999, a 105,3 dólares este año- para financiar un gasto siempre creciente.

Capriles ha anunciado que en su Gobierno se acabarán las expropiaciones y nacionalizaciones, que respetará la propiedad privada e invitará a la inversión internacional, a lo que su rival ha replicado que el líder opositor tiene un programa oculto de corte neoliberal.

"Sea quien sea el Gobierno va a encontrar una situación compleja", dijo a Efe el economista y profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) José Manuel Puente quien señala que hay "grandes desequilibrios" en la economía venezolana que supondrán retos para el vencedor en los comicios.

Puente explica que Venezuela tiene una política económica "inconsistente, particularmente fiscal y cambiaria", además de estar "hiper-regulada" con controles de precio, de cambio y de tasas de interés, además del impacto negativo sobre la inversión que implican las "sistemáticas" expropiaciones y nacionalizaciones.

"Al menos en esas tres grandes áreas hay que actuar", dijo.

El Estado venezolano ha implementado un estricto control cambiario desde 2003, que limita el acceso a divisas y mantiene el dólar en el equivalente a 4,30 bolívares, precio que en el ilegal mercado paralelo es de más del doble.

Asimismo, el Gobierno de Chávez ha impulsado un control del precio de varios productos de consumo masivo y una nueva Ley del Trabajo que los empleadores aseguran que "no contribuye" al desarrollo del país y que busca "acabar con el modo de producción capitalista".

A mediados de julio la principal patronal de Venezuela, Fedecámaras, emitió un informe en el que indica que en los últimos diez años del Gobierno de Chávez, se perdieron 170.000 empresas de las 617.000 existentes y que en ese período fueron expropiadas otras 2.300.

Para la economista Alicia Sepúlveda, del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico de Venezuela, en caso de que el presidente resulte reelegido tendrá un problema con el mercado cambiario donde "existen grandes distorsiones" pues no todos los mercados pueden acceder a este sistema de entrega de divisas.

De ganar la oposición, dice Sepúlveda, debe haber un ajuste cambiario de manera gradual que lleve a un solo tipo de cambio de moneda que después dé paso a un desmontaje del control de cambio.

El exministro de Industrias y exdirector de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) Víctor Álvarez dijo a Efe que la entrada del país al Mercosur plantea "desafíos" que hay que considerar como la "sobrevaluación del tipo de cambio" que actualmente estimula más la importación que la producción.

Asimismo, Álvarez señala que se debe invertir en el talento humano y fortalecimiento de las capacidades tecnológicas para que Venezuela deje de ser un exportador de productos primarios e importador de manufacturas.

De ser elegido, Capriles anunció cambios en la política exterior venezolana y prometió que su país regresará a la Comunidad Andina (CAN) porque es un "estado natural de integración" que puede servir de puente para establecer negocios con Mercosur y dejar de ser netamente importador para pasar a ser también exportador.