• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Candidatos del PSUV muestran reparto de cuotas de poder

Los gobernadores de Carabobo y Aragua acompañaron a los candidatos de la región central | Foto Cortesía PSUV

Los gobernadores de Carabobo y Aragua acompañaron a los candidatos de la región central | Foto Cortesía PSUV

Miraflores lleva aspirantes para todos los gustos: primeras damas, ministros, militares, artistas y deportistas. El objetivo es garantizar lealtad y sumar votos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Relacionadas

En el plan para mantener el control del Poder Legislativo el oficialismo no solo inhabilita a opositores e intenta dividir a la MUD con ayuda del TSJ y la Contraloría General, sino que también concibió una maqueta de candidatos variopinta: 5 primeras damas, 17 ministros y viceministros, 4 militares, 6 cantantes y 2 deportistas, sin contar a funcionarios medios de alcaldías y gobernaciones. Los objetivos son claros: captar el voto masivo de jóvenes y sentar en las curules a “dirigentes leales”, porque el principal temor de Miraflores es el salto de talanquera en el período próximo.

En efecto, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, anunció que los candidatos de su partido firmarán en los próximos días un “acta de compromiso con la revolución”. El documento constituye una “renuncia anticipada” que sería utilizada en caso de desliz político.

“Debemos tener diputados leales al pueblo y solo los diputados del chavismo son garantía de la continuidad del socialismo y del apoyo a nuestro presidente”, opinó Tareck el Aissami, gobernador de Aragua.

Reacomodo y cuotas

Los candidatos oficialistas –los elegidos en primarias para los circuitos y los de lista seleccionados por la cúpula– muestran el último reacomodo de las fuerzas que luchan por mantener el poder e impedir la “infidelidad política”.

El politólogo Nicmer Evans y el presidente de la encuestadora Delphos, Félix Seijas hijo, coinciden en observar el reparto de espacios entre los grupos del PSUV.

“Los candidatos responden a cuotas de factores de poder que se consolidaron tras la muerte de Hugo Chávez. Antes los poderosos eran Rafael Ramírez, Elías Jaua, Jorge Arreaza y Diosdado Cabello. Ahora surgen otras fuerzas: El Aissami, por ejemplo, lleva candidatos al Parlamento; Jaua recupera control y Cabello pasa a ser actor principal. Maduro lanza a Cilia Flores en Cojedes para aumentar su cuota”, afirmó Evans.

El disidente del PSUV observa cómo el chavismo es desplazado por “el madurismo”, que busca controlar el Poder Legislativo. “Cuando Chávez murió, Roque Valero dijo ‘¡soy madurista!’, lo que abrió las puertas a quienes se perfilan como seguidores del presidente. Maduro se mueve y consigue como aliado a Ricardo Sánchez, que era suplente de María Corina Machado, y el partido Alianza para el Cambio termina dentro del Polo sin que el tema haya sido debatido en la alianza”, advierte Evans.

A su juicio, la ruptura del chavismo es evidente porque Chávez abría las puertas a la disidencia oficialista en lugar de sacarla del juego, pero no traía a opositores radicales como Sánchez. “Chávez perdonó a Arias Cárdenas por ser su compañero de armas y a Didalco Bolívar porque no buscó cargos. Maduro, en cambio, buscó a William Ojeda y le dio un puesto, y a Sánchez lo usa para irritar a la oposición”, dijo el analista político.

Ruido y caras nuevas

Seijas sostiene que Maduro buscó nombres relevantes de varios sectores para concretar su objetivo principal: ganar más curules y sacar más votos. “Roque Valero crea ruido y despierta interés electoral. El medallista olímpico Rubén Limardo moverá a los jóvenes, aunque no entra en la categoría de incondicionales como Cilia Flores y los ministros”, dijo.

Considera que, a diferencia de 2013, esta vez Maduro necesitará “muchos dakazos” para asegurar una victoria. En esa estrategia se inscriben la inhabilitación de candidatos de la MUD y la intervención de partidos como Copei y MIN-Unidad. “Con el caso de María Corina Machado el gobierno desató la percepción de que en la oposición no hay unidad”, indicó el encuestador.

Hinterlaces también ofreció una lectura sobre el perfil de los candidatos del Gran Polo Patriótico en su reporte semanal más reciente: “El chavismo apuesta por caras conocidas, relevantes e influyentes. Es una apuesta por la continuidad (sector con presencia en la AN) y el mejoramiento de las políticas y discursos (caras nuevas y con valoración positiva), además de la sumatoria de liderazgos regionales, desde las bases y de otros grupos políticos aliados al PSUV”.

Pacto PSUV-MUD. Antes de lograr la “alianza patriótica perfecta” el PSUV maniobró para liquidar la disidencia interna, señalan analistas. Por ejemplo, el CNE impidió la legalización de Marea Socialista, Proyecto Dignidad y Unión del Poder Popular; mientras el TSJ quitó Vanguardia Bicentenaria Republicana y el MEP a sus dirigentes fundadores.

Nicmer Evans denunció: “Las maniobras contra Marea y otros partidos muestran la visión antidemocrática del gobierno y de la oposición. Hay un pacto PSUV-MUD para liquidar cualquier alternativa que rompa la polarización. Primero el pacto fue económico; ahora tiene un matiz electoral, pero es el preludio del pacto de conciliación que suscribirán luego del 6-D. Maduro no descartaría un gobierno de conciliación con la oposición para mantenerse, lo que contraviene la vía de Chávez”.

El otro ardid del PSUV, indicó Evans, fue haber ignorado al Gran Polo Patriótico en la construcción de la maqueta electoral: “La llamada ‘alianza perfecta’ decretó la desaparición del Polo como referente para dirigir el proceso de forma colectiva. Maduro decretó la extinción de los partidos que ahora son sucursales del PSUV”.

Los mejores

Néstor León Heredia (PSUV) y Yul Jabour (PCV) aspiran a la reelección. El primero fue escogido en primarias en Yaracuy y el segundo es cabeza de lista en ese estado, aunque actualmente representa a Cojedes.

Ambos destacan que en el PSUV están “más unidos que nunca” y que la línea del partido es buscar votos en todos los sectores.

Incluso niegan que determinados candidatos hayan entrado en la maqueta para garantizarles fuero parlamentario, como el caso del ex director de la DIM Hugo Carvajal, investigado por Estados Unidos.

“De ninguna manera. Se escogieron los mejores candidatos en primarias y en consenso. Yo no voy al Parlamento por ser pariente del gobernador, sino por mi trabajo político. Si tuviera privilegios hubiera ido por lista y no me hubiera medido en primarias. Fui el más votado”, dijo León Heredia.

Consulte: Lista de aspirantes del PSUV que muestra reparto de poder