• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Califican al gobierno de autoritario y violador de derechos humanos

Líderes exigen la liberación inmediata de Leopoldo López | Foto El Nacional

Líderes exigen la liberación inmediata de Leopoldo López | Foto El Nacional

Siete ex presidentes latinoamericanos aseveraron que sin observación internacional el 6-D será difícil garantizar que el resultado electoral exprese la voluntad popular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como gobierno “autoritario, populista, y violador de los derechos humanos” calificaron en una declaración conjunta siete ex presidentes latinoamericanos al régimen de Nicolás Maduro, razón por la que consideran fundamental que en las parlamentarias del 6 de diciembre haya una observación electoral calificada.

En una reunión del Club de Madrid en la capital de España, Jorge Quiroga, ex mandatario de Bolivia, dijo que es un contrasentido que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas incluya a Venezuela entre sus miembros, pues el gobierno “persigue a la oposición, criminaliza a la disidencia y no respeta la libertad de expresión”.

El ex presidente de Perú Alejandro Toledo coincidió con Quiroga: “No puede un gobierno autoritario y populista ser miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”.

Además de Quiroga y Toledo, la declaración sobre Venezuela fue apoyada por los ex mandatarios Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla (Costa Rica), Ricardo Lagos (Chile), Felipe Calderón (México) y Luis Alberto Lacalle (Uruguay).

Los dirigentes aclararon que no es injerencia levantar la voz contra las violaciones de los derechos humanos. “Los derechos humanos son universales y no tienen nacionalidad. Pedir que estos derechos se respeten en Venezuela no es intervenir en sus asuntos”, dijo Toledo.

Ricardo Lagos lo secundó: “Donde se violan los derechos humanos es una obligación de los demócratas levantar la voz”.

López. Entre los abusos del régimen de Maduro, los dirigentes destacaron el “juicio amañado” contra Leopoldo López, como se evidenció tras las confesiones de Franklin Nieves, fiscal del Ministerio Público que acusó al dirigente opositor.

Los ex mandatarios exigieron la libertad del dirigente político y lamentaron el silencio de los presidentes latinoamericanos ante su situación.

Felipe Calderón pidió que se rompa el silencio ante las declaraciones del fiscal Nieves, y afirmó: “La petición es clara y unánime, liberen a Leopoldo López y a todos los demás venezolanos presos”.

Andrés Pastrana afirmó que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, como el resto de los jefes de Estado de Latinoamérica, ha sido cómplice de ese silencio y aseveró que no hay una sola voz que se haya levantado contra el régimen de Nicolás Maduro: “¿Qué estarán pensando hoy los presidentes de América Latina cuando el fiscal ha dicho que este es un juicio falso?”.

En la reunión del Club de Madrid, en la que se discutieron maneras de prevenir y enfrentar el extremismo violento, estuvo presente Leopoldo López Gil, padre de López, quien agradeció el apoyo a su hijo y confió en que la presión internacional al gobierno podrá conseguir la libertad del dirigente.

Insistió en que los derechos humanos no tienen nacionalidad y calificó de burla que Venezuela esté sentada en el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

López Gil denunció la persecución política en Venezuela, donde aseveró que hay más de 80 presos políticos y 3.000 personas con medidas sustitutivas de libertad solo por pensar distinto, “que no pueden participar en política”.

Observación. Los ex presidentes pidieron que las parlamentarias cuenten con observación internacional calificada, y exigieron que se admita al jurista y ex ministro brasileño Nelson Jobim, que supuestamente iba a presidir el grupo de observadores de Unasur, pero luego fue rechazado por Venezuela.

Laura Chinchilla señaló: “Si no existen esas garantías de una fiscalización objetiva, independiente para poder monitorear lo que va a acontecer, es muy difícil generar unas condiciones que permitan considerar estas elecciones como unas elecciones que vayan a arrojar un resultado que exprese con fidelidad la voluntad popular del pueblo de Venezuela”.

Toledo propuso que ex presidentes latinoamericanos visiten Venezuela para los comicios: “Quisiera proponer que 20 o 30 ex presidentes de América Latina pudiésemos ir 2 semanas antes de las elecciones para constatar la calidad de la democracia en Venezuela”.

MHO asevera que con observación se evitará fraude
El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, aseveró que si el gobierno no acepta la observación internacional calificada en las parlamentarias del 6 de diciembre, se darán todas las condiciones para que esas elecciones sean fraudulentas.

Otero participó junto con ex presidentes y personalidades de varios países en la reunión del Club de Madrid en la capital de España, donde aseveró que Venezuela vive una dictadura y agradeció el esfuerzo de los ex mandatarios por la restitución de la democracia en el país: “Muchos creen que la opinión pública mundial no afecta a las dictaduras, pero sí las afecta, y el trabajo que ha hecho el Club de Madrid es un trabajo fundamental”.

Afirmó que “los líderes mundiales están al tanto de que en Venezuela hay más de 70 presos políticos y de que la sentencia contra Leopoldo López se montó con pruebas falsas”.

El presidente editor de El Nacional también denunció los ataques contra la prensa libre por el gobierno de Nicolás Maduro. “Hice una descripción de lo que ocurre: expliqué que en Venezuela 40% del territorio solo tiene acceso a medios oficiales, el resto  se encuentra con medios censurados. Expliqué que no renovar las concesiones es un mecanismo de extorsión del régimen, así como la compra de periódicos, o la discriminación para la venta de papel, pues los pocos periódicos libres que quedan tienen problemas graves de falta del insumo. Mencioné la detención de tuiteros, los casos de periodistas que han huido. Todo impresionó mucho”, señaló.

En la reunión del Club de Madrid sobre las maneras de prevenir y enfrentar el extremismo violento participaron personalidades como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el rey Felipe VI de España.