• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Califican decisión del CNE de triunfo de la presión nacional e internacional

Venezolanos ejercieron su derecho al voto / Henry Delgado

Venezolanos ejercieron su derecho al voto / Henry Delgado

Advierten que la auditoría debió ser anunciada antes. Políticos y especialistas atribuyeron la medida a los cacerolazos y a las declaraciones dadas por otros presidentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La decisión del Consejo Nacional Electoral de auditar el 46% restante de las cajas contentivas de las papeletas de votación –pues se supone que el otro 54% fue sometido a verificación ciudadana al concluir la elección– es un logro obtenido a punta de cacerolazos, marchas pacíficas a las oficinas regionales del CNE y hasta de las declaraciones que sobre la situación venezolana dieron los presidentes de otros países esta semana.

En ello coinciden el ex rector del extinto Consejo Supremo Electoral Jorge Dugarte, el politólogo José Vicente Carrasquero y los dirigentes políticos Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia, y Roberto Enríquez, presidente de Copei.

“Ante la negativa inicial y todas las declaraciones que habían dado distintos personeros del Estado, la presión nacional e internacional que surtió efecto, tuvieron que responder a las críticas que estaban viniendo de todos lados. Resulta muy claro: quien no la debe no la teme y si no están escondiendo nada, no hay por qué tener miedo a volver a contar”, aseveró Carrasquero.

Varias fueron las autoridades que organizaron ruedas de prensa para criticar y criminalizar los llamados a contar las papeletas. Incluso el miércoles la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estella Morales, aseguró que era imposible hacer el recuento.

El presidente de Copei considera que la decisión del ente electoral demuestra el error en el que incurrió la mayoría de los rectores. “El CNE pudo haber tomado esta decisión el lunes pasado, pero prefirió ponerse de espaldas a lo que era prácticamente un acuerdo público entre los candidatos”, dijo a propósito de que el propio Nicolás Maduro –hoy presidente constitucional de la República– había dicho que contaran los votos.

“Esto pone en evidencia quiénes son los responsables de la innecesaria crisis que ha vivido el país esta semana”, acotó. Según la fiscal Luisa Ortega Díaz las manifestaciones dejaron siete muertos.

Los cacerolazos, el liderazgo de Henrique Capriles y la presión internacional fueron vitales, en opinión de Borges. “El mundo entero empezó a formar un coro pidiendo el recuento: Rafael Correa (presidente de Ecuador, Estados Unidos, la Unión Europea y la OEA”, dijo.

La juramentación. La decisión del CNE –luego de una reunión de 10 horas– fue tomada la noche anterior a la juramentación de Maduro.
“Vamos a no echarle a perder la juramentación a Maduro”, dijo Carrasquero sobre lo que en su opinión habría sido el parecer del CNE para anunciar la auditoría.

Borges afirmó que poco importa si esa fue la intención del CNE. “Un presidente que tiene que ir a la Unasur para explicar que ganó, que tiene que proclamarse corriendo, que tiene sombra de duda sobre su triunfo es un presidente cuya juramentación ya está empañada”, advirtió.

Enríquez indicó que lo que hace la decisión del CNE es reorientar la lucha. “La protesta se va a convertir en una vigilia, pues todo el país tendrá los ojos puestos en el resultado de la auditoría”.

¿Suficiente? En lo que no coincidieron los entrevistados es en si la auditoría será suficiente para dar garantía de los resultados.

Los dos políticos tienen confianza en que sí, el politólogo piensa que debe auditarse todo el sistema, no sólo la coincidencia entre los cuadernos, las papeletas y las actas de escrutinio; mientras que el ex rector expresó sus dudas.

“Además de la auditoría que ya anunció el CNE serían necesarias dos más: revisar los registros de transmisión de todas las máquinas y verificar que no haya firmas ni huellas planas en los cuadernos”, explicó.