• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Califican de "aberración jurídica" el juicio a Leopoldo López

El político chileno advirtió que la jueza Barreiros no podrá ignorar al Grupo contra la Tortura | Foto: Manuel Sardá/El Nacional

El político chileno advirtió que la jueza Barreiros no podrá ignorar al Grupo contra la Tortura | Foto: Manuel Sardá/El Nacional

El jurista José Antonio Viera-Gallo, eviado por la Internacional Socialista, criticó la decisión de la jueza Susana Barreiros, encargada del caso del dirigente político. "La recomendación de las Naciones Unidas tiene un enorme peso moral y político. [Barreiros], más que justificar porque tomó esa decisión, se limita a señalar que la recomendación del Grupo de Detenciones Arbitrarias no es obligatoria. Lo importante hubiera sido que argumentara por qué rechaza la recomendación", expresó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El político y jurista chileno José Antonio Viera-Gallo, secretario de la Misión de la Internacional Socialista (IS), calificó de arbitraria la detención del dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López

A su juicio, la acusación contra López carece de fundamento."Por [lo] tanto, la detención es arbitraria como dice Naciones Unidas. A eso se suma el hecho de que no pudimos verlo este fin de semana y algunos de sus familiares tampoco han podido verlo, como su esposa desde hace un tiempo, por motivos que no tienen explicación razonable", expresó Viera-Gallo.

Recordó que la Internacional Socialista emitió una declaración que señala que "no hay ningún motivo jurídico para la acusación que se formula a Leopoldo López, porque señalar que en un discurso podría haber una incitación implícita a actos de violencia por una manifestación pública, a la cual se tiene derecho hacerla por garantías constitucionales y del derecho internacional, es una aberración jurídica".

Viera-Gallo relató lo sucedido el segundo fin de semana de noviembre, cuando las autoridades carcelarias impidieron el acceso al recinto bajo el pretexto de que López se encontraba afectado por una medida disciplinaria que le impedía recibir visitas. López, (Daniel) Ceballos, (Enzo) Scarano y (Salvatore) Lucchese mostraron un letrero entre los barrotes de sus celdas.

"Fue una sorpresa para muchos, especialmente para mí, que no pudiéramos ver a Leopoldo López que era el motivo de nuestra misión de la Internacional Socialista, cualquier detenido o condenado tiene derecho a ser visitado. En la argumentación [se señaló que] había una sanción, no se nos explicó muy bien el motivo y a pesar de que hicimos ver nuestro derecho no se nos permitió y, cuando él y algunos otros presos empezaron a comunicarse a gritos con sus familiares por las ventanas de las celdas, entonces, colocaron la sirena alta y un ruido para impedir la comunicación. Fue una situación bastante desagradable y chocante", lamentó.

En opinión del jurista, esta situación es típica de los periodos de dictadura. "Situaciones como estas existen y a veces muchísimo peor. Pero en periodos de normalidad institucional no debieran darse (...) Yo creo que lo más normal del mundo es que uno pueda visitar a los presos", refirió.

Viera-Gallo aseguró que en Venezuela existe una "violación flagrante de los Derechos Humanos de los presos políticos".

"Lo que nosotros pudimos comprobar ayer es la violación de los derechos humanos de un líder político dentro de un país que conserva su Constitución, con un gobierno electo y por tanto con características muy distintas a una dictadura. Sí es cierto que el caso de Leopoldo López, de los dos alcaldes y de otros muchachos y estudiantes hay una detención arbitraria como lo ha dicho claramente las Naciones Unidas".

En relación con el falló que emitió la jueza 18 de Juicio, Susana Barreiros, quien rechazó el pasado jueves la resolución de la ONU sobre el caso de López, manifestó: "Hay que señalar que la recomendación del Grupo de las Naciones Unidas tiene un enorme peso moral y político. Lo razonable hubiese sido que la magistrada hubiera revisado la situación a la luz de lo que está señalando las Naciones Unidas. Ella más que justificar porque tomó esa decisión, se limita a señalar que la recomendación del Grupo de Detenciones Arbitrarias no es obligatoria. Lo importante sería si hubiera argumentado por qué ella rechaza esa recomendación. Ahora, va a haber una apelación, esperemos que la Corte de Apelaciones pueda tomar una decisión diferente".