• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Los surafricanos han debido prestarnos a Mandela”

Rafael Cadenas, poeta y ensayista / Ernesto Morgado

Rafael Cadenas, poeta y ensayista / Ernesto Morgado

Rafael Cadenas, poeta y ensayista respondió el Ping Pong de El Nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Es hoy Venezuela un poema o una oda?

—Una oda se presta más para la poesía épica, pues los que se autotitulan revolucionarios creen que es esa la que le corresponde al combate que llevan a cabo.

—¿Un título?

—Anacronismo, adoctrinamiento a la fuerza, poder ya ilimitado que torna innecesario el que busca hoy el régimen.

—¿El prólogo?

—Tendría que explicar que solo hay presente y en cualquier momento del futuro siempre será presente.

—¿Un pasaje acorde con la situación?

—“Este país que no termina de enterrar a Gómez”. Verso de Eugenio Montejo que resume bastante la tragedia venezolana.

—¿Cómo sobrevive un poeta en este país?

—Algunos en cargos del gobierno, otros como profesores activos o jubilados, otros en periódicos como columnistas. Otros con alguna beca o pensión o con cualquier trabajo honesto.

—¿A qué le saben los premios?

—A sobrevivencia. En mi caso el de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara fue una gran ayuda que le agradezco a México.

—¿Fue romántico el lenguaje nacional?

—Tal vez hasta la primera década del siglo XX.

—¿Luego?

—Sobre todo desde el poder se ha vuelto repetitivo, insultante, irresponsable. Eso de llamar fascista a la oposición lo pone de manifiesto.

—¿El hambre estimula la musa?

—No, solo impulsa a buscar trabajo o a exigir al gobierno el derecho al seguro que tiene el desempleado.

—¿Su musa predilecta?

—Ella no me visita.

—¿Qué la cercena?

—El poco trabajo.

—¿El poeta de la revolución?

—Gustavo Pereira.

—¿De la oposición?

—No le haría un favor si lo nombrara.

—¿Un poema para el proceso?

—“Estoy con los revolucionarios hasta que llegan al poder” (Verso del poeta sueco Artur Lundkvist).

—¿Otro para la MUD?

—“Los revolucionarios quieren construir un paraíso y crean un infierno” (En Hiperión de Hölberlin).

—¿El presidente amigo de los bardos?

—Hubiera sido Rómulo Gallegos, pero los militares golpistas no le dieron tiempo.

—¿El sistema aliado: capitalismo o socialismo?

—Ninguno de los dos, pero el capitalismo no se mete con la poesía.

—¿Sigue siendo comunista?

—Hace más de cuarenta años me quité de todos los credos, salvo uno: la democracia, porque a pesar de sus fallas significa libertad, respeta la Constitución que garantiza los derechos del individuo y es mejorable.

—¿Coincide su lenguaje mágico y depurado con el surrealismo de esta Venezuela?

—Aquí no hay surrealismo, sino una seudo realidad basada en la propaganda.

—¿Es un país de cuento?

—Un cuento sin fin, narrado con un lenguaje oficial muy grandilocuente que ya no se ve en un país civilizado.

—¿El cuento que ya nadie cree?

—La lucha del gobierno contra la corrupción.

—¿El cuento chino?

—La autonomía de los poderes públicos.

—¿Sería traductor de los discursos presidenciales?

—Los idiomas que conozco no dan para tanto.

—¿Quién necesita un traductor?

—El funcionario que se enreda en busca de justificaciones.

—¿Llora por el país?

—No; sin embargo, me preocupa un país dividido por el empeño en implantar el llamado socialismo. Y esa división es antibolivariana. Se puede luchar sin odio. Los surafricanos han debido prestarnos a Mandela.

—¿Es un ensayo el socialismo del siglo XXI?

—Se sabe que el de tipo marxista no ha funcionado en ninguna parte, estamos viendo aquí desde hace ya muchos años su incompetencia para resolver los problemas que más afectan a los venezolanos.

—¿El colmo de un poeta?

—Creerse poeta.

—¿Un poeta revolucionario?

—¿De dónde?

—¿Cambiaría la poesía la musa de los políticos?

—Es posible que influya en aquellos que la frecuenten.

—¿Y ser un refugio para el ciudadano?

—Sí, aunque no solo ella, también la narrativa, el teatro, las artes.

—¿Una obra para drenar la situación?

—La Divina Comedia.

—¿La poesía ideológica?

—Cada poeta tiene una concepción del mundo que no relaciono con la ideología.

—¿Su referencia?

—Walt Whitman, porque es un cosmos, amplió el lenguaje de la poesía y creó el verso libre.

—¿Imagina una ley resorte para la poesía?

—Se trata de una ley represiva y por tanto reñida con la poesía.

—¿Se autocensura un bardo?

—En cada uno hay un crítico de lo que hace, no un censor.

—¿Mantiene vigencia su poema La derrota (1963)?

—Se ha hablado tanto de él que ya no tengo nada que decir. 

—¿Se exiliaría como lo hizo en 1952?

—Espero que no, es difícil a mi edad.

—A sus 73 años, ¿ve alguna relación entre el poder y la poesía?

—El poder es maligno y la poesía suele apartarse de él.

—¿Poetas al poder?

—No, porque son raros los que tienen aptitudes administrativas.

—¿Visualiza un final épico?

—Nadie conoce el futuro, pero sería preferible a un fin violento, una guerra, ese “naufragio de todo bien”, según Erasmo.

—¿El epílogo?

—¿Quién puede escribirlo?

—¿Qué pasaría en Venezuela si también interviniesen los poemarios?

—Ya eso ha pasado en otros países con regímenes de corte totalitario y ha acabado con ellos.