• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

CNE promoverá por Internet "exclusión de firmas" de quienes así lo deseen

Capriles encabezó la marcha y fue uno de los afectados por los gases | Foto: Omar Veliz

Capriles encabezó la marcha y fue uno de los afectados por los gases | Foto: Omar Veliz

"Esta resolución es ilegal e ilógica; lo que procede es la validación presencial", cuestionó el secretario ejecutivo de la alianza, Jesús Torrealba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir de hoy el Consejo Nacional Electoral anunciará una nueva resolución que a juicio de la MUD podría convertirse en un "nuevo obstáculo" para la activación de referéndum revocatorio. En la página web del organismo se colocará un link a través del cual las personas que deseen retirar sus firmas podrán bajar un formulario que luego entregarían al CNE en Caracas o en las juntas electorales regionales.

La delegación de la MUD, que ayer asistió al CNE y esperaba que le informaran la fecha de la validación de 1% de las rúbricas, fue notificada únicamente de la "norma sobrevenida" por el rector Luis Emilio Rondón, pues se les indicó que el directorio seguía en reunión para finiquitar la resolución y no podían conversar con ellos.

"¡Tenemos las firmas! Y como las tenemos, 6 veces más de lo requerido, 1.300.000 de firmas aptas, aunque solo son necesarias 195.721, la rebanadora que montó el PSUV en La Urbina se almorzó unas 650.000 firmas y vienen con una disposición de exclusión de las firmas, que rechazamos porque no está en las Normas de Referendo", denunció el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, molesto porque en el "quinto intento" la presidente del CNE, Tibisay Lucena, y las rectoras Tania D'Amelio, Sandra Oblitas y Socorro Hernández, dijo, evadieron a la oposición.

 "Las firmas inválidas no presentan fallas en sus formas, sino que el proceso de verificación fue vicioso y absurdo", manifestó Torrealba para desmontar la tesis del PSUV de que el porcentaje de errores puede afectar el proceso de activación del referéndum.

Los enviados por la Mesa, Andrés Velásquez (LCR), Juan Guaidó (PV), Vicente Bello (UNT), Juan José Molina (AP), Simón Calzadilla (MPV), Juan Carlos Caldera y Carlos Ocariz (PJ), estaban inconformes con el CNE porque, señalaron, han transcurrido 38 días desde que se entregaron las rúbricas, y ahora se inventa otra modalidad: "el arrepentimiento de los firmantes", como lo bautizaron en predios electorales. "Es una exclusión en línea por Internet", se quejó Velásquez, diputado de Bolívar. Torrealba alegó que solo procedía el lapso de validación en 5 días, no el retiro de las firmas. "El reglamento establece la validación personal, en un plazo de 5 días, no en 15, así que esta resolución es ilegal e ilógica", criticó.

 La Mesa se declaró en sesión permanente y se reunió anoche de emergencia para analizar la resolución, aunque Torrealba señaló que a pesar de "las alcabalas no podrán detener que el pueblo valide sus firmas cuando así lo decida el CNE y que, en lugar de 200.000, consigamos hasta 4 millones de una vez". De manera extraoficial el Poder Electoral maneja el lapso de entre el 15 y el 21 de junio para la validación de 1% de los "apoyantes"; pero a la oposición le preocupa, pues no le quedó claro si "el período de exclusión" vence esa quincena o sigue hasta que termine la verificación. Los técnicos de la oposición se reunirán el jueves con el CNE para conocer los detalles del plan.

La representación de la MUD entró al CNE a las 3:27 pm, pero tuvo que esperar más de una hora en el auditorio. En paralelo, en las JER de Yaracuy, Táchira y Carabobo suspendieron ayer sus actividades con el argumento de una bomba en sus sedes; sin embargo, en el CNE lo desmintieron: "Fue algo disuasivo, evitar que las marchas llegaran". La delegación de la MUD fue grabada por funcionarios del Ministerio de Relaciones Interiores, que fueron conminados por Seguridad del CNE a quitarse los chalecos antibalas, aunque los dejaron pasar a pesar de no tener credenciales del Poder Electoral.

Sostuvo que un nuevo encuentro con los mediadores internacionales del diálogo, José Luis Rodríguez Zapatero, Manuel Torrijos y Leonel Fernández dependerá de si el CNE acata la Constitución y convoca a la consulta popular.