• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"El CNE necesita photoshop"

Luis Brito | Manuel Sardá

Luis Brito | Manuel Sardá

El fotógrafo Luis Brito considera que el final del 14A fue "trucado, como buen engaño del CNE"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Un enfoque del país?
–En blanco y negro, borroso.

–¿Una fotografía virtual?
–Hoy, y como todos los días, la misma: la morgue.

–¿Le aplicaría photoshop?
–No lo necesita. Es una realidad.

–A raíz de su reciente antología Espíritu expuesto, ¿ha captado su cámara algún ente?
–El espíritu de Reverón, con sus muñecas.

–¿Captaría la ocasional aureola en la reunión entre Maduro y el santo padre?
–¡Nooo, qué va! La de Maduro no comulga con la del Papa.

–¿Un ángulo para el hampa?
–¡360 grados!.. El hampa no tiene ángulo.

–¿Para cubrir la inflación?
–Esta es más ilimitada todavía.

–¿Hubo el 14A un final de fotografía o la foto fue trucada?
–Fue trucada, como buen engaño del CNE. Son muy buenos para lo que les interesa: afincar este régimen. Ellos sí necesitan photoshop.

–¿El “negativo” nacional?
–El país, que no es el país sino el Gobierno. Lo positivo somos nosotros.

–¿Nosotros?
–Los que ganamos las elecciones.

–¿Hasta cuándo este duotono?
–Hasta que el poder deje de ser rojo hormiga.

–¿Una imagen que habla más que mil palabras?
–Maduro queriendo hablar más que Chávez, pero sin saber hablar.

–Y los videos de la oposición, ¿hablan por sí solos?
–Esos videos ya están demás, los sobrentiendo. Quiero acción, y una orden.

–¿Y el nuevo audio de Globovisión?
–Sigo oyendo al Ciudadano; el resto no quiero ni oírlo.

–¿Se autofotografía?
–Y siempre sale mi sombra.

–¿Ha fotografiado la UCV?
–En un año le tomé 1.250 fotos.

–¿Se asoman esas sombras?
–Nubarrones.

–¿El montaje del siglo?
–La muerte de Chávez.

–¿Una leyenda de la fotografía?
–Tito Caula. 

–¿Una fotografía sin leyenda?
–El país.

–¿Y la MUD?
–Se está deslastrando del “negativo”.

–¿Ha cambiado el paisaje desde que fue director del Inciba, hoy 
Conac, a mediados de los años setenta?

–Ahora hay demasiadas cámaras, demasiados fotógrafos y menos fotografías.

–Su trabajo persigue “remover emociones”. ¿Una foto que conmueva al proceso?
–Todas las que reflejan las quejas de la gente.

–Hace 37 años expuso la serie Los desterrados. ¿Fotografía premonitoria?
–Sí. La fotografía, como el arte, tiene la capacidad de permanecer en el tiempo.

–¿Son profetas los fotógrafos?
–Algunos. Por mi parte, hice un trabajo sobre los locos, en el manicomio de Anare.

–¿Una foto del futuro?
–Está por verse. Espero un final feliz.

–¿Hubiera cambiado rollos de película por rollos de papel toilet?
–(Risas) Hubiese sido más imposible con el digital de hoy. Me quedo con mi papel toilet.

–¿Por qué los flashes encandilan tanto a los políticos?
–Porque siempre quieren estar en la pomada.

–¿Un encuadre para la Asamblea Nacional?
–Esa es otra que necesita photoshop, pero con tanto boxeo la foto saldría más movida de la cuenta.

–¿La fotografía instantánea?
–La de todos los días al levantarte. La mía de hoy fue que a una amiga le mataron a una prima y al esposo de ésta.

–¿Paparazzi?
–Pude serlo, pero mi fotografía es un elemento para hablar.

–¿Les pondría un límite?
–El respeto al ser humano.

–¿Fueron responsables de la muerte de la princesa Diana?
–Se dice… La verdad, el acoso de ellos fue arbitrario y muy cruel.

–¿Y la tirria de Maradona a los fotógrafos?
–(Carcajadas) De Maradona sabemos…

–¿Cuándo oculta su cámara?
–Nunca.

–¿La ha disparado contra el Gobierno?
–Contra sus errores.

–¿Y el Gobierno contra usted?
–Mucho, en las marchas. El Sebin, como el CNE, fotografía muy mal.
Una vez, en Quinta Crespo, unos oficialistas me agredieron y me quitaron la cámara.

–¿Antes de accionarla, dice: mire el pajarito?
–(Carcajadas) Una gallina frita.

–¿Ha fotografiado a Maduro?
–Nunca, habría que utilizar un ojo de pez. Fotografiaba a Carlos Andrés y a Caldera sin la barrera del G2.

–¿Lo han plagiado?
–Uno de mis trabajos, A ras de tierra, fue copiado bajo el título Los zapaticos me aprietan. Y de paso me acusaron de haberlo copiado yo.

–¿Una coleada memorable?
–En el Vaticano, en 1978, a las exequias del Papa. 

–¿Trabajaría en Miraflores?
–Los que conozco han renunciado. No se la calan. Creen que no tenemos criterio.

–¿Se autocensura un fotógrafo?
–No creo en ninguna autocensura.

–¿A qué le supo el Premio Nacional de Fotografía 1976?
–A no encontrar trabajo porque podía resultar muy caro. 

–¿Ha llorado con sus fotos?
–Sí, yo me exorcizo con la imagen.

–¿Y por el país?
–He llorado, pero quisiera luchar.

–¿Un motivo para la oposición?
–El final de un túnel.

–¿Estará preparada para un imprevisto click?
–Creo que aún no.

–¿La imagen imposible?
–La permanencia de este “negativo” nacional.

–¿Qué se está revelando?
–La podrición en la que estamos inmersos.

–¿Un final de fotografía?
–La llegada de Capriles al poder.

–¿Qué tan nítida se ve?
–Empieza como a pasarse el pañito para limpiar el vidrio.

–¿Que pasaría en Venezuela si se velase esa impresión?
–El final de un país. Y yo no tendría la capacidad para tomarle más fotos. De resto, estos 14 años han sido toda una película velada.