• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

CEV: Violencia, resignación y desesperanza son graves peligros para la democracia

El presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, reiteró que la Iglesia no participará en la Comisión de la Verdad | José Pacheco

El presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, reiteró que la Iglesia no participará en la Comisión de la Verdad | José Pacheco

Monseñor Diego Padrón dijo que la Ley de Amnistía es un clamor popular. Llamó a respetar autonomía de la AN y exigió a los Poderes Públicos escuchar al pueblo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Conferencia Episcopal Venezolana emitió ayer su segunda exhortación pastoral de este año. Urgidos por “la gravísima situación del país”, los obispos alertaron al pueblo para que no se deje manipular ni por los llamados a la violencia social, ni por las amenazas que los obligan a callar.

“¡No nos dejemos vencer por las tentaciones! No caigamos en el miedo paralizante y la desesperanza como si nuestro presente no tuviera futuro. La violencia, la resignación y la desesperanza son graves peligros para la democracia. Nunca debemos ser ciudadanos pasivos y conformistas, pero sí sujetos conscientes de nuestra propia y calamitosa realidad; hombres pacíficos, pero activos y actuar como protagonistas de las trasformaciones de nuestra historia”, dijeron los obispos.

El clero pide a los Poderes Públicos respetarse entre sí y escuchar las necesidades del pueblo. Los obispos exigen acatar la autonomía del Ejecutivo y de la Asamblea Nacional. Advierten que desconocer al Parlamento es pisotear la voluntad popular.

“El Ejecutivo y la Asamblea Nacional están llamados a dar al pueblo ejemplo de encuentro y diálogo a favor de la convivencia nacional. De manera conjunta deben buscar soluciones que el pueblo reclama a los problemas, que son de vital importancia: la recuperación económica, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la falta de electricidad y calidad de los servicios públicos, la violencia y la inseguridad, la seguridad social de los adultos mayores y el problema de los presos políticos”, resaltó la CEV.

El clero insistió en el llamado a respetar la institucionalidad.

Clamor. La Iglesia pide acatar la Ley de Amnistía y de Reconciliación Nacional que consideran “es un clamor nacional e internacional”. El presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, señaló que la Comisión por la Verdad “aún no existe” porque debe abarcar la verdad de ambos sectores, indicó que no han sido invitados a la instancia gubernamental y reiteró que la Iglesia no va a participar.

El prelado dijo que el encuentro con el vicepresidente Aristóbulo Istúriz la semana pasada fue una ventana para el diálogo. Señaló que allí la Iglesia solicitó se apruebe la ayuda humanitaria de medicinas, alimentos y otros insumos que han ofrecido varios países a Caritas y a organizaciones sociales de otras creencias.

“El gobierno debe favorecer todas las formas de ayuda a los ciudadanos”, señalaron los obispos. También pidieron se abra la frontera en el corto plazo.

Padrón, acompañado de los monseñores Víctor Hugo Basabe y Polito Rodríguez Méndez, secretario y subsecretario de la CEV, respectivamente, indicó que el revocatorio es una señal de respeto a la Constitución y contribuye a la distensión social.

Llamó a los ciudadanos a actuar con “plena libertad” ante el proceso refrendario. Señaló que aunque la crisis eléctrica requiere de racionamiento, el nuevo decreto de días no laborables no es una medida técnica, “sino de otra índole”. Abogan por la sana convivencia, exigen a los dirigentes políticos, sociales, religiosos y empresariales dar testimonio de que les preocupa el bien común y los intereses de todo el país.

Pecado mortal. La Conferencia Episcopal Venezolana condenó el bachaqueo, práctica que calificó de pecado mortal y un crimen moralmente inaceptable porque se aprovecha de la necesidad ajena para lucrarse. Los obispos afirmaron que quienes especulan de esta manera deberán rendir cuentas ante Dios.

Los prelados manifestaron su preocupación por los linchamientos registrados en algunas regiones del país. Consideran que estos hechos “son signos de la deshumanización en que han caído algunos ciudadanos”. Conminaron a los católicos y a los Consejos Comunales a propiciar la solidaridad entre los vecinos y las comunidades.

Privilegiar la caridad

La Conferencia Episcopal Venezolana pidió a todas las diócesis, parroquias e instancias católicas a iluminar la situación particular de cada región del país, con la palabra de Dios y la Doctrina Social de la Iglesia. Exhortan a privilegiar la caridad. “Esta ha sido la lección imperecedera de la historia de la Iglesia. Todas nuestras comunidades eclesiales deben abrir un espacio, de modo que se conviertan en casas de encuentro y diálogo para quienes sincera y desinteresadamente buscan construir la paz”, señalan.

Llamó a apoyarse en la oración por el país, en la eucaristía y en la oración. Se hace eco del mensaje del papa Francisco: “Vivan los conflictos en modo evangélico, y vuélvanlos ocasión de crecimiento y reconciliación”.

Destacan que, en medio de las sombras que oscurecen el porvenir, los venezolanos están invitados a ver y sentir el paso de Jesucristo.