• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

CEV: Diálogo no es destruir a quienes no piensan igual

Henrique Capriles en reunión con representantes de la Conferencia Episcopal/ Cortesía Prensa Henrique Capriles

Henrique Capriles en reunión con representantes de la Conferencia Episcopal/ Cortesía Prensa Henrique Capriles

Henrique Capriles dijo que el entendimiento con el Gobierno debe ser incondicional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana culminó y como es costumbre se ofrecieron los resultados del ciclo de sesiones, que duró cinco días, en los que se concluyó que sigue siendo evidente la profunda división del país. El obispo de Trujillo, Oswaldo Azuaje, expresó que, por el bien de Venezuela, debe conseguirse un entendimiento entre el sector que apoya al presidente Nicolás Maduro y el opositor, pero que éste no venga cargado de soluciones que signifiquen la destrucción de los que no piensan igual.

Azuaje señaló que el elemento común de todos los venezolanos es la Constitución, que establece y pone límites al proyecto de país para la unión. Destacó que desde la Conferencia Episcopal han propiciado el diálogo nacional, arraigado en un espíritu democrático de respeto y recíproco reconocimiento.

Azuaje, en representación del episcopado, hizo un llamado para que todos los venezolanos asuman de manera participativa y responsable el reto de las elecciones municipales del 8 de diciembre, con el propósito de contribuir con el bien común y la solución de problemas como la inseguridad, la falta de vivienda y todo lo que afecte la calidad de vida de la población.

Ventajismo. La exhortación de la CEV concluyó en nueve puntos; uno de los más significativos para la Iglesia Católica fue respecto del proceso electoral de las elecciones del 14 de abril, el cual la Iglesia considera estuvo caracterizado por una campaña electoral ventajista a favor del Gobierno, que hizo evidente la existencia de serias deficiencias del sistema electoral.

"La protesta justa y pacífica es un derecho civil que no puede ser conculcado ni reprimido.

Rechazamos absolutamente cualquier tipo de violencia.

Deploramos los hechos delictivos ocurridos el pasado 15 de abril, y exigimos una investigación imparcial para sancionar a los culpables", dijo Azuaje.

Con ello el Obispo aclaró que no se trata de no reconocer a Maduro. Asegura que la Iglesia lo respeta porque es el titular de la Presidencia actualmente y así fue juramentado en la Asamblea Nacional.

Común acuerdo. La crisis inflacionaria y el desabastecimiento deben ser enfrentados por las autoridades públicas de común acuerdo con empresarios, comerciantes y órganos competentes, que deben crear un mecanismo de confianza para la reactivación de la producción y el crecimiento socioeconómico, indicó el Obispo.

La Conferencia Episcopal hizo votos por el éxito del plan que promueve el Gobierno para erradicar la violencia, aunque considera que es prematuro evaluar los resultados. No obstante, apoya toda iniciativa que promueva la paz.

El último día de la Asamblea de la CEV sirvió para que los representantes de la Iglesia Católica recibieran a 40 profesores de la Asociación de Profesores de la UCV y a los familiares de los presos políticos, quienes pidieron que mediara en los problemas que los aquejan.

Otros de los problemas que incluyó el obispo en la exhortación fueron la autonomía universitaria, la cual asegura la Iglesia no es una concesión del gobierno de turno, así como el combate para acabar con la impunidad, "que debe comenzar el Poder Judicial", incluso en pro de los presos políticos.