• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Molestia por elecciones del 14-A quedó incubada y explotó ahora”

Expertos aseguran que Henrique Capriles ya no tiene el liderazgo indiscutible de antes, debido a las decisiones que tomó después de los comicios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

ANÁLISIS Diferencias no son negativas


“El 14 de abril, quieran o no reconocerlo, este país cambió”. La frase la dijo Henrique Capriles Radonski a los representantes del gobierno, incluido el presidente Nicolás Maduro, con los que parte de la oposición se reunió el jueves pasado para iniciar un proceso de diálogo.

Hoy se cumple un año de esas elecciones presidenciales y Venezuela vive una intensa crisis política, económica y social que para muchos analistas es resultado de las decisiones que se tomaron hace un año.

El malestar de ciertos sectores de la oposición se arrastra desde el propio 14-A, cuando Capriles resolvió que sus seguidores no salieran a protestar en la calle para evitar que la sangre corriera. Esa decisión invirtió el tablero político, aseguran analistas, y el dominio del líder opositor cambió.

“La molestia de ese día, cuando se le dijo al país que se había ganado las elecciones, se quedó incubada y terminó explotando ahora, en febrero. Las protestas sí afectaron el liderazgo de Capriles, aunque no se puede afirmar que se está derrumbando ni está mal evaluado. Es una personalidad clave, pero ya no tiene el liderazgo indiscutible de antes”, expresa el consultor político Edgard Gutiérrez.

Opina que un importante sector de la oposición le sigue pasando factura al gobernador de Miranda por considerar que no hizo lo que debía: llamar a la calle. “Su argumento de que era irresponsable no funcionó. Solo propició que se chantajee con la violencia y nunca se pueda sacar a la gente a la calle. Hace ocho semanas tres personas llamaron a la calle (Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma). En política, los espacios vacíos se llenan muy rápido”, agrega.

El analista asegura que la capacidad de Capriles para dirigir a la oposición hoy es discutible: “Si su liderazgo fuese único, se estaría haciendo lo que él dice. Él no llamó a la calle y cuestionó ‘La Salida’, la desestimó”.

Gutiérrez aclara que no todo es negativo para el dirigente, porque en esa campaña tan corta, y con el peso de la muerte de Hugo Chávez a cuestas, una importante cantidad de gente del oficialismo cambió su voto.

Pero no todos lo ven así. Félix Seijas Rodríguez, director de la encuestadora Delphos, indica que, de acuerdo con los últimos estudios que han realizado, se evidencia que la imagen de Capriles luego del 12 de febrero mejoró. “Después del 14 de abril mantuvo sus niveles. Cuando tomó la decisión de no continuar con su reclamo por las elecciones, empezó a mermar esa popularidad. Desde el 12 de febrero comenzó a repuntar de nuevo”, afirma.

Seijas advierte que el gobernador de Miranda simboliza el lado moderado de la oposición, que es “el más amplio”, y Leopoldo López encaja dentro de los sectores más radicales. “Cuando la gente empezó a percibir que la situación se tornaba violenta y Capriles se expresó en ciertas intervenciones, repuntó y la gente lo vio como el moderado. Sin embargo, tiene un amplio rechazo en el sector radical”, añade.


Por su estado. Ruth Capriles, doctora en Ciencias Políticas, considera que las divisiones en la oposición luego del 14-A son evidentes, pues cada quien tiene fórmulas distintas para impulsar el cambio político. Opina, sin embargo, que eso no es negativo, y que lo que se debe hacer es que cada quien asuma el papel que le corresponde.

“En lugar de criticarse los que quieren calle y los que no, hay que aceptar que todos tienen derecho de indignarse. Cada quien debe asumir su papel: Capriles debe actuar como gobernador y quizás después vuelva a ser un candidato nacional. No puede competir con quienes llaman a las calles. Cada quien en su papel y pueden ser complementarios”.

Ruth Capriles, sin embargo, asegura que la política da muchas vueltas: “Un político, por más que cometa errores, nunca se acaba. Siempre puede venir una oleada que lo vuelva a traer”.



Asunto de funciones

Ruth Capriles coincide en que Capriles ha sufrido un deterioro en su liderazgo nacional, pero lo atribuye al hecho de que debe enfocarse en su trabajo como gobernador. “Cuando eres gobierno, ya tu función es otra, no tienes la misma libertad que cuando eres un simple candidato. Cuando volvió a la gobernación se redujo la cantidad de gente a la que se debe, tiene que enfocarse en sus electores”, agrega.

Opina que esas propuestas alternativas, las de protestas más agresivas, atrajeron a un grupo importante de la oposición que comenzó a denigrar de Capriles. “Eso le hace daño. Debe buscar el diálogo porque está actuando como administrador de un estado, una posición contradictoria con la gente que quiere calle, lo que le resta a su liderazgo nacional. Es muy difícil que la gente comprenda el deber que tiene como gobernador. No puedes hacer cómicas si eres gobernador”, señala.



@AlexVasquezS