• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Bracho: La vacuna de Maduro es la inoculación del castrocomunismo

La diputada a la Asamblea Nacional, Nora Bracho / Prensa UNT

La diputada a la Asamblea Nacional, Nora Bracho / Prensa UNT

La diputada no le compra a Maduro el discurso de la necesidad de una Ley Habilitante para luchar contra la corrupción. "Yo no sé en qué mundo vive. Está pensando en Cuba y en todo lo que los Castro le instruyen, algo totalmente aislado de la realidad venezolana. Lo que pretende es grave", enfatizó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nora Bracho, diputada a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (Zulia), se refirió este viernes a la intención del presidente Nicolás Maduro de solicitar ante el Parlamento una Ley Habilitante "para vacunar la democracia".

"La vacuna de la que habla es la inoculación del castrocomunismo que quieren implantar en Venezuela, algo que es inconstitucional para el país", aseguró Bracho, quien considera que Maduro "está enfrentándose a su propia ineptitud e ineficiencia, a la corrupción e inmoralidad de su Gobierno".

Y es precisamente la corrupción lo que el Presidente asegura que combatirá con la aprobación de esta Ley Habilitante, con los que tendría los "poderes especiales" que pidió recientemente, y que este viernes ha insistido en llamar una "emergencia legislativa, nacional. Una emergencia popular" anticorrupción.

Pero la diputada Bracho, al igual que una buena parte del país, no le compra el discurso al Presidente. "Yo no sé en qué mundo vive. Está pensando en Cuba y en todo lo que los Castro le instruyen, algo totalmente aislado de la realidad venezolana. Lo que pretende es grave. Es el avance de las comunas porque sabe que el Gobierno está desbaratado", enfatizó.

En su opinión, Maduro "se quiere lavar la cara ante el ante el país", porque lo que pretende "no es una Habilitante contra la corrupción, sino acelerar el paso del castrocomunismo" y radicalizar la "persecución a líderes de la oposición democrática. La Habilitante es la excusa que tiene para montar el mamotreto, el parapeto del Socialismo del Siglo XXI", y así "continuar desviando la atención (de los venezolanos) de la situación crítica que se vive, producto de la escasez, el desabastecimiento, la inseguridad, los apagones y la crisis económica".

Para la parlamentaria, la verdadera lucha contra la corrupción debe hacerse dentro del Gobierno, y tendría que comenzar por la investigación del audio atribuido al periodista Mario Silva, pues allí se mencionan varias personas vinculadas con hechos de corrupción "y no han investigado ni a una sola".

"Es patética la posición del Gobierno y de los diputados del PSUV, que no respetan las instituciones. Es una posición triste, trasnochada, porque no solo insultan a la institución sino a los venezolanos que ven las sesiones (en la Asamblea) y se lamentan de la situación que estamos viviendo", agregó Bracho.

Con el voto de Bracho no cuentan

La diputada explicó que, para aprobar la Ley Habilitante, el oficialismo necesita 99 votos, es decir, tres quintas partes de los votos de los parlamentarios. En la actualidad, la relación de votos en la Asamblea Nacional es de 98 para el oficialismo y 67 para la oposición. Así pues, el PSUV y sus aliados tendrían que conseguir sólo un voto para complacer la petición de Maduro.

"No puedo hablar por mis compañeros, pero con mi voto no cuentan, y dificulto que alguno de mis compañeros se expongan al escarnio público dándole su voto al oficialismo", destacó Bracho, recordando que los diputados que se han separado de la bancada opositora para apoyar al Gobierno "han quedado como vendepatrias" y perdido credibilidad.

"Creo que no se arriesgarían al escarnio público", reiteró, "porque luego no los respetan en el PSUV ni en la oposición".

La parlamentaria indicó que en estos momentos se encuentran en receso legislativo por un mes, del 15 de agosto al 15 de septiembre.