• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Bony Simonovis: La condición física de mi esposo trasciende las creencias políticas

Simonovis ahora padece de diabetes e hipertensión | Foto Antonio Rodríguez / Archivo

Simonovis ahora padece de diabetes e hipertensión | Foto Antonio Rodríguez / Archivo

Bony Simonovis difundió una nueva carta para recordar que esta se semana se cumplen tres meses desde que pidiera por cuarta vez una solicitud de medida humanitaria para el excomisario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bony Simonovis difundió una nueva carta para recordar que esta se semana se cumplen tres meses desde que pidiera por cuarta vez una solicitud de medida humanitaria para su esposo, Iván Simonovis.

En reiteradas oportunidades ha manifestado la delicada situación de salud que padece el excomisario, luego de que fuera internado de emergencia por ferforación de vesícula biliar e infección interna.

"La salud de mi esposo se encuentra seriamente comprometida. Su deterioro es progresivo y paulatino y lo que le ocurrió es solo una 'campanada de alerta' que no hace sino evidenciar que su organismo está enfermo y que está en crisis. En la cárcel donde se encuentra recluido no existe la posibilidad cierta y real de recibir los tratamientos médicos que su enfermo cuerpo requiere, y tememos que ocurran nuevos episodios como los que se le acaban de presentar", escribió.

Simonovis reiteró que han transcurrido meses sin que su esposo reciba el tratamiento que necesita para tratar su osteoporosis.

"Temo fundadamente que la osteoporosis hará crisis de un momento a otro y no hay que olvidar que la gravedad de esa enfermedad es tal que puede ocasionarle la muerte en caso de sufrir una fractura, así sea 'amarrándose los zapatos'", agregó.

Manifestó también que "la condición física de mi esposo trasciende las creencias políticas" y recordó que la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, no se opondría ante una eventual medida humanitaria.

"Mi esposo ha demostrado templada voluntad, inflexible espíritu, ánimo indestructible, pero tras 9 años de prisión, 19 patologías médicas y una constante postura gubernamental negada a escuchar las condiciones de su caso, su salud se ha visto seriamente comprometida. Luego de la intervención quirúrgica ha perdido 8 kilos de peso y mas del 50 % de su capacidad física. A pesar de esto lucha afanosamente por recuperar el temperamento, un mínimo razonable de su estado natural", dice el texto.

Sin medias tintas asegura que Iván Simonovis "está muriendo lentamente" y "las medidas hasta ahora adoptadas por la justicia venezolana no contribuyen ni contribuirán a su recuperación. Son insuficientes".

Bony Simonovis calificó de "cruel, inhumano y degradante" el trato que recibe su esposo "por no permitírsele ser tratado médicamente de manera eficaz, oportuna y adecuada. Este trato, que se erige en una especie de tortura, ha de cesar de inmediato. Poder asistir a un hospital y ser tratado por médico de su confianza, es un derecho humano fundamental contemplado en tratados internacionales suscritos por Venezuela".