• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Barricadas son mecanismos de protesta históricos

Rafael Uzcátegui refirió que el Ejecutivo ha intentado desde 2004 relacionar las guarimbas con intentos de golpes de Estado o con desestabilización | Foto Archivo El Nacional

Rafael Uzcátegui refirió que el Ejecutivo ha intentado desde 2004 relacionar las guarimbas con intentos de golpes de Estado o con desestabilización | Foto Archivo El Nacional

Pero Rafael Uzcátegui, coordinador del Programa de Investigación y Difusión de Provea, considera que las llamadas guarimbas no son responsables de la violencia en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La criminalización de las barricadas es una tendencia. El domingo, antes de que se determinara el asesinato de Adriana Urquiola, intérprete de lenguaje mudo de Venevisión, se acusó a las guarimbas como focos de violencia. Elias Jaua, canciller de la República, y Francisco Garcés, alcalde de Guaicaipuro, señalaron en sus cuentas de Twitter que había una responsabilidad en esa manera de protestar en la ocurrencia de crímenes. “El Cicpc ya está a cargo de las investigaciones. Esperamos justicia para todos los asesinados en medio de la violencia guarimbera. ¡Ya basta!”, escribió Jaua.

Pero Rafael Uzcátegui, coordinador del Programa de Investigación y Difusión de Provea, y director de la ONG Laboratorio de Paz, considera que las llamadas guarimbas no son responsables de la violencia en el país. “Los cierres de calles o las barricadas son un mecanismo de protesta históricos. Además, los derechos de manifestar y al libre tránsito tienen la misma jerarquía. En el caso del asesinato de Adriana Urquiola tendría que determinarse quién le disparó”, dijo.  

Indicó que las quemas de cauchos o de basura para manifestar tampoco representan violencia. “Eso se ha visto siempre. Solo cuando hay destrucción de bienes públicos o uso de armas de fuego, enfrentamientos físicos con objetos o con efectivos de cuerpos de seguridad podría considerarse violentas”, acotó.

Refirió que el Ejecutivo ha intentado desde 2004 relacionar las guarimbas con intentos de golpes de Estado o con desestabilización.