• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Aumentan las protestas por la falta de comida, medicinas y servicios

Los manifestantes quemaron cauchos | Foto Twitter

Foto referencial de protesta / Twitter

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social contó 32 saqueos o intentos de saqueo desde enero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de vecinos trancó el jueves la carretera Petare - Santa Lucía, en Caracas, para protestar por la constante falta de agua; estudiantes de la Universidad Católica del Táchira manifestaron en San Cristóbal contra la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que limitó al mínimo la función contralora del Parlamento, y el mercado de Quinta Crespo, en la capital, cerró por una amenaza de saqueo.

Lo anterior es apenas una muestra de la tensión que vive Venezuela y que está a punto de ebullición: solo durante el primer mes y medio de 2016 han ocurrido 757 protestas en todo el país, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. En enero hubo 491 protestas y entre el 1° y el 12 de febrero, 266 manifestaciones.

Los principales detonantes, apunta la ONG, tienen que ver con el recrudecimiento de la crisis económica: problemas laborales, sobre todo en el pago de deudas; exigencia de restitución de servicios básicos como agua y luz, y desesperación al no conseguir alimentos, productos de higiene personal y medicinas.

Marco Antonio Ponce, director del observatorio, afirmó que los datos que han recopilado evidencian que en 2016 se ha agudizado la conflictividad y ha sido mucho más intensa que el año pasado. Eso es bastante decir, pues en 2015 ocurrieron 5.581 protestas, aproximadamente 480 en promedio al mes.

"Ha aumentado el deterioro de la calidad de vida de los venezolanos. Desde el segundo semestre de 2015 los vecinos están tomando las calles para exigir respuestas ante las fallas en servicios básicos como agua y electricidad, y rechazan la grave escasez de alimentos, productos de higiene y medicinas", reiteró.

Una de esas vecinas es Gabriela Ramírez, de la avenida Sucre de Los Dos Caminos, quien contó cómo salieron a protestar a comienzos de febrero, pues estuvieron mes y medio sin agua. "Fue espontáneo. Una mañana decidimos cerrar las calles porque no aguantábamos más. Los vecinos se peleaban en el colegio que nos surtía agua y decidimos parar eso porque la culpa no es nuestra", señaló.

Solo gracias a esa acción fue que Hidrocapital llegó a la zona a solucionar el problema.

A Ramírez le preocupa que la gente deba llegar a los extremos: "No sé hasta cuándo podemos tolerar esto".

El sociólogo Francisco Coello afirma que la alta cantidad de protestas responde a una nueva modalidad de desgaste de la sociedad, que debido al aumento de la escasez de alimentos, medicinas y fallas en los servicios básicos, roza peligrosamente los bordes de la crisis humanitaria.

"La gente vive una situación terrible y parece que el gobierno no tiene interés en resolverlo, sino en cuadrar una trampa con el TSJ para limitar al Parlamento", señaló.

Los pésimos sueldos hicieron que el Sindicato Venezolano de Maestros de Barinas proteste en las calles dos veces a la semana. Daniel Rodas, presidente del organismo, considera que las manifestaciones se incrementarán este año en todo el país porque mientras aumenta la crisis económica no hay disposición del gobierno a escuchar las demandas.

"Insistimos en la firma de un contrato colectivo que dignifique la profesión docente. Hay maestros que ganan menos de salario mínimo, eso es inconcebible. Es preocupante que el gobierno no haga nada", señaló.

Arrebatar

Otro dato del observatorio llama la atención: en el primer mes y medio de 2016 hubo 32 saqueos o intentos de saqueo. Ponce advirtió que los saqueos no se consideran acciones ilegales: "Es preocupante, la gente los ve como actos de justicia ante un gobierno que la tiene pasando necesidades".

Coello recordó cómo Hugo Chávez institucionalizó la idea de que si alguien necesita algo, tiene derecho de tomarlo como sea. "Eso es lo que pasa, aquí se desprestigió la propiedad privada, se caricaturizó al empresario como el señor malvado. La gente empieza a saquear porque no ha comido", agregó.

En 2015 hubo al menos 122 saqueos y 165 intentos de saqueo, un promedio de 6 por semana, tendencia que se mantiene.

Pero mientras el gobierno se excusa diciendo que la crisis económica responde a la caída de 80% de los ingresos petroleros, no se vislumbran soluciones cercanas: el último estudio de Datincorp señala que más de 60% del país considera que se va a perder la paciencia.

Ponce coincide: "Todo indica que 2016 será un año de altísima conflictividad y tensión social".

Coello advirtió que la situación puede empeorar, pues no hay una válvula de escape como las parlamentarias.

"No me quiero imaginar un escenario con grandes apagones; se podría desatar una situación muy complicada", añadió.