• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Atribuyen a cúpula del PSUV errores en elección de candidatos

"La escogencia fue buena. ¡Nadie le tira piedra a la mata de acacia!", dijo el diputado Pedro Carreño sobre la imposición de fichas regionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La lista de 40 precandidatos del Polo Patriótico salió de la Asamblea Nacional el martes 16 en la noche rumbo a Miraflores. El custodio era Diosdado Cabello que, en su condición de primer vicepresidente del PSUV, tenía la misión de entregársela a Hugo Chávez.

Al comandante le correspondía decidir quiénes serían los nominados a las gobernaciones y se terminaba casi 8 horas de discusión entre los aliados que abrigaban la esperanza de que, "por fin", entre dos nombres (Yul Jabour, PCV; y Luis Yoyote, militar retirado) se escogería al menos una pieza diferente a las del PSUV en Cojedes y se les reconocería el aporte que dieron a la reelección presidencial.

En total, 1.791.278 votos que se lograron en las tarjetas del PCV, PPT, Redes, MEP, MRT, Podemos, Nuevo Camino Revolucionario, UPV, IPCN y Corriente Revolucionaria, hicieron la diferencia para vencer a la oposición.

¡Fuera! De la lista de la coalición no fue avalado ninguno el miércoles; los 23 escogidos eran del PSUV.

¿Quién resolvió? ¿Chávez o la cúpula del PSUV? Si bien la palabra final fue del líder del partido, la resolución se basaba en lo que establecen los estatutos de la tolda: el método de cooptación, alegan dirigentes peseuvistas. Es decir, quedaron quienes sumarían mayor adhesión luego de diferentes consultas con la dirigencia regional.

El artículo 5 del reglamento del partido socialista, referido a "métodos de la democracia interna", señala las siguientes formas de decisión: elección directa, universal y secreta; cooptación, elecciones de primero, segundo o tercer grado; opinión y consenso.

"Se aplicó la cooptación, pautada en el artículo 5, como consecuencia de investigaciones, de revisiones, de consultas", aseguró el coordinador de la Escuela de Formación de Testigos del PSUV, Pedro Carreño. Sin embargo, los aliados y militantes del PSUV niegan que hayan sido escuchados y, más bien, sostienen que hubo imposiciones. "No avalaron a nadie del Polo Patriótico", coincidieron en advertir los secretarios generales del MEP y Tupas, Wilmer Nolasco y José Pinto, respectivamente. Por esta razón, junto al PCV, optaron por inscribir candidatos diferentes al PSUV en 5 estados.

¿Fueron utilizados el 7-O y desechados para el 16-D?, se le preguntó a Pinto, y lo negó: "El objetivo era ganar la Presidencia porque sin Chávez no avanza el proceso. Lo logramos y ahora vamos solos, sin el PSUV, en primer lugar porque somos autónomos, tenemos una votación importante, tenemos un proyecto político que choca con gobernadores y alcaldes y, por último, si siempre apoyáramos al PSUV disolveríamos el MRT y nos fuéramos a ese partido. Así que mal puede llamársenos traidores. Nunca hemos sido desleales al proceso. Desde los setenta luchamos por el cambio, no sólo desde el 23 de Enero, sino de cualquier trinchera. No llegamos con Chávez; mantenemos la constancia en el proceso revolucionario".

"Buena escogencia" En cualquier caso, la resolución de Miraflores ha sido tildada de "dedocracia" o "dedignación" y también ha sido calificada de decisión acertada.

El militante del PSUV, Alfredo Varona, dijo en aporrea.org.ve: "Las luchas y conquistas en la revolución bolivariana son indiscutibles, pero más poderoso se hace el burocratismo. Su poder diluyó el trabajo que el soberano realiza al introducir el viejo método de postulaciones a dedo".

En respuesta, Pedro Carreño defiende los postulados.

"Si son importados, ¿por qué lloran? Aprovechen esa mantequilla. Esa es una confesión de que la escogencia fue buena; ¡nadie le tira piedra a la mata de acacia!", replicó a quienes critican la imposición de abanderados en Cojedes, Aragua, Anzoátegui.

Dentro del PSUV hay versiones que descartan que sólo Chávez hubiera decidido quiénes iban a ser los candidatos.

"Más pudo el odio de Diosdado que la suprema lealtad, eficiencia y honor de un grupo de gobernadores", reveló un dirigente del chavismo que conoció las deliberaciones de la dirección nacional cuando se destronaron a siete mandatarios y se les prohibió aspirar a la reelección.

A Cabello se le endilga un pase de factura a los gobernadores que cree no lo ayudaron en su elección como autoridad del partido socialista en 2003, indicaron. El Nacional no pudo contactar al primer vicepresidente del PSUV para conocer su versión.

Vanguardia Bicentenaria Republicana, Corriente Revolucionaria Venezolana y el Frente Fabricio Ojeda no conciben que Chávez cometa el error de haber dado el visto bueno a gobernadores cuestionados, como los casos de Hugo Cabezas en Trujillo, Francisco Rangel Gómez en Bolívar, Ramón Carrizález en Apure y Wilmar Castro Soteldo en Portuguesa.

"Chávez es quien menos tiene participación en la decisión tomada por la cúpula nacional del PSUV. Conocemos de la existencia de grupos de poder en la dirección nacional, que cocinaron esta decisión burlando y torciendo la voluntad del pueblo", sostuvo el candidato al Ejecutivo de Trujillo, Arturo Trejo, secundado por los dirigentes de los movimientos sociales, Alirio Gil, Raúl Román, Carlos Rodríguez, Jhonny Aguilar, Yolanda Díaz, José Artigas y Lenin Paredes.

"Respaldamos ­agregaron­ al máximo líder del proceso, pero no aceptamos más errores de la cúpula de la dirección nacional del PSUV, que amparados en la lealtad y fidelidad del pueblo venezolano con el Presidente, avalan y toleran los errores y desviaciones de derecha cometidos por funcionarios públicos".

La base chavista dirige, pues, los ataques hacia otros, en un intento por eximir al líder de cualquier problema. Un artículo de Pedro Patiño, publicado el martes 16 de octubre en aporrea.org.ve, confirma esta tesis con el título: "¡Me importa un carajo el nombre del candidato al estado donde resido!, solo pido que sea socialista, trabajador y eficiente".

"Solo es importante que comulgue con el socialismo, base programática de nuestra revolución. Que sea trabajador incansable, eficiente. Que se aleje del nepotismo, del amiguismo, sectarismo, vicios capitalistas y cuarto republicanos. Que escuche al pueblo, artífice de la victoria del 7-O.

Que sea nuestro vocero ante el poder central. Que no se convierta y se crea un reyecito, omnipotente y con complejo de grandeza. Que acepte la contraloría social".

Patiño aduce otra razón para mantener los postulados: "A mí me ponen un candidato malo de la derecha y otro malo de la revolución, voto por el segundo, porque como ciudadano consciente puedo lograr que el gobernador socialista rectifique". No obstante, cuestiona los métodos de elección del PSUV, al advertir: "Las dos metodologías que se utilizan para nombrar a un candidato están llenas de vicios. En primarias quienes tengan recursos (económicos, financieros, mediáticos) o que estén en puestos relevantes (misiones o cargos públicos) tienen la primera opción. En el método de la cooptación, quienes estén más cerca del círculo de influyentes en la escogencia también tendrán la primera opción".