• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Asamblea Nacional rechazó la sentencia del TSJ por “inválida y no vinculante”

Barboza propuso un acuerdo en el que se condena la sentencia del TSJ y se pide apoyo internacional | Foto José Pacheco

Barboza propuso un acuerdo en el que se condena la sentencia del TSJ y se pide apoyo internacional | Foto José Pacheco

En el acuerdo que se aprobó ayer se pidió el apoyo de la Unión Interparlamentaria ante la alteración del orden constitucional en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nueva sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que restringió al mínimo la función contralora de la Asamblea Nacional provocó la reacción del Legislativo que instó a la Organización de Estados Americanos a que solicite “la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana”, pues considera que el fallo es una alteración del orden constitucional.

La propuesta forma parte del acuerdo que se aprobó ayer, presentado por el diputado Omar Barboza, en el que se solicita al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que utilice sus atribuciones en defensa de la democracia, y en el que también se pide el apoyo de la Unión Interparlamentaria.

El documento expresa solidaridad con los magistrados del TSJ que no estuvieron de acuerdo con la sentencia e insta a los venezolanos a estar “alertas y activos, de forma democrática y pacífica” ante los abusos del gobierno.

El presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, afirmó que este ente no tiene por qué reconocer el fallo, puesto que el TSJ violó su propio reglamento al no aprobarlo con las dos terceras partes de sus magistrados.

“El artículo 40 de la Ley Orgánica del TSJ exige que esté firmada por las dos terceras partes, cinco de siete magistrados. Solo firmaron cuatro, no firmaron los tres magistrados exprés. Es una sentencia inválida, no vinculante. No existe”, precisó.

Cambio. La bancada de la Mesa de la Unidad Democrática se aferró al fallo como otro motivo para impulsar el cambio de gobierno de Nicolás Maduro. Ramos Allup fue el más cauto y pidió no precipitarse en cuanto al mecanismo constitucional por utilizar.

“Pongamos el oído en la calle. Mientras hay problemas de comida, agua y luz, el TSJ quiere neutralizar a la AN con una sentencia; lo que hay que neutralizar es el hambre”, agregó.

Más excitado se vio Freddy Guevara, de Voluntad Popular, quien demandó una reacción política ante la sentencia porque “siete magistrados no pueden estar por encima de 8 millones de venezolanos”.

“Si el gobierno y los magistrados desconocen al pueblo, el pueblo está obligado a desconocerlos y aplicar el artículo 350 de la Constitución. Si bloquean los caminos constitucionales, no tienen tantas armas y soldados como nosotros pueblo”, advirtió.

La bancada del oficialismo no participó en el debate, pero sí saboteó con gritos e insultos. Cuando intervino el diputado Adolfo Superlano, su homólogo por el oficialismo, Elio Serrano, le gritaba: “¡Superano!”.

El diputado Tomás Guanipa, de Primero Justicia, afirmó que cuando el pueblo decide cambiar, no hay tribunal que pueda pasarle por encima. “Señores de la Sala Constitucional, lo inconstitucional es que la gente tenga que hacer 10 horas de cola para comprar un paquete de harina”, expresó, y aclaró: “A través de la enmienda, del revocatorio o de la constituyente vamos a tener un nuevo presidente”.

Américo De Grazia, de La Causa R, pidió organizar al pueblo en la calle “al estilo ciudadano” para cambiar al gobierno a través de cualquiera de los mecanismos. Sin embargo, aclaró que antes que nada hay que “salir del tribunal de inquisición en que se convirtió el TSJ”.

Agresión. Cuando el Hemiciclo discutía el proyecto de reforma de la Ley del BCV entró visiblemente molesto el diputado Miguel Pizarro a reclamarle a su homólogo por el oficialismo, Victor Clark. El problema fue que en los alrededores del Parlamento al  diputado  Carlos Paparoni le rompieron la cabeza al arrojarle una botella de vidrio.

Paparoni entró al Hemiciclo ensangrentado –justo antes de ir a que le cosieran varios puntos en la herida– para denunciar lo ocurrido. Aseveró que cada vez que los diputados de oposición caminan por los alrededores de la AN son agredidos por seguidores del oficialismo, “algunos funcionarios con ropa de la Alcaldía de Libertador”, sin que la Guardia Nacional Bolivariana lo evite.

Advirtió sobre los riesgos del incremento de la violencia: “Si seguimos llamando a la confrontación, esto traerá consecuencias mayores”.

Ramos Allup afirmó que recibe al menos dos reportes diarios de diputados agredidos y que la GNB no hace nada: “Ayer Carlos Michelangeli tuvo que ser acompañado hasta la AN porque lo iban a linchar. Hay que hacer un esfuerzo para que esto se termine. Nosotros no tenemos ningún ascendiente en la GNB ni en la Policía de Caracas. Hablen ustedes con esa gente”.

Clark rechazó la violencia, aunque afirmó que todos son corresponsables en el ambiente de odio y confrontación: “Contribuyan en un tono de respeto con los que están afuera, que no son narcotraficantes ni corruptos”.