• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Arube Pérez fue trasladado de emergencia al hospital militar

Simonovis ahora padece de diabetes e hipertensión | Foto Antonio Rodríguez / Archivo

Simonovis ahora padece de diabetes e hipertensión | Foto Antonio Rodríguez / Archivo

Ayer en la tarde le dieron de alta sin diagnóstico y regresó Ramo Verde. Está preso por el 11A 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex sargento de la extinta Policía Metropolitada Arube Pérez, condenado a prisión por el caso del 11A, fue trasladado de emergencia el domingo en la noche al hospital militar de Caracas por una afección cardíaca.

“Él empezó a sentir dolor en el pecho, al respirar, a eso de las 2:00 pm. Durante la visita me dijo que le costaba un poco hablar. Terminó la visita y me fui. Luego en la noche me avisaron que lo habían sacado de emergencia primero para el hospital de Los Teques, Victorino Santaella, pero como allí no hay especialistas, lo llevaron al hospital militar”, dijo Yamilet Hernández, esposa de Pérez.

Hernández expresó preocupación porque al ex funcionario policial le dio un infarto hace tres años y desde entonces ha padecido problemas cardíacos. “Él necesita ser operado del corazón porque una de las válvulas cardíacas se les obstruye, pero ya tiene 10 años detenido y no ha sido evaluado nunca por especialistas”, indicó.

Theresly Malavé, del equipo de abogados de los presos políticos, confirmó que ayer en la tarde  Pérez fue dado de alta y devuelto a la cárcel de Ramo Verde sin un diagnóstico. “En esta ocasión al menos le hicieron todos los exámenes, pero ahora hay que esperar que un especialista los analice. Seguimos sin saber exactamente qué tiene”, dijo Malavé.

Arube Pérez fue condenado a 17 años y 10 meses de cárcel. El 21 de abril pasado cumplió 10 años preso sin recibir los beneficios procesales que le correspondían desde 2011, como el de destacamento de trabajo. Está detenido desde el 21 de abril de 2003, cuando él y los otros cuatro ex funcionarios señalados por las muertes del 11A (Erasmo Bolívar, Marcos Hurtado, Luis Molina y Héctor Rovaín) se entregaron a las autoridades.


Simonovis. La defensa de los presos políticos aún espera la respuesta del Tribunal Primero de Control de Aragua a la nueva petición de medida humanitaria a favor del comisario Iván Simonovis, ex director de seguridad ciudadana de la Alcaldía Metropolitana.

Theresly Malavé aclaró que de acuerdo con la información que manejan, el juzgado no está considerando la solicitud, sino que pidió a la Fiscalía que designe a un forense que evalúe la salud de Simonovis, luego de haber sido operado de peritonitis hace tres semanas.

“Los oficios para pedir a Fiscalía que nombre un forense salieron del tribunal ayer. Eso es lo que está gestionando el tribunal por ahora. De manera que la revisión de la medida humanitaria no está prevista en lo inmediato”, puntualizó Malavé.

A través de su cuenta se Twitter, Bony Pertiñez, esposa y abogada de Simonóvis, emitió varios mensajes y responsabilizó al Estado de lo que pueda ocurrirle al comisario condenado a 30 años de cárcel.

“La salud de @Simonovis se encuentra seriamente comprometida y su deterioro es progresivo y paulatino. Ahora han surgido otras nuevas patologías: diabetes e hipertensión arterial, que antes no padecía. La cárcel no es un sitio apto para lograr la recuperación de un enfermo con tantas patologías distintas”, escribió Pertiñez.

Otro de los abogados de los presos políticos, José Luis Tamayo, destacó que en la cárcel el  comisario se recupera a duras penas de la cirugía. Enfatizó que se trata de un recinto no apto para pacientes post operados con otras complicaciones médicas, como es el caso de Simonovis.

Enfatizó en la necesidad de que el tribunal conceda la medida. “El esfuerzo por lograr esta medida ya trasciende las barreras de las posiciones políticas”, dijo.


EL DATO

Arube Pérez ha tenido tres crisis cardíacas desde que está preso. En 2011 la familia y la defensa del sargento de la Policía Metropolitana solicitaron una medida humanitaria que le permitiera recibir tratamiento y atenciones adecuadas en libertad condicional. En aquel momento la respuesta del tribunal fue que la prioridad del Poder Judicial era atender y resolver la crisis penitenciaria.