• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Arreaza pasó de presentador de TV a figura clave para el chavismo

Jorge Arreaza junto a su esposa, Rosa Virginia Chávez, en los funerales de Estado de Hugo Chávez / EFE

Jorge Arreaza junto a su esposa, Rosa Virginia Chávez, en los funerales de Estado de Hugo Chávez / EFE

El segundo hombre del Gobierno está casado con Rosa Virginia Chávez desde 2007

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2005, Jorge Arreaza todavía conducía el programa de opinión Diálogo Abierto en el canal estatal Venezolana de Televisión. Para muchos televidentes, ni su porte desgarbado ni la cadencia de su lenguaje eran especialmente seductores, aunque cumplía al dedillo con las expectativas de la audiencia chavista: era un esmerado defensor del proyecto político del ahora fallecido presidente Hugo Chávez.

Era difícil apostar entonces que aquel presentador, que apenas superaba la treintena, se proyectaría en un período de ocho años hasta convertirse en uno de los dirigentes más importantes para la gestión de las horas más difíciles de la llamada revolución bolivariana: las que se iniciaron después del anuncio oficial de la muerte de su máximo líder.

Arreaza fue nombrado vicepresidente de la República por Nicolás Maduro, una que vez este fue juramentado como presidente encargado, en una sesión especial de la Asamblea Nacional el viernes en la noche. El jefe del Estado interino dijo que la designación fue su primer acto de gobierno, pero en realidad no era así: ya había firmado un decreto de duelo como máximo titular del Poder Ejecutivo, sin aguardar por la formalidad que se cumplió en el Parlamento ni por dictamen del Tribunal Supremo de Justicia, en un contexto en el que hubo juristas que afirmaron que el país no tuvo primer mandatario por tres días.

Un momento clave para el ascenso de Arreaza a la cumbre ocurrió en 2007, cuando se casó con la primogénita de Chávez: Rosa Virginia. Entonces ya formaba parte de la burocracia estatal: ocupaba la Presidencia de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, creada en 1975 por Carlos Andrés Pérez, con el fin de estimular la formación de profesionales en el exterior para contribuir al desarrollo venezolano. El recién nombrado vicepresidente dio aportes para cambiar el perfil de la organización, que ahora se centra principalmente en proveer educación universitaria a la población de menores recursos, especialmente la del interior del país, dentro y fuera de Venezuela. “Se ganó la reputación de ser un jefe que se preocupaba por sus trabajadores”, dijo una fuente. Él mismo fue becario de la institución gracias a la cual obtuvo un título en Estudios Políticos Europeos en Gran Bretaña, después de graduarse como internacionalista en la UCV, la misma carrera de Rosa Virginia Chávez.

Arreaza es el padre del pequeño nieto de Chávez, a quien el Presidente solía mencionar con el apodo de “el Gallito” en sus intervenciones televisivas. Su cercanía con el mandatario se consolidó más allá de las relaciones familiares en noviembre de 2011, cuando fue nombrado ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación.
Después del 8 de diciembre pasado, cuando Chávez anunció que debía volver a La Habana para una operación de emergencia, se transformó en uno de los voceros oficiales, junto con Maduro y Ernesto Villegas, ministro de Comunicación e Información.

El Dato
Jorge Arreaza es campeón de tenis de mesa. En Fundayacucho instaló mesas para jugar y ningún trabajador pudo derrotarlo mientras estuvo allí, recuerdan empleados de la institución. Como ministro de Ciencia, se le debe el lanzamiento de la Televisión Abierta Digital –a la que no se permitió el acceso de Globovisión– y la gestión de los satélites Simón Bolívar y Miranda.