• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Aristóbulo Istúriz: la cara de los ministros en la Asamblea Nacional

El vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, presento su Memoria y Cuenta de 2015 / Archivo

El vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, presento su Memoria y Cuenta de 2015 / Archivo

El vicepresidente asistió al Parlamento, junto con todo el gabinete del Ejecutivo nacional, para presentar la Memoria y Cuenta correspondiente a 2015  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Imitando al presidente Nicolás Maduro y a la fiscal Luisa Ortega Díaz, Aristóbulo Istúriz, quien fue elegido como vicepresidente de Venezuela el mes pasado, se presentó en la Asamblea Nacional para presentar la Memoria y Cuentas correspondiente a 2015, a pesar de que el año pasado no ejerció ese cargo.

Tal y como ocurrió con la comparecencia del mandatario nacional, el evento estuvo preparado para que el funcionario pudiera contar con “ventaja numérica”, tanto fuera como dentro del Palacio Legislativo.

En los alrededores, los simpatizantes del oficialismo gritaban consignas contra el presidente del Parlamento y evitaban el acceso de la prensa al recinto. Adentro, grupos como El Comité de Victimas de la Guarimba y otros activistas políticos, desde los balcones del Salón Protocolar del Hemiciclo, sirvieron para hacer barra a todos los todos los “logros” del gobierno nacional en el año pasado.

La entrada de Istúriz al Hemiciclo fue como en sus viejos tiempos, no muy lejanos, cuando fue vicepresidente de la Asamblea Nacional en el periodo anterior. Durante sus saludos a parlamentarios del oficialismo y la oposición, el segundo en la línea constitucional al mando del gobierno nacional fue escoltado por todos los ministros, quienes también aprovecharon la oportunidad de presentar sus libros, empastados de color rojo, de sus Memoria y Cuenta.

La presentación del funcionario fue desde la “famosa” tribuna de oradores. El guion fue muy similar al que el presidente de la República y la fiscal general presentaron en días anteriores.

“Que en 2015 el salario mínimo subió en 97%”. “Los problemas de la escasez se debe al contrabando y los problemas en la frontera”. “En 2015, se ha integrado al sistema eléctrico tres transformadores de energía y entregamos más de 19 millones de bombillos". O que se logró que "el agua potable llegara a más 3 millones de personas”, fueron algunas de los temas del vicepresidente. Temas que, posiblemente, le corresponde exponer con mayor detalle a los ministros de turno.

Para esa y cada una de las partes de su intervención, los diputados de la oposición siempre tenían algo que refutar. “Inflación en 180%, apagones, sin agua”, entre otras.

“Yo solo vengo a presentar la Memoria y Cuenta. Al que no le guste que se salga”, imitó el Istúriz al presidente del Parlamento. Ramos Allup río.  

El vicepresidente captó la atención de todas las cámaras y asumió la responsabilidad de dar la cara por los ministros. Al final de su intervención, Henry Ramos Allup tomó la palabra para contrarrestar algunas de las declaraciones del funcionario de gobierno, pese a que varios diputados del oficialismo aseguraban que no era un debate. “Solo espero el día en que hagan otra cosa que no sea gritar”, interrumpió el jefe del Parlamento cuando señaló a la fracción del bloque de la patria.

Al término, cada uno de los ministros le presentó su Memoria y Cuenta a la directiva de la AN. Muchos saludaron al extenderles la mano a los tres diputados, otros no lo hicieron. Vladimir Padrino López fue el más aplaudido y algunos ministros tuvieron sus cánticos de protesta.

“El Conejo, el Conejo”, a Iris Varela; “alimentos, alimentos”, a Miguel Rodríguez Torres; “agua, agua”, a Ernesto Paiva; “Amazonas, Amazonas”, para Clara Vidal; y “apagones, apagones”, para Luis Motta Domínguez, que con un gesto, a los de Henry Ramos Allup, mandó a morir a los diputados de la MUD.

Con la consigna “No a la amnistía”, del Comité de Victimas de las Guarimbas, el vicepresidente y los ministros se retiraron del Hemiciclo y quedó a la expectativa la exigencia del diputado Julio Borges, antes de la sesión, que solicitaba la comparecencia de todos los ministros para poder resolver los problemas del país.