• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Aragua. Supervivencia de las industrias se juega en las elecciones

Rafael Isea, gobernador de Aragua | Cortesía: AVN

Rafael Isea, gobernador de Aragua | Cortesía: AVN

El problema de la vivienda no es nuevo en la entidad. Desde hace más de cinco años los ciudadanos se constituyeron en las OCV para conseguir terrenos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Máximo Hernández tiene una venta de frutas, hortalizas, tizana y jugo de caña en plena avenida Maracay, tan cerca del distribuidor Palo Negro que cuando hay cola ­muy común en la entrada de la capital aragüeña­ su puesto se puede ver desde la Autopista Regional del Centro. Nació en Zaraza, Guárico, en 1950, pero a los 26 años se mudó a Maracay para buscar oportunidades.

"Yo entré como ayudante en Telares de Maracay y luego pasé a operador de máquina. En 1984 empecé a trabajar por mi cuenta, viajaba a Caracas, compraba en La Francia y la vendía aquí. Luego, conseguí un puesto en una fábrica de contraenchapado por aquí cerca y finalmente me puse a trabajar con la fruta", relata entre un cliente y otro.

Su experiencia laboral permite hacer un recorrido por los principales campos de trabajo que había en Aragua hasta los años ochenta, antes del Viernes Negro: manufactura, industria metalmecánica, comercio y agricultura.

Mientras el país asiste a una de las campañas electorales más invasivas de la historia reciente, el comerciante se mueve de un lado al otro de su puesto, refresca sus frutas, las ordena y espanta a los insectos. Él no necesita estar pegado a las redes sociales ni escuchar la interminable lista de expertos consultados en radio y televisión para comprender la importancia del desarrollo industrial en cualquier sociedad.

"Un país sin industria es como una casa sin arepa, sin sardina y sin espagueti. Sin industria no hay qué comer. Es muy triste para un padre de familia que tenga seis muchachos llegar a su casa con las manos vacías. Es verdad que este Gobierno ha dado dinero, pero la gente no puede estar toda la vida esperando que le den la arepa o el dinero. La cosa no se resuelve así sino formando empresas para que el pobre tenga dónde trabajar", dice.

Contracción industrial. En Aragua, cada vez hay menos empresas para trabajar. La Cámara de Industriales de Aragua contabilizaba 1.500 fábricas antes de 2009. Ese año realizó un censo que ubicó la cifra en 1.234 empresas. "Estamos a punto de consolidar la cifra del censo 2012, pero le puedo adelantar que el número de industrias se contrajo hasta ubicarse alrededor de 1.100", informó la gerente general de la Cámara, Mirsay Shimkevich.

En el municipio José Félix Ribas de Aragua esa realidad es tangible. Luis Blanco, candidato de la oposición a la alcaldía, apuntó que 70% de las compañías ubicadas en las tres zonas industriales de La Victoria están inoperativas. Indicó que las principales causas son la expropiación, la toma y el cierre.

La zona industrial Santa Rosalía, al norte de Cagua, parece ajena al fervor de la campaña para las presidenciales que se transmite por televisión. Los afiches de Capriles y Chávez no empapelan las largas paredes de los galpones; apenas uno que otra foto cuelga de un poste. Pero eso no es tan extraño para una zona industrial como lo es la ausencia de camiones de carga haciendo cola para entrar o salir de los galpones o la invisible masa de trabajadores que desbordan de las aceras en horas pico.

"Esto está muerto. Las que no expropió el Gobierno cerraron.

Las que fueron expropiadas no funcionan. Allá quedaba Bellota, dice un transeúnte que no quiso identificarse mientras apunta con el dedo hacia la esquina contraria. "Le cambiaron el nombre y ahora es `no sé qué socialista’. Era una empresa que producía palas, picos, rastrillos. La expropiaron y ahora están ahí sin hacer nada", señaló.

Desde afuera no se ve mayor actividad, pero el nombre del galpón permite saber que estamos en el lugar indicado por el transeúnte: Empresa Socialista Metal Zamora. El vigilante no permite el acceso ni facilita el diálogo con alguna persona autorizada para dar información.

Sueño inalcanzado. María Guevara tiene 5 hijos, estudia séptimo semestre de Estudios Jurídicos en la UBV, milita en el PSUV y pertenece al Movimiento de Pobladores de Aragua. Sin embargo, en el terreno de la Organización Comunitaria de Vivienda Andrés Eloy Blanco ­que junto a 271 familias conformó en 1998­ no se ve una gigantografía, una pared pintada, un pendón, ni siquiera un afiche de la campaña Chávez Corazón de mi Patria. Como millones de venezolanos ­más de 3 millones según el censo de la Gran Misión Vivienda­, María sueña con una casa propia. Luego de 7 años de diligencias, en 2005, la OCV logró la aprobación de los recursos para iniciar la construcción de una urbanización de 17 torres de 16 apartamentos cada una, en el sector Caña de Azúcar en Maracay.

La obra, que debió terminarse en 2008, todavía está a medio hacer: los bloques sin friso, las ventanas cubiertas con plásticos y las puertas improvisadas revelan una mudanza a las carreras. "No somos invasores. Somos propietarios que tuvimos que ocupar nuestros apartamentos por temor a ser invadidos", explica María.

Un desfalco propiciado por uno de los directivos de la OCV frenó el proceso y casi tuvieron que comenzar de cero el trámite ante el Ministerio de Vivienda en 2009.

La Gran Misión Vivienda diluyó el ímpetu de los aragüeños organizados en OCV y cooptó todos los proyectos habitacionales de la iniciativa de los consejos comunales, las asociaciones civiles y las OCV. Cuando la urbanización de María esté terminada, será contada como un emprendimiento de la Misión Vivienda.

Gestión impopular

Rafael Isea, gobernador de Aragua, fue uno de los primeros postulados para la reelección por Hugo Chávez.

Sin embargo, su rechazo en las bases del PSUV es tan público que en la página web de Aporrea hay decenas de artículos al respecto.

"Con Rafael Isea nos estrellamos", aseguró María Guevara de la OCV Andrés Eloy Blanco". Cuando perdimos las elecciones de 2010, nos visitó por primera vez. Nos ofreció la pared perimetral de la urbanización y no ha cumplido. Si Chávez dice que hay que votar por Isea, lo haré por disciplina partidista, por más nada", dijo.

Aunque reconoce que Didalco Bolívar tampoco ayudó a la OCV cuando fue gobernador, admite que la gestión de Isea validó el refrán `Mejor malo conocido que bueno por conocer’. "Didalco, por lo menos, escuchaba al pueblo", dejó colar María sin querer comprometerse a señalarlo como una mejor opción que Isea para las elecciones regionales.

El ex diputado independiente ante el extinto Congreso Nacional, Freddy Carquez, no atribuye la pública impopularidad de Isea a un fenómeno regional sino partidista. "El proyecto autoritario de Chávez ha anulado los liderazgos regionales. Claro, el desprestigio de Isea se ha acentuado por su mala gestión. No ha hecho ninguna inversión de infraestructura para atender el crecimiento poblacional en tres años de mandato y apenas hace dos semanas lanzó el Plan Vial Bicentenario".