• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Amnistía Internacional pide que se ponga freno a la crisis que vive el país

Amnistía Internacional | Foto: Google

Amnistía Internacional | Foto: Google

Erika Guevara-Rosas directora de la organización condenó la actitud del gobierno de limitar las libertades y derechos de las personas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La directora de Amnistía Internacional para las Américas, la mexicana Erika Guevara-Rosas, pidió "poner freno" a la crisis que se vive en Venezuela para evitar que derive en una "situación lamentable" y abogó por el diálogo entre el Gobierno y la oposición para avanzar hacia una solución.

"Si no se pone un freno a esta situación que está en deterioro constante (...) las condiciones lamentablemente están dadas para una conflictividad que pueda llevar a una situación lamentable", declaró a Efe Guevara-Rosas, quien encabeza una misión del organismo humanitario que visita Caracas hasta el próximo sábado.

La delegada internacional, quien ha advertido que América Latina "está enfrentando graves retrocesos en materia de derechos humanos", señaló que Venezuela afronta "una crisis multiplicada por diferentes factores" que están "afectando primordialmente el ejercicio de derechos básicos y fundamentales", como la alimentación y la salud.

Puntualmente manifestó su preocupación por la afectación en "el ejercicio de derechos económicos y sociales, el grave desabastecimiento de alimentos y medicinas que está generando realmente una crisis humanitaria de grandes proporciones".

Alertó de igual forma sobre "algunas manifestaciones del Gobierno Nacional" de "ir limitando las libertades y los derechos de las personas", en alusión a la declaratoria de un estado de excepción y de la emergencia económica hecha por el Ejecutivo.

"Es de suma preocupación que en un contexto en donde el Estado tiene que estar atendiendo a la profunda crisis en la que se encuentra enfrentada la mayoría de la población, pues se encuentre más bien limitando (...) estas libertades dado este decreto de excepción", agregó.

Advirtió de la "desesperación que las personas tienen en este contexto de desabastecimiento de alimentos" y de medicinas, "sobre todo para la atención de enfermedades crónicas".

"Hemos conocido de viva voz algunas experiencias sobre represiones en pequeños núcleos de manifestación que se están dando en las famosas colas (filas) de personas que están esperando algún producto", apuntó Guevara-Rosas, quien durante su visita se entrevistará con la fiscal, Luisa Ortega, y espera reunirse con representantes del Gobierno y diputados oficialistas.

Insistió en que Venezuela "está en una encrucijada", ya que está "frente a una grave situación que está atentando el ejercicio de derechos humanos de la mayoría de la población" y que la puede llevar "a profundizar esta crisis a niveles que pueden ser lamentablemente peores".

"Sabemos que la falta de control de armas, por ejemplo, en el país (...), es un país que ha sido productor de armamento y municiones que están en manos de civiles (y) es realmente un cóctel letal que puede llegar a una situación realmente lamentable", complementó.

Según la representante, el país "sufre ya de altos niveles de violencia", con Caracas como "una de las ciudades más violentas de todo el mundo, con un poco control de armas en manos de civiles".

Detalló que el defensor del pueblo, Tarek William Saab, le comentó de un diagnóstico hecho por ese despacho que revela la "violencia policial" y la corrupción "de los funcionarios del orden público".

Ante la posibilidad del diálogo entre el Gobierno y la oposición, Guevara-Rosas explicó que debe transcurrir en un marco de "pleno respeto a los derechos humanos por todos los poderes del Estado" y no "condicionado de ninguna manera a limitar las libertades y los derechos humanos fundamentales para los venezolanos".

"Ese diálogo tiene que ser central para garantizar el total respeto del Estado de derecho y al fortalecimiento institucional en Venezuela. Existen mecanismos (...) consagrados en la Constitución y en las leyes venezolanas que le dan a la ciudadanía la participación precisamente a través de procesos como el referéndum", inclusive revocatorio, sostuvo.

A su juicio, el Estado "en su conjunto tiene que respetar esas garantías consagradas en la Constitución" y la soberanía del pueblo "que quiere hacer uso precisamente de todos los mecanismos a disposición para enfrentar esta crisis".