• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Alto comisionado: Estado de excepción debe ser retirado

Maduro llegó a la sala 20 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU con 40 minutos de retraso | Foto AFP

Maduro llegó a la sala 20 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU con 40 minutos de retraso | Foto AFP

Maduro escuchó ayer la exhortación de Zeid Ra’ad al Hussein antes de dar un discurso en el Consejo de Derechos Humanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El alto comisionado de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas, Zeid Ra’ad al Hussein, considera “sumamente preocupante” que los habitantes de 24 municipios de Táchira, Zulia, Apure y Amazonas tengan suspendidos parte de sus derechos políticos y civiles como resultado de varios decretos de estado de excepción que el presidente Nicolás Maduro emitió a partir de agosto.

Durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU ayer en Ginebra  para escuchar un discurso de Maduro, el alto comisionado exigió el cese de la medida en un mensaje grabado y transmitido antes de que el primer mandatario tomara la palabra.

“La declaración de un amplio estado de excepción en 24 municipalidades, que suspende varias garantías a los derechos humanos, es sumamente preocupante y debe ser retirada”, expresó Zeid.

La solicitud del alto comisionado se basa en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que si bien reconoce el derecho de los Estados de suspender algunas garantías, los obliga a informar “de manera inmediata”, a través del secretario general, sobre las razones para adoptar esas medidas y el momento en que termina su vigencia.

López y Afiuni. La exigencia de retirar los estados de excepción no fue lo único que Maduro tuvo que escucharle decir al alto comisionado. Zeid aprovechó para reiterar las debilidades del sistema de justicia venezolano.

“Un buen número de órganos de derechos humanos de la ONU ha expresado serias preocupaciones sobre la independencia del Poder Judicial en Venezuela, la imparcialidad de los jueces y fiscales y las presiones que enfrentan cuando se trata de casos políticamente sensibles”, dijo Zeid. Citó como ejemplos los casos de María Afiuni y Leopoldo López.

El alto comisionado prosiguió: “El Comité de Derechos Humanos también expresó su preocupación, que yo comparto, sobre la intimidación, amenazas y ataques a periodistas, defensores de derechos humanos y abogados”. Finalmente instó al presidente a cumplir las recomendaciones de los organismos internacionales.

Buena memoria. Zeid no fue el único que expuso un punto de vista crítico. Joachim Rücker, presidente del Consejo de Derechos Humanos, aprovechó su breve saludo de bienvenida para puntualizar que Venezuela no permite una visita del organismo desde hace 19 años.

“Confío en que Venezuela, como miembro reelegido de este consejo, cooperará plenamente con sus mecanismos, en particular con los procedimientos especiales. Entiendo que el último relator especial visitó Venezuela en el año 1996”, apuntó Rücker.

REACCIONES
- La directora del Centro de Derechos Humanos de la UCAB, Ligia Bolívar, objetó el discurso de Nicolás Maduro en Ginebra: “No fue un discurso de derechos humanos, sino un discurso político fuera de lugar en ese contexto. El alto comisionado salvó la sesión con su intervención; Maduro, en cambio, evidenció ignorancia. Cuestionar la representatividad del alto comisionado fue el colmo porque Venezuela votó por él sin objeción en 2014”.

- El Grupo Ávila señaló que “es una vergüenza” que el gobierno haya solicitado ser recibido por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cuando ha “incumplido las exhortaciones y recomendaciones” de sus organismos. El ex embajador de Venezuela en Argentina Edmundo González Urrutia considera que la alocución del alto comisionado debió “descolocar” a Maduro: “Tiene que haberle resultado incómodo que le hayan presentado la verdad”.

- Sesenta personas, entre activistas venezolanos y miembros de ONG como Human Rights Watch y Renovatio, se congregaron ayer en la Plaza de las Naciones, en el complejo de la ONU, para protestar contra la presencia de Maduro en el Consejo. Los manifestantes exigían que se permita la visita de relatores de derechos humanos a Venezuela. Eusebio Costa, de Renovatio, afirmó que la sesión “fue positiva porque el alto comisionado pudo decir las cosas como son”.