• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Almagro: “Maduro debe facilitar la puesta en práctica de una amnistía”

Marcel Granier, Carlos García, Luis Nernardo Gómez, Luis Almagro, Antonieta Jurado de Otero y Miguel Henrique Otero en el congreso de la SIP que se realizó en República Dominicana / Cortesía

Marcel Granier, Carlos García, Luis Nernardo Gómez, Luis Almagro, Antonieta Jurado de Otero y Miguel Henrique Otero en el congreso de la SIP que se realizó en República Dominicana / Cortesía

El secretario general de la OEA dijo que en Venezuela es crítico recuperar el equilibrio de poderes, e informó que tiene previsto recibir a la delegación parlamentaria que solicitará la aplicación de la Carta Democrática en Washington la última semana de abril 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, expresó ante el plenario de la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa que es imperioso que el gobierno de Nicolás Maduro facilite la puesta en práctica de una amnistía que devuelva los presos políticos a sus familias, a fin de que esto permita abrir las puertas a un proceso de amplio consenso entre todos los venezolanos.

Almagro se dirigió a los principales editores de los periódicos más influyentes del continente en una intervención sobre los desafíos democráticos en las Américas. La Reunión de Medio Año de la SIP quedó formalmente instalada ayer con la presencia del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, quien en un discurso de apertura previo al de Almagro expresó que “hoy más que nunca deben garantizarse medios sanos y vigorosos y democracias sólidas”. Tanto Medina como Almagro suscribieron la Declaración de Chapultepec para la Libertad de Expresión.

El secretario general de la OEA dijo que para la organización que dirige es tiempo de acción porque todavía hay mucho por lograr en cuanto a los derechos civiles y políticos. La OEA, señaló, debe tener la valentía de trabajar para que los acuerdos que obligan a los países no sean letra muerta.

Hizo hincapié en que los valores que promueve la OEA no significan nada “si no hacemos nuestra la prisión de cada preso político en el continente, sea López, Ceballos o Ledezma, si no entendemos que la prisión de cada preso político es la prisión de nuestros propios derechos civiles y políticos”.

Al repasar algunos de los eventos políticos más relevantes desde que asumió su cargo, recordó que en su momento dio cuenta de las tensiones notorias en el proceso electoral en Venezuela el 6-D, que tras la victoria de la oposición en las legislativas han pasado a un nivel institucional, “donde es crítico recuperar el equilibrio de poderes para generar una plataforma que permita un diálogo constructivo y soluciones reales para todos los venezolanos que están viviendo una situación humanitaria penosa”.

Recalcó que “es imperioso que se facilite por parte del Ejecutivo la puesta en práctica de una amnistía que devuelva los presos políticos a sus familias y que esto abra las puertas a un proceso de amplio consenso entre todos los venezolanos”.

Al ser consultado sobre la aplicación de la Carta Democrática, explicó que el artículo 20 le da responsabilidades al secretario general en cuanto al seguimiento de los casos de alteración del orden democrático en los países del continente.

Admitió que el resto del articulado que tiene que ver con la aplicación o el funcionamiento tiene algunos problemas, como en primer lugar, las dificultades que surgen de que los gobiernos tienen que tomar la iniciativa para comunicar la solicitud de ayuda o de estudio y análisis del caso.

“Esa es una autoprotección que los estados se impusieron, para que la aplicación de la Carta no fuera un expediente completamente abierto. Nosotros hemos pedido la interpretación del concepto jurídico de gobierno en la Carta Democrática, porque eso nos abre posibilidades para resolver casos a priori. Por ejemplo, un caso anterior: un legislativo que pidió ayuda a la OEA, invocando alteraciones en el orden democrático, y se descartó –en el caso de Honduras– lo que desembocó en una ruptura democrática. Si se hubieran tomado acciones oportunas la OEA hubiera evitado esa situación”.

Almagro manifestó que la Carta Democrática se apoya en la valoración objetiva de una situación de crisis, y para ello se requiere el voto de los países para hacerse efectiva. Al respecto, dijo: “Hay que tener en cuenta que los países no siempre votan por situaciones objetivas de crisis, sino por intereses o por amistad, lo cual hace difícil esa aplicación y los mecanismos para conseguirlo. De todas maneras, tenemos que ser consistentes para impulsar mejores condiciones y funcionamiento de esta Carta y asumir las responsabilidades que surgen como secretario general a partir del artículo 20”.

Una mala lectura de la Carta

—Usted dijo en su intervención que las decisiones de votación en la OEA se hacen por amistad o por interés. Con esa realidad, y con las relaciones hechas por Chávez y Maduro, ¿qué certeza pueden tener los venezolanos de que pueda activarse la Carta Democrática como mecanismo de solución de la crisis?

Primero tenemos que recibir la solicitud de la Asamblea Nacional. Esperamos que ese pedido se formalice en la última semana de abril. En función de eso haremos las consideraciones. Creo que es muy prematuro todavía pensar cómo se va a ordenar la votación. Pero no es tarea del secretario general juntar los votos. Nuestro trabajo, sobre la base del artículo 20 de la Carta, es analizar el pedido y en función de eso trasladarlo al Consejo Permanente.

—La canciller de Venezuela ha dicho que el gobierno va a iniciar una averiguación en su contra porque usted se ha apartado de sus funciones como secretario general al aliarse con la oposición democrática. ¿Usted cree que se ha apartado de sus funciones? ¿Qué significado tiene que un Estado miembro investigue las actuaciones del secretario general?

Este tema es recurrente y ha sucedido en el pasado que ante opiniones políticas del secretario general ha habido cuestionamientos por parte de los países, pero esas averiguaciones no han ocurrido. Primeramente, porque el secretario general tiene responsabilidades políticas como se ven en la propia Carta Democrática, en la Carta de la OEA. Tiene que asumir posicionamientos, tiene que hacer análisis político, tiene que valorar situaciones políticas y tiene que hacer actuación diplomática. Todo esto forma parte de las competencias y de las funciones del secretario general. Por lo tanto creo que es una mala lectura de la Carta o de la Carta Democrática ir por ese camino.